1. Corte de Apelaciones de Santiago. Procede perdón de la causal de despido por inasistencia injustificada dado el tiempo transcurrido entre el regreso del trabajador a sus funciones y la inactividad por parte de los superiores ante las ausencias.

2. Corte de Apelaciones de Santiago. Irrenunciabilidad de los derechos del trabajador. Improcedencia de aplicar al trabajador la institución del perdón de la causal. Protección de la maternidad. Constituye un incumplimiento grave del empleador no satisfacer la obligación que le imponer el art. 203 del Código del Trabajo.

3. Corte de Apelaciones de Valparaíso. Perdón de la causal de despido. Empleador que no ejerce en el tiempo inmediato derecho de poner término a la relación laboral, sea directamente o mediante el juicio de desafuero. Rechazo de la excepción de compensación por el saldo de la Cuenta Individual por Cesantía.


Estimados usuarios:

Para visualizar estas sentencias debe tener iniciada su sesión en Westlaw, en caso de solicitársele clave OnePass, por favor, comunicarse con nuestra área de servicio al cliente al 22510 5000.


1. Corte de Apelaciones de Santiago.

Despido sin causa. Procede perdón de la causal de despido por inasistencia injustificada dado el tiempo transcurrido entre el regreso del trabajador a sus funciones y la inactividad por parte de los superiores ante las ausencias.

Fecha: 13/11/2019

Ver Cita Online: CL/JUR/6984/2019

Ver texto completo

Hechos:

Demandada recurre de nulidad en contra de la sentencia definitiva, que acogió la demanda acción de despido injustificado. Analizado lo expuesto, la Corte de Apelaciones rechaza el recurso de nulidad interpuesto.

Considerandos relevantes.

CUARTO. Que, por último, en cuanto a que se agrega el requisito de gravedad al ausentismo injustificado como causal de despido, es dable anotar que, sin perjuicio que pudiera estimarse que calificar de grave a las ausencias sin fundamento escapa a la objetividad de la causal de despido establecida en el artículo 160 N° 3 del Código del Trabajo, no es menos cierto, primero, que lo que la jueza hace es considerar el denominado «perdón de la causal» al ponderar el tiempo transcurrido entre el regreso del trabajador a sus funciones, la inactividad por parte de los superiores ante las ausencias, luego de esa reincorporación y, segundo, que el examen sobre la justificación de las ausencias, la que se estima probada, resulta acorde al mérito del proceso y a los elementos de convicción incorporados por las partes, por lo que aun cuando se estimara la comisión de un yerro en la referida calificación, el mismo carece de influencia sustancial en lo dispositivo del fallo, ya que nada distinto puede decidirse al haberse tenido por justificada la ausencia del trabajador, motivo por el que la solicitada anulación se hace innecesaria.


2. Corte de Apelaciones de Santiago.

Despido indirecto. Irrenunciabilidad de los derechos del trabajador. Improcedencia de aplicar al trabajador la institución del perdón de la causal. Protección de la maternidad. Constituye un incumplimiento grave del empleador no satisfacer la obligación que le imponer el art. 203 del Código del Trabajo.

Fecha: 11/07/2019

Ver Cita Online: CL/JUR/4043/2019

Ver texto completo

Hechos:

Demandante deduce recurso de nulidad en contra de la sentencia, que acogió la demanda por auto despido, solo en cuanto ordenó el pago del feriado proporcional y el reembolso de lo gastado por la actora a propósito del beneficio de sala cuna. Analizado lo expuesto, la Corte de Apelaciones acoge el recurso de nulidad.

Considerandos relevantes.

DOCE. Que sobre aquello, debe apuntarse que la tardanza en que incurra el trabajador al formular el reproche a su empleador, en caso alguno puede asimilarse a la aceptación o anuencia a esa inconducta ni mucho menos una extemporaneidad en el ejercicio del derecho, atendido que respecto de infracciones cometidas por el empresario en perjuicio del trabajador, el paso del tiempo sin objeción en su contra, atento el carácter irrenunciable de los derechos del trabajador conforme lo estatuye el artículo 5° del Código del Trabajo, carece de relevancia. Esta norma, sea que se entienda que se trata de un principio o una técnica del principio de protección, implica «la imposibilidad jurídica de privarse voluntariamente de una o más ventajas concedidas por el derecho laboral en beneficio propio». Su fundamento arranca de la esencia del Derecho del Trabajo, cual es, la relación de desigualdad que surge entre empleador y trabajador, en que esta último ostenta una situación de inferioridad socioeconómica respecto del «patrón» y se presenta como la parte débil del vínculo, en que el empleo es justamente el medio de subsistencia. Ergo, la llamada «condonación de la falta», no aplica en la especie, pues no puede conferirse efectos al silencio o a la aceptación de conductas en orden a presumir un perdón cuando es el empleador el que incumple gravemente las obligaciones que le impone el contrato de trabajo, y el dependiente deja transcurrir un tiempo prolongado antes de accionar por auto despido.

