1. Corte de Apelaciones de Antofagasta. Concurso ideal de delito. Concurso ideal heterogéneo. La ley no exige la absoluta necesidad del medio empleado, sino que requiere tan solo que racionalmente se encuentre necesitado el acometido de utilizar el medio empleado en vista de la forma o importancia de la acometida. Suficiencia probatoria para acreditar que el cuchillo utilizado responde a la necesidad racional de su empleo. Cuchillo utilizado era lo único que permitía repeler en forma inmediata y directa la agresión. Acto con doble resultado. Ejercicio del derecho a defensa para proteger integridad física frente a una agresión ilegítima. Acción desplegada si bien es típica en términos de los delitos de lesiones y homicidio, no es antijurídica.

2. Corte de Apelaciones de Coihaique. Eximentes de responsabilidad de legítima defensa propia y de terceros. Agresión ilegítima constituye el elemento esencial de la legítima defensa. Sin agresión ilegítima no hay legítima defensa. Requisitos de la agresión ilegítima. Insuficiencia probatoria para acreditar la existencia de una agresión ilegítima. Existencia de un forcejeo no determina la existencia de una agresión ilegítima. Infracción de los principios de razón suficiente y de contradictoriedad. Causal de nulidad de incumplimiento de los requisitos de la sentencia, acogida. Incumplimiento del requisito de contener la exposición clara, lógica y completa de los hechos acreditados y de la valoración de la prueba.

3. Corte de Apelaciones de San Miguel. Suficiencia probatoria para acreditar la legítima defensa. Causal de nulidad de errónea aplicación del derecho.


Estimados usuarios:

Para visualizar estas sentencias debe tener iniciada su sesión en Westlaw, en caso de solicitársele clave OnePass, por favor, comunicarse con nuestra área de servicio al cliente al 22510 5000.


1. Corte de Apelaciones de Antofagasta.

Parricidio. Concurso ideal de delito. Concurso ideal heterogéneo. La ley no exige la absoluta necesidad del medio empleado, sino que requiere tan solo que racionalmente se encuentre necesitado el acometido de utilizar el medio empleado en vista de la forma o importancia de la acometida. Suficiencia probatoria para acreditar que el cuchillo utilizado responde a la necesidad racional de su empleo. Cuchillo utilizado era lo único que permitía repeler en forma inmediata y directa la agresión. Acto con doble resultado. Ejercicio del derecho a defensa para proteger integridad física frente a una agresión ilegítima. Acción desplegada si bien es típica en términos de los delitos de lesiones y homicidio, no es antijurídica.

Fecha Sentencia: 22/11/2019

Cita Online: CL/JUR/6764/2019

Ver texto completo

Hechos:

Tribunal de Juicio Oral en lo Penal dicta sentencia condenatoria por el delito consumado de parricidio. Defensa de condenada recurre de nulidad. La Corte de Apelaciones acoge el recurso deducido y dicta sentencia de reemplazo

Considerandos relevantes.

SEXTO: Que desde ya puede apreciarse que a propósito de una acción destinada a repeler una agresión ilegítima se produjeron lesiones por cuya gravedad el resultado fue que tres días después la víctima falleció por una sepsis en el hospital, lo que la doctrina ha llamado un concurso ideal heterogéneo porque «la misma acción o bien (sic) lesiona varios y distintos preceptos (leyes) penales (concurso ideal heterogéneo)» (Derecho Penal parte general Tomo II Claus Roxin. Thomas Reuters Civitas 2014. Página 941).

El concurso ideal de delito se ha tratado en la unidad y pluridad de acciones porque la problemática se evidencia porque se ponen impracticables todos aquellos conceptos pre jurídicos y ontológicos de la acción que pretenden construir al margen de la ley con criterios racionales, causales, finalistas o de otra índole. «Estas concepciones obligan a verificar una reducción a los términos legales cuando se da el caso, no infrecuente, en que un sujeto es autor no de un delito, sino de varios», se ha resaltado desde el primer momento la importancia de los factores normativos legales que determinan el concepto de acción y por ello se hace necesario examinar la hipótesis cuando un sujeto comete varios delitos (José María Rodríguez Devesa y Alfonso Serrano Gómez. Derecho Penal Español. Parte General, Decimoquinta edición. Dykinson Madrid 1992, página 847).

