1. Corte Suprema. Autorización para radicarse en otro país en forma definitiva. Autorización para la salida del país debe considerar el interés superior del niño. Existencia de beneficio para la menor el radicarse en el extranjero por un plazo prudencial. Resguardo del derecho- deber del padre de mantener con la niña la relación directa y regular ya existente, de manera compatible con su viaje al extranjero.

2. Corte Suprema. Autorización para radicarse en otro país en forma definitiva. Suficiencia probatoria para acreditar que el viaje resulta beneficioso para los adolescente. Negativa del padre para autorizar la salida de los menores del país resulta carente de motivo plausible, dado que hace varios años no se vincula con ellos. Autorización de salida del país que no importa transgresión respecto del régimen comunicacional.

3. Corte Suprema. Autorización para la salida del país de menor. Juez de familia debe considerar el beneficio que reporta al niño conceder la autorización para la salida del país. Consideración del interés superior del niño. Búsqueda de un equilibrio entre el derecho-deber del progenitor que detenta el cuidado personal y el derecho-deber del niño y el otro progenitor a mantener un régimen de relación directa y regular.


Estimados usuarios:

Para visualizar estas sentencias debe tener iniciada su sesión en Westlaw, en caso de solicitársele clave OnePass, por favor, comunicarse con nuestra área de servicio al cliente al 22510 5000.


1. Corte Suprema.

Autorización para la salida del país de un menor. Autorización para radicarse en otro país en forma definitiva. Autorización para la salida del país debe considerar el interés superior del niño. Existencia de beneficio para la menor el radicarse en el extranjero por un plazo prudencial. Resguardo del derecho- deber del padre de mantener con la niña la relación directa y regular ya existente, de manera compatible con su viaje al extranjero

Fecha Sentencia: 30/03/2020

Cita Online: CL/JUR/22265/2020

Ver texto completo

Hechos:

Demandado interpone recurso de casación en el fondo contra la sentencia de la Corte de Apelaciones, que confirmó el fallo de primer grado que acogió la demanda de autorización de salida definitiva de menor del país. La Corte Suprema acoge el recurso de casación en el fondo deducido, solo respecto del régimen de relación directa y regular de la menor con su padre; se dicta sentencia de reemplazo.

Considerandos relevantes.

SEXTO: Que como ya se había dicho, la judicatura del grado analiza pormenorizadamente las probanzas rendidas en el juicio, apreciando todas y cada una de ellas en su mérito particular y en su contexto general según las reglas de la sana crítica, cuya recta aplicación no ha sido cuestionada, siendo particularmente relevante para esta Corte que en cuanto al desarrollo emocional de F., estima que cuenta con la madurez suficiente para formarse el juicio favorable al viaje que formula en su entrevista reservada, a pesar de alguna duda o aprensión transitoria ya superada. Y al respecto dicha magistratura fundada en la entrevista referida, las dos pericias psicológicas y el relato de las partes arriba a la convicción de que se justifica la conveniencia de otorgar la autorización de salida del país a la niña y que ésta resulta ventajosa y beneficiosa para ella, pero sólo por un año.

SÉPTIMO: Que, atendida su plausibilidad, esta Corte comparte esa convicción, en estricta concordancia con el mandato del artículo 16 de la ley N° 16.618, que autoriza al juez para otorgar la mentada autorización, en consideración al beneficio que le puede reportar a la niña, con el plazo prudencial por el que se concede, minimizando racionalmente la aprensión del recurrente sobre un eventual perjuicio o sufrimiento de ella por la separación física con su progenitor.

De consiguiente, sólo cabe concluir que no se ha vulnerado la norma del artículo 224 de la codificación civil.

OCTAVO: Que, sin embargo, atendido el tenor explícito y pormenorizado del artículo 229 del Código Civil a la luz de lo dicho en el considerando Cuarto del presente fallo, resulta perentorio concluir que la sentencia impugnada ha infringido su mandato, y que influyó en lo dispositivo del fallo, al haber omitido salvaguardar también el derecho deber del padre para mantener con la niña F. la relación directa y regular ya existente, de manera compatible con su viaje al extranjero al cuidado de la madre, mediante un debido pronunciamiento sobre el régimen comunicacional de la hija con su padre durante su estada en ultramar.


2. Corte Suprema.

Autorización para la salida del país de un menor. Autorización para radicarse en otro país en forma definitiva. Suficiencia probatoria para acreditar que el viaje resulta beneficioso para los adolescente. Negativa del padre para autorizar la salida de los menores del país resulta carente de motivo plausible, dado que hace varios años no se vincula con ellos. Autorización de salida del país que no importa transgresión respecto del régimen comunicacional.

Fecha Sentencia: 28/11/2019

Cita Online: CL/JUR/11922/2019

Ver texto completo

Hechos:

Demandado interpone recurso de casación en el fondo contra la sentencia de la Corte de Apelaciones, que confirmó el fallo de primer grado que acogió la solicitud de autorización de salida del país de los adolescentes. La Corte Suprema rechaza, con voto de disidencia, el recurso de casación en el fondo deducido.

