1. Corte de Apelaciones de Coyhaique. Acción de simulación. Contratantes han tenido la intención de perjudicar a terceros. Vendedora busca evitar que padre de su hijo administre los bienes que heredara a su muerte. Procedencia de la nulidad absoluta del contrato de compraventa por cumplimiento de requisitos de la simulación.

2. Corte de Apelaciones de Concepción. Simulación y nulidad absoluta de contratos de mutuo y dación en pago. Simulación, concepto y clasificación. Rol primordial de las presunciones como medio probatorio indirecto de la simulación. Suficiencia probatoria para acreditar la intención del causante de sacar de su patrimonio propiedad y perjudicar a su hijo. Suficiencia probatoria para desvirtuar veracidad de las declaraciones emitidas en el contrato de dación en pago. Contrato simulado de dación en pago carece de voluntad real y seria, encubriendo una compraventa entre cónyuges no separados judicialmente. Procedencia de nulidad absoluta de los contratos por simulación.

3. Corte de Apelaciones de Santiago. Inexistencia del contrato de compraventa, mutuo e hipoteca. Requisitos fundamentales de la compraventa son: consentimiento, cosa y precio. Ausencia de la intención de pagar un precio serio y real. Inexistencia del acto jurídico. Contrato simulado.


Estimados usuarios:

Para visualizar estas sentencias debe tener iniciada su sesión en Westlaw, en caso de solicitársele clave OnePass, por favor, comunicarse con nuestra área de servicio al cliente al 22510 5000.


1. Corte de Apelaciones de Coyhaique.

Acción de simulación. Contratantes han tenido la intención de perjudicar a terceros. Vendedora busca evitar que padre de su hijo administre los bienes que heredara a su muerte. Procedencia de la nulidad absoluta del contrato de compraventa por cumplimiento de requisitos de la simulación.

Fecha Sentencia: 03/04/2020

Cita Online: CL/JUR/22335/2020

Ver texto completo

Hechos:

Demandantes deducen recurso de apelación en contra de la sentencia definitiva, que rechazó las demandas de nulidad absoluta por simulación del contrato de compraventa. Analizado lo expuesto, la Corte de Apelaciones revoca la sentencia definitiva apelada.

Considerandos relevantes.

DÉCIMO: Que, finalmente, se cumple el último presupuesto de la acción de simulación, a saber, que las contratantes hayan tenido la intención de perjudicar a terceros; ya que, a juicio de estos sentenciadores, la voluntad interna y oculta de aquellas era evitar que el padre de Trinidad, hija de la vendedora, administrara los bienes que ésta heredaría de su madre ante el inminente deceso de ésta y para ello la madre enajenó sus bienes a menos de un mes antes de morir, privando que éstos fueran adquiridos por su hija por sucesión por causa de muerte de su madre y, por ende, que fueran administrados por el padre, causándole un perjuicio económico evidente a la menor al no quedar aquellos en su patrimonio sino el haber de su tía, cuestión esta última, fuera de dudas, altamente riesgosa, desde que al no quedar escriturada la real voluntad de devolver el inmueble a la mayoría de edad su sobrina, tal pacto oculto podría incumplirse con nulas posibilidades de cumplimiento legal, ello sin considerar un eventual deceso de la compradora, en cuyo caso queda a la entera voluntad de eventuales herederos, cuyo compromiso ni siquiera consta en autos.

DÉCIMO CUARTO: Que, en consecuencia, estamos en presencia de dos contratos de compraventa simulados, ya que no existe consentimiento, desde que no hay un acuerdo de voluntades real y serio en orden a obligarse a entregar una cosa y a pagar un precio por ella, sino que tuvieron la intención de que los bienes no sean heredados por la hija de la vendedora, a fin de que no los administre el padre de ésta, por lo que el contrato carece, además, de causa, porque los motivos que indujeron a las partes a contratar no corresponden a una compraventa y también, por ende, adolece de objeto, desde que no se recibió por la compradora el precio pactado y que fue declarado simuladamente como pagado en el acto en un caso y, en otro, recibido el precio a satisfacción.