DIECIOCHO. Que, como se dijo, este es el único hecho en el que persiste el recurso de nulidad y cuyas consecuencias deben analizarse para los efectos de determinar el destino de la acción. Es por ello, que debe tenerse presente que ante ciertas conductas graves y comprobadas del empleador, el legislador autoriza al trabajador a poner término a la vinculación, sancionando a aquél con la condena al pago de las indemnizaciones equivalente a aquellas que derivan del despido patronal. La naturaleza de la misma conducta transgresora debe ser de tal naturaleza y entidad que produzca un quiebre en la relación laboral e impida la convivencia normal entre uno y otro contratante.

Es cierto que la norma aplicada carece de la pertinente enumeración o ejemplos respecto de su contenido y atendida la exigencia que el propio código hace al requerir que la falta sea «grave», de manera que la calificación y subsunción de los hechos en los presupuestos de la norma es una cuestión valorativa y de apreciación sobre la base de la ponderación de los antecedentes de cada caso.

Para efectos de la determinación del deber incumplido y la entidad de dicha desatención, es menester considerar el objetivo de la norma conculcada en la especie. Respecto de ella, debe decirse que la obligación impuesta en esta materia al empleador se encuentra dentro de las normas protectoras de la maternidad, cuya inobservancia implica desconocer la importancia de la maternidad, la familia y la infancia. Debe ponerse de relieve que a través de este mecanismo se persigue que la madre trabajadora mantenga su fuente laboral, compatibilizándola con la elección de ser madre, todo ello en miras de la protección física y emocional de ella y del menor, en tanto existe la tranquilidad de su correcto cuidado conforme a las condiciones que la propia autoridad impone para el funcionamiento de este tipo de recintos. A ello se añade, que resulta de igual relevancia que el cumplimiento de este imperativo legal persigue la igualdad de oportunidades para las mujeres, al posibilitar su participación laboral, y con ello paliar la inequidad que la afecta por su condición así como su compatibilización con la elección de un determinado proyecto de vida personal. Luego, acorde estas finalidades, esta materia supone una mirada social pues, se insiste que además de proteger la maternidad, la igualdad de oportunidades de la mujer madre y trabajadora, su incorporación al mercado laboral, busca el debido cuidado infantil.

Por ello, el incumplimiento de este deber que persigue respectar un derecho, que de por sí en la consagración normativa ya resulta insuficiente y limitado, atendida la finalidad que las normas persiguen en este ámbito, evidentemente conllevan la calificación que la ley exige para poner término a la relación laboral, habilitando a la trabajadora para desvincularse y luego accionar por despido indirecto.

DIECINUEVE. Que como corolario del análisis que precede, solo cabe concluir que el fallo impugnado incurrió en los vicios de nulidad denunciados, en tanto yerra en la aplicación del derecho respecto de los hechos oportunamente asentados en el mismo así como también en la calificación del marco fáctico que contiene, con la virtud de influir sustancialmente en lo dispositivo de la sentencia, atendido que se rechazó una acción de despido indirecto que debió acogerse.

Por estas razones y de conformidad, además, con lo previsto en los artículos 477 a 482 del Código del Trabajo, se acoge el recurso de nulidad en los términos expuestos deducido por la parte demandante contra la sentencia definitiva de dieciocho de febrero pasado, recaída en la causa RIT O 4522 2018 del 1° Juzgado de Letras del Trabajo de esta ciudad, la que se anula y se reemplaza por la que se dicta a continuación, sin nueva vista.


3. Corte de Apelaciones de Valparaíso.

Despido injustificado. Perdón de la causal de despido. Empleador que no ejerce en el tiempo inmediato derecho de poner término a la relación laboral, sea directamente o mediante el juicio de desafuero. Rechazo de la excepción de compensación por el saldo de la Cuenta Individual por Cesantía.