Considerandos relevantes.

Cuarto: Que, en lo que respecta a las normas sustantivas que se denuncian conculcadas, resulta necesario indicar que la regulación de esta materia se contiene en los artículos 49 y 49 bis de la Ley N°16.618, conforme a los cuales la judicatura de familia puede otorgar la autorización solicitada cuando el progenitor que deba prestarla no pudiere hacerlo o la negare sin motivo plausible, debiendo considerar el beneficio que la salida del país pudiere reportar al menor de edad.

Lo anterior, permite desestimar la existencia de las infracciones acusadas, puesto que si bien el padre compareció al proceso, de manera que no está imposibilitado de otorgar el permiso requerido, lo negó por estimar que el propósito de la madre es alejar a sus hijos; sin embargo, a la luz de los hechos inamovibles que se dieron por acreditados, tal negativa resulta carente de motivo plausible, dado que se estableció que hace varios años que no se vincula con los adolescentes, situación que les ha causado daño emocional y que los ha llevado a no querer retomar la relación; además de dar por probado los beneficios que el viaje les ocasionará, especialmente, como mecanismo para reparar dicho daño.

De este modo, debe colegirse que la judicatura del fondo analizó la prueba rendida a la luz de las reglas de la sana crítica y del interés superior de los adolescentes, y concluyó que el viaje resulta beneficioso, por lo que concurre la hipótesis que, de acuerdo a la norma que regula la materia de que se trata, faculta a otorgar la autorización, sin que tal decisión importe una transgresión respecto del régimen comunicacional existente que, en los hechos, lleva varios años interrumpido.


3. Corte Suprema.

Autorización para la salida del país de menor. Juez de familia debe considerar el beneficio que reporta al niño conceder la autorización para la salida del país. Consideración del interés superior del niño. Búsqueda de un equilibrio entre el derecho-deber del progenitor que detenta el cuidado personal y el derecho-deber del niño y el otro progenitor a mantener un régimen de relación directa y regular.

Fecha Sentencia: 08/10/2019

Cita Online: CL/JUR/5515/2019

Ver texto completo

Hechos:

Una madre solicita al juzgado de familia autorización para la salida del país de su hija. El tribunal de primera instancia rechaza la demanda, decisión que la actora impugna mediante recurso de apelación. El tribunal de alzada, concordando con lo resuelto por el juez de familia, confirma la sentencia apelada.

Considerandos relevantes.

SEGUNDO: Que el artículo 49 de la Ley N° 16618 dispone que el juez, analizando los antecedentes de la negativa a salir del país, debe considerar el beneficio que reporta al niño para conceder la autorización respectiva. Desde luego, esto debe considerarse a partir del interés superior del niño, que constituye un principio fundamental para adoptar cualquier decisión que afecte la vida de éstos. Dicho principio, aunque difícil de conceptualizar, alude al pleno respeto de los derechos esenciales del niño, niña o adolescente y su finalidad cubre el desarrollo de los potenciales de aquéllos y la satisfacción de sus necesidades en los diferentes aspectos de su vida.

TERCERO: Que para conseguir ese objetivo, atendida la pluralidad de sus fines, es necesario tener en cuenta, los derechos y deberes de los padres. De este modo, el artículo 3.2 de la Convención sobre los Derechos del Niño y el artículo 9.1 de dicha convención, señalan que los Estados Partes deben velar porque el niño no sea separado de sus padres contra la voluntad de éstos; en el mismo sentido, el número 3 de ese cuerpo normativo obliga a que mantenga relaciones personales y contacto directo con ambos padres de manera regular, salvo si ello es contrario al interés superior del niño.

CUARTO: Que por consiguiente, corresponde al juez conjugar convenientemente esas disposiciones internacionales ratificadas por Chile y la normativa interna, a fin de lograr un equilibrio entre el derecho deber de la madre, quien tiene a su cargo el cuidado personal de AGBD y que para el caso de autos se traducirá en que debería viajar a España, y el derecho deber del niño y su padre a mantener un régimen comunicacional que les permita conservar su vínculo filial, que hasta ahora ha sido estrecho y constante, como lo ha reconocido la sentencia.

QUINTO: Que la sentencia no estableció como hecho impeditivo la existencia de un régimen de relación directa y regular o su posibilidad de incumplimiento, sino el desarraigo que se producirá de mediar el traslado de la residencia de la niña a España, tomando en consideración la fuerza que tiene la vinculación entre padre e hija a la fecha.

SEXTO: Que establecido de esta forma, resulta lógico entender que en la especie no se ha infringido lo dispuesto en los artículos 49 de la Ley N° 16618, 16 de la Ley N° 19968 y el artículo 3° de la Convención de Derechos del Niño, toda vez que en la especie se ha tomado como medida para establecer el beneficio real que reportaría la autorización a salir del país el interés superior del niño en consideración a su derecho a mantener una relación directa y regular con su padre, lo que se conseguiría de manera muy imperfecta en caso de que residiera en otro país.