De este modo ambos contratos se encuentran viciados por nulidad absoluta de conformidad a los artículos 1444, 1445, 1681 y 1682 del Código Civil.

DÉCIMO QUINTO: Que, por todo lo antes razonado, se revocará la sentencia apelada en cuanto por ella se rechaza la demanda de simulación de contrato y en su lugar se acogerá tal pretensión, por haberse cumplido todos los requisitos de la acción de simulación, en la forma que se determinará en lo resolutivo de la presente sentencia, sin costas de la parte demandada por haber tenido motivos plausibles para litigar.


2. Corte de Apelaciones de Concepción

Simulación y nulidad absoluta de contratos de mutuo y dación en pago. Simulación, concepto y clasificación.  Rol primordial de las presunciones como medio probatorio indirecto de la simulación. Suficiencia probatoria para acreditar la intención del causante de sacar de su patrimonio propiedad y perjudicar a su hijo. Suficiencia probatoria para desvirtuar veracidad de las declaraciones emitidas en el contrato de dación en pago. Contrato simulado de dación en pago carece de voluntad real y seria, encubriendo una compraventa entre cónyuges no separados judicialmente. Procedencia de nulidad absoluta de los contratos por simulación.

Fecha Sentencia: 31/03/2020

Cita Online: CL/JUR/22294/2020

Ver texto completo

Hechos:

Demandante interpone recurso de apelación contra la sentencia que rechazó la demanda de simulación y nulidad absoluta de contratos de mutuo y dación en pago; la parte demandada adhiere a la apelación. La Corte de Apelaciones revoca el fallo impugnado y hace lugar a la acción de simulación y decreta la nulidad de los contratos impugnados.

Considerandos relevantes.

TERCERO: Que, la acción deducida en la presente causa es la que se conoce como «simulación», esto es, según la doctrina, «la declaración de un contenido de voluntad no real, emitido conscientemente y de acuerdo entre las partes o entre el declarante y la persona a la cual va dirigida la declaración, para producir con fines de engaño, la apariencia de un acto jurídico que no existe o es distinto de aquel que realmente se ha llevado a cabo» (Curso de Derecho Civil. Parte General y los Sujetos del Derecho. 1a Parte» Arturo Alessandri Rodríguez y Manuel Somarriva Undurraga, 4a Edición, 1971). Asimismo, se distingue entre la simulación absoluta y simulación relativa. Concurre la primera cuando la voluntad de celebrar un acto jurídico no existe y solo en apariencia se realiza uno, el cual externamente tiene las apariencias de validez. La segunda, ocurre cuando la voluntad de las partes es celebrar un determinado acto jurídico, pero en apariencia se efectúa otro distinto, para el cual no ha habido una real voluntad. En esta situación existen dos actos jurídicos: uno externo, público que las partes no quisieron realizar y uno interno, oculto, que es el que realmente se ha querido realizar.

Todo lo anterior, hecho con el objeto de perjudicar a terceros.

CUARTO: Que, teniendo en especial consideración las características propias de la simulación, con un alto componente psicológico de difícil prueba, como lo es determinar la real voluntad de las partes al momento de celebrar un acto jurídico, llevan a que las presunciones asuman un rol primordial como medio probatorio indirecto. Así, esta misma Corte, en una sentencia de 29 de agosto de 1997, respecto del cual se recurrió de casación en el fondo y que fue rechazado por la Excma. Corte Suprema, ha sostenido: «La simulación como divergencia psicológica que es de la intención de los declarantes se sustrae de una prueba directa, y más bien se induce, se infiere del ambiente en que ha nacido el contrato, de las relaciones entre las partes, del contenido de aquél y de las circunstancias que lo acompañan, siendo por ende la prueba de la misma indirecta, de indicios, de conjeturas. Que es lo que hiere a fondo la simulación, porque la combate en su propio terrero»

De esta forma para un adecuado análisis del caso en estudio, corresponderá en primer lugar determinar que hechos se han dado por establecidos con la prueba rendida para luego dilucidar si de ellos surgen indicios suficientes para concluir la existencia de la simulación que se alega.

