1. Corte de Apelaciones de Santiago. Ley de Tránsito no vincula el aumento del lapso de suspensión de la licencia de conducir con la reincidencia. Agravamiento de la pena por el mero hecho de ser segunda vez que el acusado es condenado por el delito de manejo de vehículo motorizado en estado de ebriedad.

2. Corte de Apelaciones de Valdivia. Determinación de la pena. Cumplimiento del requisito de la sentencia de contener las razones legales o doctrinarias que le sirven de fundamento.

3. Corte de Apelaciones de Valparaíso. Reconocimiento de la atenuante de irreprochable conducta anterior impide aplicar la pena de suspensión de licencia de conducir por el período de cinco años. Inexistencia de una primera ocasión de manejo en estado de ebriedad.


Estimados usuarios:

Para visualizar estas sentencias debe tener iniciada su sesión en Westlaw, en caso de solicitársele clave OnePass, por favor, comunicarse con nuestra área de servicio al cliente al 22510 5000.


1. Corte de Apelaciones de Santiago.

Manejo en estado de ebriedad causando daños. Ley de Tránsito no vincula el aumento del lapso de suspensión de la licencia de conducir con la reincidencia. Agravamiento de la pena por el mero hecho de ser segunda vez que el acusado es condenado por el delito de manejo de vehículo motorizado en estado de ebriedad.

Fecha Sentencia: 14/02/2020

Cita Online: CL/JUR/10989/2020

Ver texto completo

Hechos:

Juzgado de Garantía dicta sentencia condenatoria por el delito de manejo en estado de ebriedad causando daños. Defensa de condenado recurre de nulidad. La Corte de Apelaciones rechaza el recurso deducido.

Considerandos relevantes.

CUARTO: Que tal como lo ha sostenido esta Corte en sentencia de once de diciembre del año recién pasado, en autos rol N° 5047 2019, la norma legal transcrita no ha vinculado el aumento del lapso de suspensión de la licencia de conducir con la reincidencia, que es un término jurídico con un tratamiento propio en los números 15° y 16° del artículo 12 y en el artículo 104, ambas disposiciones del Código Penal, sino que ha utilizado las expresiones «primera ocasión» y «segundo evento», que no tienen un contenido dado por la ley y debe estarse, entonces, a su sentido natural y obvio, esto es, que si es primera vez que se ha cometido un delito de esta naturaleza, la pena accesoria en comento es de dos años, y si es segunda vez, la pena accesoria de suspensión de carné para guiar vehículos motorizados es de cinco años, no importando para estos efectos la fecha de la «primera ocasión».

QUINTO: Que, en consecuencia, ninguna aplicación han podido tener en la especie los artículos 12 N° 16° y 104 del Código Penal, pues no se trata de un caso de agravamiento de la pena por reincidencia, sino de uno en que por expreso mandato del inciso primero del artículo 196 de la ley 18.290, aquella se exacerba por el mero hecho de ser segunda vez que el acusado es condenado por el delito de manejo de vehículo motorizado en estado de ebriedad. Así lo dispone la ley y así debe aplicarse por los juzgadores.


2. Corte de Apelaciones de Valdivia.

Manejo en estado de ebriedad. Determinación de la pena. Cumplimiento del requisito de la sentencia de contener las razones legales o doctrinarias que le sirven de fundamento.

Fecha Sentencia: 22/11/2019

Cita Online: CL/JUR/6795/2019

Ver Texto completo

Hechos:

Juzgado de Garantía dicta sentencia condenatoria por el delito consumado de conducción de vehículo motorizado en estado de ebriedad. Defensa de condenado recurre de nulidad. La Corte de Apelaciones rechaza el recurso deducido.

Considerandos relevantes.

QUINTO: Que, en efecto, es regla atingente a la determinación de las penas en la especie el artículo 67 del texto aludido, que dispone, en lo pertinente: «Cuando la pena señalada al delito es un grado de una divisible y no concurren circunstancias atenuantes en el hecho, el tribunal puede recorrer toda su extensión al aplicarla. Si concurre sólo una circunstancia atenuante o sólo una agravante, la aplicará en el primer caso en el mínimum, y en el segundo en su máximum.»