NOVENO: Que por lo indicado en el considerando precedente el razonamiento de Tribunal Supremo es preciso y convincente en cuanto «la ley no requiere que entre el ataque y la defensa haya identidad ni siquiera semejanzas de medios, puesto que si así fuera se subordinaría el ejercicio de la defensa a condiciones fortuitas y que lo harían ilusorio en la mayoría de los casos, sino que basta para que el medio sea racional que lo justifiquen la necesidad del momento y la intensidad del ataque en relación con el peligro que corre la integridad personal de quien se defiende… no exige la absoluta necesidad del medio empleado, sino que requiere tan solo que racionalmente se encuentre necesitado el acometido de utilizar el medio que empleó en vista de la forma o importancia de la acometida» (página 472); además se señala que este requisito para la debida apreciación requiere atender a cada caso concreto a la verdadera precisión, más o menos relativa según las reglas del criterio racional, del empleo del arma que se utiliza para la defensa, que depende especialmente de la situación creada entre el agresor y agredido. «Para que exista este requisito es imprescindible apreciar en cada caso concreto la verdadera necesidad del medio empleado y que la racionalidad se ha de graduar no solo por las armas empleadas, sino por la situación de inminente y grave peligro en que se encuentre la vida o la integridad personal del agredido» (página 474).

DÉCIMO: Que en suma dada las condiciones especiales y específicas en que se encontraba la imputada según dejaron sentado los sentenciadores, no cabe sino concluir que el cuchillo utilizado responde a la necesidad racional de su empleo, porque para ejercer su derecho a defensa era lo único que le permitía repeler en forma inmediata y directa la agresión de que estaba siendo objeto sobre todo con la historia anterior que debió deformar su pensamiento sobredimensionando la situación.

Por consiguiente, concurriendo el requisito de la racionalidad del medio empleado y manteniéndose incólume los demás razonamientos efectuados por los jueces, efectivamente se ha incurrido en una infracción al artículo 10 N° 4 del Código Penal en la calificación jurídica de la necesidad racional del medio empleador para impedirla o repelerla y, por lo mismo, al constituir este error la base de lo resuelto por los jueces para imponer la pena, reúne los requisitos del artículo 373 letra b) del Código Procesal Penal y, por lo mismo, acogiéndose el recurso debe declararse nula la sentencia, dictándose la correspondiente que subsane esta equivocación, pero separadamente y sin nueva audiencia.

Por estas consideraciones y visto además lo dispuesto en los artículos 372 y siguientes del Código Procesal Penal, SE ACOGE el recurso de nulidad deducido por el defensor penal público de migrantes y extranjeros de Antofagasta, en representación Fannery Díaz Viveros, que la condenó a la pena de cinco años y un día de presidio mayor en su grado mínimo, como autora del delito consumado de parricidio, perpetrado en esta ciudad, en perjuicio de Yony Escobar Gil, el día 29 de octubre de 2018 del Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Antofagasta, dictándose a continuación la sentencia de reemplazo.


2. Corte de Apelaciones de Coihaique. 

Legítima defensa. Eximentes de responsabilidad de legítima defensa propia y de terceros. Agresión ilegítima constituye el elemento esencial de la legítima defensa. Sin agresión ilegítima no hay legítima defensa. Requisitos de la agresión ilegítima. Insuficiencia probatoria para acreditar la existencia de una agresión ilegítima. Existencia de un forcejeo no determina la existencia de una agresión ilegítima. Infracción de los principios de razón suficiente y de contradictoriedad. Causal de nulidad de incumplimiento de los requisitos de la sentencia, acogida. Incumplimiento del requisito de contener la exposición clara, lógica y completa de los hechos acreditados y de la valoración de la prueba.

Fecha Sentencia: 25/10/2019

Cita Online: CL/JUR/6356/2019

Ver texto completo

Hechos:

El juzgado de garantía dicta sentencia absolutoria respecto del imputado por el delito de lesiones menos graves en contexto de violencia intrafamiliar. El Ministerio Público recurre de nulidad por las causales de los artículos 373 letra b) y 374 letra e) del Código Procesal Penal. La Corte de Apelaciones acoge el recurso por la causal del artículo 374 letra e), por no encontrarse suficientemente fundada la decisión de aplicar las eximentes del artículo 10 N°s. 4 y 6 del Código Penal, razón por la cual anula el juicio y la sentencia, ordenando la realización de un nuevo juicio oral.

Considerandos relevantes.

NOVENO: Que, respecto a lo anterior, es necesario consignar que el artículo 10 N° 4 del Código Penal precisa que está exento de responsabilidad criminal el que obra en defensa de su persona o derechos, siempre que concurran una agresión ilegítima; necesidad racional del medio empleado para impedirla o repelerla y falta de provocación suficiente por parte del que se defiende.

Por su parte, la misma disposición legal ya citada, en su número 6, exime también de responsabilidad a aquél que obra en defensa de la persona y derechos de un extraño siempre que concurran las circunstancias expresadas en el número anterior y la de que el defensor no sea impulsado por venganza, resentimiento y otro motivo ilegítimo.