NOVENO: Que, ante este escenario, surge la pregunta de qué motivó a don Erico Frindt Baier a celebrar con su cónyuge un contrato de dación en pago tan desventajoso, cuando se encontraba en condiciones económicas de haber pagado su deuda que con ella tenía de una manera distinta a la que lo hizo y posteriormente uno de sociedad en las mismas condiciones. Y la respuesta no puede ser otra que la de sacar de su patrimonio el Fundo El Rosal, que al decir de los testigos de la demandante, era su bien más preciado, con el objeto de que su hijo Edgardo Erico Frindt Cifuentes, no pudiera hacerse de su propiedad. En efecto, y como ya se ha dicho, el primer contrato se celebró con posterioridad a la notificación de la demanda de paternidad que el demandante interpuso en su contra, paternidad que siempre fue negada, incluso al otorgar su testamento, y que tuvo que ser declarada judicialmente en contra de su voluntad, por lo que resulta evidente la intención de perjudicar al actor, a través del acto impugnado.

UNDÉCIMO: Que, conforme al artículo 1700 del Código Civil, el instrumento público, como lo es el contrato de dación en pago en estudio, hace plena fe en cuanto al hecho de haberse otorgado y su fecha, pero no en cuanto a la verdad de las declaraciones que en él hayan hecho los interesados, ya que en esta parte, no hace plena fe sino contra los declarantes y según lo razonado a través de esta sentencia ha quedado desvirtuada la veracidad de dichas declaraciones y en consecuencia esta Corte ha estimado que la verdadera voluntad de las partes en su otorgamiento estuvo dirigida a la celebración encubierta de un contrato de compraventa entre cónyuges que manifiestamente perjudicó al demandante ya que disminuyó el activo hereditario y consecuencialmente la parte que en derecho le correspondía como heredero.

DUODÉCIMO: Que, conforme a lo concluido, y careciendo el contrato simulado de dación en pago de voluntad real y seria, encubriendo una compraventa entre cónyuges no separados judicialmente prohibida por nuestro ordenamiento jurídico y estando afectado de simulación, posibilita anularlo absolutamente.

Del mismo modo y atendido el efecto retroactivo propio de la declaración de nulidad, los aportes hechos por don Erico Frindt y doña Ana Fuica a la Sociedad Agrícola Frindt y Fuica Limitada correspondientes al usufructo y nuda propiedad del fundo El Rosal, serán declarados nulos.

Y en cuanto a la petición subsidiaria hecha en la demanda, atendido lo expuesto, se omitirá pronunciamiento al efecto.


3. Corte de Apelaciones de Santiago

Inexistencia del contrato de compraventa, mutuo e hipoteca. Requisitos fundamentales de la compraventa son: consentimiento, cosa y precio. Ausencia de la intención de pagar un precio serio y real. Inexistencia del acto jurídico. Contrato simulado.

Fecha Sentencia: 04/02/2020

Cita Online: CL/JUR/10002/2020

Ver texto completo

Hechos:

Parte demandante interpone recurso de casación en la forma y de apelación contra la sentencia que rechazó la demanda sobre inexistencia del contrato de compraventa, mutuo e hipoteca. La Corte de Apelaciones rechaza el recurso de casación en la forma y revoca el fallo impugnado, se declara la inexistencia del contrato de compraventa, mutuo e hipoteca en cuestión.

Considerandos relevantes.

