En votación dividida la Sala del Senado aprobó la iniciativa que modifica diversas normativas para adecuarlas al matrimonio de parejas del mismo sexo. Ahora debe ser discutida artículo por artículo.

Con 22 votos a favor, 16 en contra y 1 abstención la Sala del Senado aprobó la idea de legislar sobre el proyecto, en primer trámite que regula en igualdad de condiciones el matrimonio de parejas del mismo sexo. Ahora la iniciativa debe discutirse en particular para lo cual se abrirá un plazo para presentar indicaciones.

Cabe recordar que el proyecto fue presentado en la administración de la ex Presidenta Michelle Bachelet y busca terminar con la discriminación estructural que sufren las familias formadas por parejas homosexuales.

Durante el debate intervinieron los senadores Felipe Harboe, Jaime Quintana, Iván Moreira, Isabel Allende, Ximena Rincón, Ricardo Lagos Weber, Carolina Goic, Felipe Kast, Luz Ebensperger, Juan Pablo Letelier, Ximena Órdenes , José Miguel Durana, Alfonso de Urresti, Juan Antonio Coloma, Rabindranath Quinteros y Álvaro Elizalde.

El mensaje reconoce que “la normativa actual que regula el Matrimonio Civil ignora que esa unión pueda darse entre diversas personas y condena a las personas homosexuales a un trato desigual, donde el Estado les señala que ese amor y ese compromiso no son iguales al de las parejas heterosexuales”.

Entre los cambios que se introducen está la modificación del lenguaje de la institución dándole un carácter igualitario, superando la distinción sexuada de los miembros de la unión matrimonial, reemplazando términos como “el marido y “la mujer” por “el cónyuge” y “la cónyuge”. También se modifica la referencia a “los padres”, utilizándose en su reemplazo la expresión “progenitores”.

En lo fundamental el proyecto consta de 10 artículos permanentes y 2 normas transitorias, y modifica el Código Civil, la ley de acuerdo civil y una serie de normativas que buscan adaptar la legislación a las disposiciones que permitirán el matrimonio de personas del mismo sexo.

DEBATE

El senador Quintana dijo que “estamos en condiciones de dar un salto final para garantizar los derechos de todas y todos. Aprobar el matrimonio igualitario es un paso civilizatorio…en el siglo XXI no existen razones para que unos puedan casarse y otros no”.

El senador Moreira planteó que “el matrimonio siempre debe ser entre un hombre y una mujer. Ampliar su uso es desnaturalizarlo para aplicarlo a casos que no corresponde. El matrimonio por esencia de historia, fue, es y debe ser exclusivamente un pacto entre un hombre y una mujer”.

Para la senadora Allende “nuestro deber como Estado es hacer una legislación acorde…el matrimonio es un derecho humano, un derecho esencial y no hay ninguna justificación para que hayan discriminaciones hay que garantizar el acceso igualitario al matrimonio”.

Una opinión similar dio la senadora Rincón quien dijo que “cuando hay amor, cariño, madurez y responsabilidad no puede haber nadie que coarte la posibilidad de formalizar un lazo afectivo…en una sociedad democrática es inaceptable que exista instituciones a las que no pueden acceder ciertas personas”.

El senador Lagos Weber aseguró que “este proyecto reestablece un mínimo de equilibrio para decir que el afecto, el amor, el cariño y el compromiso también pueda ser reconocidos en el matrimonio, con derechos y obligaciones… esta votación es un tremendo salto hacia adelante”

La senadora Goic valoró el debate y dijo que “me alegro que estemos en disposición de ir cambiando disposiciones culturales. Esto tiene que ver con cómo nuestra legislación le abre paso a lo que se va dando en la sociedad. Es romper ataduras”.

El senador Harboe señaló que no hay razón “para impedir que dos persona del mismo sexo puedan tener una relación de familia. Las creencias son personales y las leyes son de todos y de todas. Para mí formar familia es un derecho de todas las personas”.

El senador Kast dijo que con esta votación “quedan atrás años de discriminación y marginación. Me cuesta entender a quienes se oponen a una ley que busca permitir que dos seres humanos se puedan amar y jurar compromiso”.

Una opinión distinta manifestó la senadora Ebensperger manifestó que “el amor, la familia y el afecto no tiene sexo y eso es verdad. Nadie discute que pueden haber distintos tipos de familia, pero el matrimonio tiene que ser entre un hombre y una mujer”.

El senador Letelier dijo que “la evolución histórica va en favor de reconocer el derecho de las personas. Esto tiene que ver con cómo la sociedad trata a las personas de forma igualitaria y valoro profundamente lo que se va a hacer hoy”.

La senadora Órdenes señaló que esta votación es “relevante porque aparecen temores, prejuicios y que lo que pretenden avalar es que algunos grupos continúen en un espacio de discriminación. Espero que a futuro también se abran espacios para la adopción y apoyo esta iniciativa”.

Por su parte, el senador Durana dijo que “No podemos asimilar el concepto de matrimonio a otro tipo de parejas que están regulados. Llamar matrimonio a lago que no es matrimonio no tiene sentido. Si se quieren ampliar los efectos de la ley de acuerdo civil hagamos eso”.

El senador De Urresti dijo que “no hay ninguna razón para restar igualdad de derechos a las persona del mismo sexo que quieren contraer matrimonio. Hay que abrirse a estas discusiones y darles derechos a hombres y mujeres para que puedan suscribir este contrato si lo quieren”.

Distinto piensa el senador Coloma quien señaló que “el matrimonio es la palabra que por milenios se ha dedicado a la unión entre una mujer…con respeto a todos yo defiendo el sentido institucional del matrimonio. Hay instituciones que tienen su naturaleza, su momento y su sentido. Voto en contra porque atenta contra un elemento central de la familia”.

A su turno, el senador Quinteros dijo que “es deber del Estado no discriminar y esto, que es evidente, no lo ha sido para reconocer el derecho de las personas a formar familia. No es casualidad que sea el momento histórico en que ratifiquemos el valor de la dignidad”.

Finalmente el senador Elizalde dijo que esta iniciativa es “un avance civilizatorio fundamental para construir una sociedad más humana y un paso que no sería posible sin la lucha de los grupos de diversidad. Chile da un pequeño paso como se dio a fines de los 90 cuas se puso fin a la distinción de hijos nacidos fuera o dentro del matrimonio”.

Ver Boletín N° 11422-07

Fuente: www.senado.cl