Que, por tanto, de lo indicado, aparecen que para que pueda concurrir la eximente de defensa propia o de extraños, a que se hizo referencia, es absolutamente esencial y necesario, porque así la ley lo establece, que exista una agresión ilegítima, siendo este requisito indispensable de la legítima defensa y, como lo ha señalado la doctrina y la jurisprudencia, sin agresión no puede haber defensa, legítima ni ilegítima, constituyendo la agresión una acción humana que lesiona o pone en peligro un bien jurídico pero, además, la agresión debe ser real, concreta e ilegítima, sin perjuicio que, asimismo, debe tener la característica de actual e inminente.

DUODÉCIMO: Que, de lo anterior, es factible concluir que efectivamente la sentencia que se conoce incurrió en infracción al principio de la razón suficiente puesto que dio por acreditada la existencia de una agresión ilegítima que debe concurrir en la eximente de legítima defensa, pero sin que haya existido un sustento probatorio material ni un razonamiento judicial que así la permitiera considerar.

Que, al efecto, como ya se señaló, la legítima defensa, ya se analice ésta como eximente de responsabilidad penal o como atenuante, supone acreditar una condición que es de carácter esencial y sin la cual no puede considerarse su existencia, cual es concurrencia de una agresión ilegítima de parte del ofendido, esto es, que frente a una agresión injusta de la víctima, el imputado reaccionó, defendiéndose, lo que no consta en el presente caso, por lo que no cabe sino acoger el recurso de nulidad que ha sido interpuesto por el Ministerio Público en contra de la sentencia dictada que, aplicando la eximente de legítima defensa propia y de terceros, sin un análisis lógico y completo de la misma y basada en los hechos constatados y medios de prueba aportados, procedió a absolver al requerido.

Que, al respecto, de la prueba rendida, no puede colegirse el supuesto de hecho que se consideró para dictar sentencia absolutoria ni tampoco se efectuó un razonamiento para ello y la mera circunstancia de haber existido entre los intervinientes un forcejeo o incluso que ambos se hubieran agredido, no puede constituir un fundamento fáctico o de apoyo suficiente para estimar concurrente el elemento esencial de la legítima defensa que, como lo ha señalado la jurisprudencia, exige una conducta humana objetivamente idónea para lesionar o poner en peligro un interés ajeno jurídicamente protegido y, por tanto, al no haberse fundamentado suficientemente la sentencia dictada, no exponiéndose en forma clara, lógica y completa cada uno de los hechos y circunstancias que se dieron por probados, favorables o desfavorables ni efectuado la valoración de los medios de prueba que fundamentaren dichas conclusiones de acuerdo con lo dispuesto en el artículo 297 del Código Procesal Penal, debe concluirse que se infringió los principios de no contradictoriedad y de razón suficiente como las reglas de la lógica, por lo que resulta procedente, como ya se dijo, acoger el recurso de nulidad interpuesto, por la causal indicada.


3. Corte de Apelaciones de San Miguel.

Lesiones graves. Suficiencia probatoria para acreditar la legítima defensa. Causal de nulidad de errónea aplicación del derecho, acogida.

Fecha Sentencia: 16/08/2019

Cita Online: CL/JUR/4715/2019

Ver texto completo

Hechos:

Tribunal de Juicio Oral en lo Penal dicta sentencia condenatoria por el delito de lesiones graves. Defensa de condenado recurre de nulidad. La Corte de Apelaciones acoge el recurso deducido y dicta sentencia de reemplazo.

Considerandos relevantes.

Séptimo: Es sabido que la racionalidad exigida para la concreción de la figura penal en referencia no es una proporcionalidad aritmética, sino de analizar el hecho concreto con el criterio que el común de las personas enfrentaría una situación similar.

Octavo: Conforme a lo dicho, se llega a concluir que la defensa del encausado, consistente en hacer frente a la agresión hacia su familia por medio de un golpe con la carrocería del vehículo que conducía era la racionalmente adecuada para repeler ese ataque.

En este punto, no debe perderse de vista que los antecedentes revelan que, previo al hecho materia de la presente causa, el imputado había tenido una discusión con el padre y el hermano de la víctima, quien también intervino y, por lo demás, reconoció que vio a Bastián sentado en una baranda en la esquina del pasaje, lo miró fijamente a los ojos, sacó un cuchillo desde su pantalón y se bajó de la baranda, por lo que él «atinó a tirar el auto» con el fin de protegerse ya que si se bajaba le iba a enterrar el cuchillo a él, a su señora o hija; luego lo retuvo con la parte derecha del auto, para posteriormente llevarlo hasta la Comisaría de San Gerónimo.

Décimo: Así, al quedar acreditadas las circunstancias que hacían pertinente dar aplicación a la legítima defensa con arreglo a lo previsto en el numeral 5° del artículo 10 del Código Penal, esta Corte comprueba la existencia del error jurídico acusado por la defensa, toda vez que el tribunal de juicio oral en lo penal ha desestimado la justificante invocada y ha dictado sentencia condenatoria respecto del encartado, en circunstancias que debió haber hecho lugar a la misma, con la subsecuente absolución del encausado.