QUINTO: Que el artículo 1.793 del Código Civil, señala que «La compraventa es un contrato en que una de las partes se obliga a dar una cosa y la otra a pagarla en dinero» y no cabe discusión en orden a que para la existencia de este contrato deben concurrir requisitos que le son fundamentales: consentimiento, cosa y precio.

En este orden de ideas, el vendedor vende para obtener el precio acordado por parte del comprador y en el caso sublite, éste se convino en la escritura pública de compraventa, mutuo e hipoteca señalada en el basamento anterior, en la suma de $ 310.000.000 equivalentes a UF. 13.740 que serían pagados en 120 cuotas iguales, mensuales y sucesivas de UF. 125 a contar del 01 de agosto de 2014, esto es, una vez transcurridos dos años desde su celebración, sin que se hubiere pactado en favor de la vendedora una garantía real o personal para asegurar el pago comprometido, que así lo aconsejaban, dado el elevado precio y largo período para su pago, esto es, diez años aumentado con dos años de gracia, no obstante que en el encabezado del instrumento público en que consta la compraventa se alude a un mutuo e hipoteca.

SEXTO: Que no hay antecedentes que acrediten que se haya efectuado pago alguno con cargo al precio pactado en la escritura pública signada como de compraventa, mutuo e hipoteca indicada precedentemente, por quien comparece como comprador el señor Mauri Sanpons y lo que caracteriza a todo contrato de compraventa es que el precio sea real, lo que en este caso conforme al mérito de autos dista con creces de serlo si, además, se tiene en consideración que todo indica que la compraventa respondió a una decisión de autotutela del demandado Mauri Sanpons, quien había advertido a los socios de la demandante de su decisión de restarse de la sociedad y entendía que sus derechos en ella era el equivalente al valor del lote N° 7 necesitando disponer de liquidez. En el caso sublite, no existió la intención de pagar un precio serio y real por lo que el contrato entre Mauri Sanpons y la demandante Inversiones Serralada Chile Limitada devino en una compraventa inexistente ya que bajo la apariencia de un contrato de este tipo se fraguó el traspaso de un inmueble de dominio de la demandante al demandado sin que existiera para ello una causa real e ilícita.

La inexistencia de un acto jurídico, se produce cuando se reúnen las condiciones de hecho esenciales para su configuración y por tanto, se reputa que el acto nunca existió y no ha podido producir efectos jurídicos entre las partes que es lo ocurrido en este caso. En efecto, el precio que se menciona en la escritura pública analizada, no hay constancia que en alguna medida se haya desembolsado por el comprador o que se haya percibido por la vendedora, por no haber mediado un efectivo precio estando en presencia sólo de uno meramente formal y aparente, sin consistencia material o jurídica que de haber sido así correspondía al demandado Mauri Sanpons haberlo probado.

En consecuencia, no concurrieron en el otorgamiento de esa compraventa formal, las condiciones necesarias para que el acto jurídico fuese eficaz, esto es, generara los derechos y obligaciones civiles queridos por las partes.

SÉPTIMO: Que, tratándose del precio de una compraventa como se ha señalado por la jurisprudencia, éste debe ser serio o real, esto es, que exista la intención de pagarse ya que de lo contrario se convierte en contrato simulado porque se pacta sin intención que ello ocurra.

En el presente caso, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 426 del Código de Procedimiento Civil y 1712 del Código Civil hay presunciones graves, precisas y concordante suficientes para formar convencimiento legal que el precio de la compraventa señalado en la escritura pública de compraventa, mutuo e hipoteca de fecha 03 de agosto de 2012 ante el Notario Público de Santiago don Francisco Javier Leiva Carvajal, entre la sociedad Inversiones Serralta Chile Limitada como vendedora y el demandado Mauri Sanpons, no fue real sino que simulado lo que hace que conforme lo que se reseña anteriormente, se esté en presencia de un contrato inexistente afectado por un precio que en la práctica constituyó un engaño para los restantes socios de esa sociedad, lo que de paso significó sustraer de su patrimonio en forma irregular un inmueble de su