La aplicación del mentado artículo fluye, entonces, como lógica consecuencia de la sanción corporal que contempla a su vez el artículo 196 inciso primero de la Ley N°18.290, que es al que se ha dado vigencia para calificar el delito acreditado en el considerando quinto respecto del imputado, el cual reza: «El que infrinja la prohibición establecida en el artículo 110, cuando la conducción, operación o desempeño fueren ejecutados en estado de ebriedad, o bajo la influencia de sustancias estupefacientes o sicotrópicas, será sancionado con la pena de presidio menor en su grado mínimo y multa de dos a diez unidades tributarias mensuales, además de la suspensión de la licencia para conducir vehículos motorizados por el término de dos años, si fuese sorprendido en una primera ocasión…»

De esta forma, aun cuando siendo deseable, no se atisba la necesidad de haber efectuado un mayor desarrollo argumentativo, que hubiese permitido justificar la decisión adoptada por el magistrado en el orden de determinación punitiva, habiendo bastado el raciocinio efectivamente consignado, que es breve más de índole jurídico, como lo exige la norma del artículo 342 literal d) del Código Procesal Penal, sin que logre apreciarse tampoco el carácter imprescindible de haber dotado adicionalmente de un sustento doctrinal, académico o dogmático, que respaldara la imposición de una tan diáfana regla imperativa de determinación legal estricta, dispuesta para el establecimiento del tramo de pena que correspondía aplicar, en este caso el máximum, cimentado en la objetiva concurrencia de una agravante del artículo 12 N°15 del Código Penal, establecida y desarrollada en el motivo séptimo, y de ninguna atenuante.


3. Corte de Apelaciones de Valparaíso.

Manejo en estado de ebriedad. Reconocimiento de la atenuante de irreprochable conducta anterior impide aplicar la pena de suspensión de licencia de conducir por el período de cinco años. Inexistencia de una primera ocasión de manejo en estado de ebriedad.

Fecha Sentencia: 13/11/2019

Cita Online: CL/JUR/6521/2019

Ver texto completo

Hechos:

El juzgado de garantía dicta sentencia condenatoria respecto del imputado por el delito de manejo en estado de ebriedad, condenándolo, entre otras penas, a la suspensión de la licencia de conducir por un período de cinco años. La defensa del condenado recurre de nulidad por la causal del artículo 373 letra b) del Código Procesal Penal, cuestionando la extensión de la referida pena. La Corte de Apelaciones acoge el recurso y dicta sentencia de reemplazo, rebajando la pena de suspensión de la licencia de conducir a dos años.

Considerandos relevantes.

Segundo: Que, en primer término, basta para acoger el arbitrio la simple lectura del artículo 196 de la Ley de Tránsito, que señala, en lo pertinente «El que infrinja la prohibición establecida en el inciso segundo del artículo 110, cuando la conducción, operación o desempeño fueren ejecutados en estado de ebriedad, o bajo la influencia de sustancias estupefacientes o sicotrópicas, será sancionado con la pena de presidio menor en su grado mínimo y multa de dos a diez unidades tributarias mensuales, además de la suspensión de la licencia para conducir vehículos motorizados por el término de dos años, si fuese sorprendido en una primera ocasión, la suspensión por el término de cinco años, si es sorprendido en un segundo evento y, finalmente, con la cancelación de la licencia al ser sorprendido en una tercera ocasión, ya sea que no se ocasione daño alguno, o que con ello se causen daños materiales o lesiones leves»

Tercero: Que, conforme lo razonado en el considerando segundo del fallo materia del recurso, se advierte que en el establecimiento del quantum de la pena aplicable al caso concreto, amén de considerar, el sentenciador, la minorante de responsabilidad penal del artículo 11 N° 9 del Código Penal, estimó igualmente concurrente la atenuante del N° 6 de esa disposición legal, de modo que, por haber considerado que el imputado tenía irreprochable conducta anterior, no hizo otra cosa de dejar en evidencia, fuera de toda duda, que no existía una «primera ocasión» que permitiese dar aplicación el artículo 196 de la forma dispuesta en la sentencia recurrida.

Cuarto: Que en mérito de las consideraciones que anteceden, proceder acoger el presente arbitrio y proceder a dictar la sentencia de reemplazo que se ajuste a la ley.