Ley N° 21.198, Autoriza la intermediación de medicamentos por parte de Cenabast a almacenes farmacéuticos, farmacias privadas y establecimientos de salud sin fines de lucro

(Publicada en el Diario Oficial de 8 de enero de 2020)

La nueva normativa amplía las facultades de la Central de Abastecimiento del Sistema Nacional de Servicios de Salud (Cenabast), con el objeto final de reducir considerablemente el costo de los medicamentos, hasta un 70%. La institución podrá importar las medicinas a precios más económicos y ser intermediario directamente de las farmacias.

En la actualidad el organismo está encargado de suministrar medicamentos a hospitales y consultorios, y desde el 6 de abril del año en curso (fecha de entrada en vigencia de la ley), también hará las gestiones para abastecer a farmacias y almacenes farmacéuticos y privados.

La farmacia, almacén farmacéutico o establecimiento de salud sin fines de lucro de que se trate, podrá solicitar a la Central los productos sanitarios que sean necesarios para el adecuado abastecimiento y atención de la población. La Central evaluará la solicitud y, en caso de ser aprobada, procederá a la provisión de los productos sanitarios.

En el acto de la venta a la farmacia, almacén farmacéutico o establecimiento de salud sin fines de lucro, la Central determinará el precio máximo de venta al público que estos podrán cobrar respecto del medicamento adquirido.

La ley en comento modifica las siguientes normas:
– Decreto con Fuerza de Ley N° 1, Fija texto refundido, coordinado y sistematizado del decreto ley N° 2.763, de 1979 y de las leyes N° 18.933 y N° 18.469
– Código Sanitario

Ver texto completo

Decreto N° 22, Crea Consejo de Observadores del Proceso de Escucha Social

(Publicado en el Diario Oficial de 3 de enero de 2020)

La presente normativa crea un Consejo de Observadores del proceso de Escucha Social, que estará encargado de colaborar con el Ministerio de Desarrollo Social y Familia, en calidad de observadores durante dicha actuación y de entregar un informe final con las conclusiones del proceso señalado.

El proceso de escucha es un espacio de participación ciudadana para recoger la necesidad de las personas de generar espacios de encuentro entre los ciudadanos y, entre éstos y el Estado, a través de un diálogo que pueda originar una nueva agenda social de mediano y largo plazo, que involucre activamente a la sociedad civil y al Estado.

El referido proceso considera diversas instancias de participación ciudadana, conforme a la normativa de partición ciudadana a que alude el Título IV de la ley N° 18.575, a través de encuentros organizados por los mismos ciudadanos en distintas regiones del país y a través de una consulta individual sobre las necesidades sociales de las personas.

Ver texto completo