La ley que fue promulgada por el Mandatario el día 1 de abril de 2020, tiene por objetivo principal, proteger el empleo y posibilitar el uso del seguro de cesantía, para enfrentar la actual contingencia de la pandemia del Covid-19.

Uso del seguro de desempleo

La iniciativa permite el uso del seguro de cesantía para los trabajadores que dejen de recibir su sueldo durante la contingencia del coronavirus.

La norma establece que frente a un acto o declaración de la autoridad competente que establezca medidas sanitarias o de seguridad interior para el control del Covid-19, que impliquen la paralización de actividades en todo o parte del territorio del país y que impida o prohíba totalmente la prestación de los servicios contratados, los trabajadores afiliados al seguro de desempleo que cumplan con las condiciones establecidas, tendrán derecho al uso de esta prestación en forma excepcional.

Suspensión de la relación laboral

El texto indica que la suspensión de los efectos del contrato individual de trabajo, implicará el cese temporal, por el período de tiempo que el acto o declaración de autoridad determine, de la obligación de prestar servicios por parte del trabajador y de la obligación de pagar la remuneración y demás asignaciones que no constituyan remuneración, por parte del empleador.

En este período, los empleadores pagarán el 50% de las cotizaciones previsionales y las cotizaciones de salud del trabajador, durante todo el período que dure la suspensión del contrato.

La suspensión laboral pactada no puede superar los seis meses.

Licencias Médicas

Durante la vigencia de la suspensión, el trabajador mantendrá su derecho a licencia médica por enfermedad o accidente y a los subsidios por incapacidad laboral derivados de las mismas.

Del mismo modo, tendrán cobertura del Seguro de Invalidez y Sobrevivencia, se hayan o no pagado las cotizaciones.

Opción de reducir la jornada laboral

Mediante esta iniciativa se permitirá la reducción de la jornada laboral hasta el 50%, medida que en concreto implica que el empleador deberá pagar las remuneraciones proporcionales, mientras que los trabajadores podrán acceder a un complemento de hasta el 25% de su remuneración, con cargo al seguro de cesantía.

Imposibilidad de despedir a los trabajadores por fuerza mayor o caso fortuito

Se establece en forma categórica que existiendo la declaración de Estado de Catástrofe en el país, las empresas no podrán despedir a sus trabajadores invocando como motivo la causal de fuerza mayor o caso fortuito por consecuencias del Covid-19. La única causal de despido a invocar será la de necesidades de la empresa.

Esto implica que si un trabajador es despedido por causal de necesidades de la empresa, recibirá la indemnización por años de servicio que le corresponde, la que no habría recibido si se hubieran aducido las causales de fuerza mayor o caso fortuito.

Fiscalización del Sistema y facultades de la Dirección de Trabajo

Con el fin de fiscalizar el cumplimiento de las obligaciones impuestas a las empresas, los empleadores deberán enviar por medio electrónicos y en forma mensual a la Dirección del Trabajo, la nómina de los trabajadores que se hayan vistos afectados por la suspensión laboral.

La dirección deberá mantener en su pagina web un registro público que contenga la siguiente información: nombre o razón social de los empleadores cuyos trabajadores hayan sido beneficiarios en uno o más meses de las prestaciones establecidas en la presente ley y número de trabajadores que accedieron a las mismas.

El organismo deberá vigilar el cumplimiento de los requisitos que se establezcan por la ley, para el control social de las empresas que harán uso de este sistema. aplicando las sanciones que correspondan en caso que fuese necesario.

Financiamiento del Sistema

Para el financiamiento de las prestaciones mencionadas, se girarán los recursos de la cuenta individual por cesantía del trabajador, compuesta por los aportes del empleador correspondiente a un 1,6% de la remuneración, en caso de los contratos indefinidos, o de un 2,8%, en los contratos a plazo fijo o por obra o faena determinada; y del trabajador, de un 0,6%, en los porcentajes y meses que se fijan en la Ley que establece un seguro de desempleo (Ley 19.728).

Cuando los recursos mencionados fuesen insuficientes, los aportes se financiarán con cargo al Fondo de Cesantía Solidario en los porcentajes, meses y afecta a los valores superiores para cada mes a que alude la citada ley y para lo cual se entregan tablas para fijar los valores inferiores a considerar en cada mes de aplicación.

Efecto retroactivo de la ley

En relación a la entrada en vigencia de la nueva normativa, se indica que se aplicará a contar del día 18 de marzo de 2020, fecha en que fue declarado el Estado de Catástrofe en el territorio nacional.