Fecha: 20/06/2019

Ver Cita Online: CL/JUR/3745/2019

Ver texto completo

Hechos:

Denuncia deduce recurso de nulidad en contra de la sentencia definitiva, en la parte que hace lugar a la demanda subsidiaria de despido injustificado. Analizado lo expuesto, la Corte de Apelaciones rechaza el recurso de nulidad interpuesto.

Considerandos relevantes.

CUARTO. Que, la primera causal esgrimida por la parte demandada, en cuanto el fallo no examinó toda la prueba, en particular, la existencia de un contrato colectivo suscrito por los trabajadores con la demandada, lo que importaba que el actor tenía fuero, de manera que si es un hecho que no trabajó en el mes de septiembre del año 2018, bien fue despedido una vez transcurrido dos días hábiles de expirado el lapso del fuero, esto es, el 16 de octubre del año pasado, sin que pudiere aplicarse el denominado «perdón de la causal». Al respecto, no se advierte en la sentencia referencia alguna al indicado instrumento colectivo que serviría de sustento a la tesis patronal; empero, dicha omisión no influye de manera sustancial en lo dispositivo del fallo, toda vez que el juez del fondo, en varios pasajes de su laudo reflexiona aun en el supuesto de la existencia del fuero. Así, y lo destaca el sentenciador en el considerando Decimoquinto, párrafo octavo: «aun cuando se hubiese podido acreditar que el trabajador tenía el fuero alegado por el empleador…el demandado tenía la facultad de iniciar el correspondiente juicio de desafuero y solicitar, consecuencialmente la separación provisional del trabajador a fin de ejercer en tiempo y forma su decisión de poner término a la relación laboral, de acuerdo a lo señalado en el artículo 174 del Código del Trabajo, facultad que no ejerció, de modo tal que se encuentra claramente renunciada». En el mismo considerando, apartado décimo, en su segmento final, el Magistrado de primer grado reflexiona: «…ya que si la demandada no ejerció en el tiempo inmediato los derechos que le confiere la ley para efectos de poner término a la relación laboral sea directamente o mediante el juicio de desafuero su voluntad se manifiesta tácitamente en el sentido de perdonar la ofensa del demandante y con ello imposibilita el ejercer a posteriori acciones derivadas de un acto perdonado.». En relación con el llamado «perdón de la causal», el tribunal asienta, a modo de síntesis, que la demandada «realizó acciones concretas que demuestran el perdón de la causal invocada, toda vez que cuando se analiza el correo electrónico remitido por doña Elizabeth Norambuena Sepúlveda, subgerente regional V Costa, de 10 de octubre de 2016 (debe ser de acuerdo al contexto el año 2018) es decir seis días antes de la desvinculación incorpora dentro de los ejecutivos que deben cumplir metas para el cuarto trimestre del año 2018, al demandante señor Manutomatoma, es decir, está dejando en claro que mantendrá la relación laboral…». Reitera más adelante que «igualmente se estimarían como causales perdonadas, al no haberse ejercido oportunamente la facultad de desvinculación o en su caso la de desafuero laboral con solicitud de separación provisional del trabajador.». Resulta, entonces, inconcuso que la existencia del contrato colectivo suscrito por el sindicato de trabajadores de la demandada de la cual formaba parte el actor y que le daba fuero hasta los primeros días de octubre de 2018, no obstaba a que la demandada iniciara los trámites judiciales necesarios para desvincularlo; desestimando la alegación del recurrente de nulidad de tratarse de un breve lapso entre el término del fuero y la fecha del despido; o que se trataba de efectuar aquéllos en la Isla Rapa Nui.

QUINTO. Que, en relación a la segunda causal, infracción de ley que hubiere influido sustancialmente en lo dispositivo del fallo, contenida en el artículo 477 del Código del Trabajo, al no permitir descontar el aporte patronal al subsidio de cesantía por el monto de $2.251.278. esta Corte comparte los razonamientos del Magistrado, vertidos en el considerando Vigésimo Cuarto, para desestimar la excepción de compensación: «la recta interpretación que debe darse al artículo 13 de la Ley N° 19.978 es su aplicación cuando es el empleador el que directamente aduce como causal de terminación de la relación laboral las necesidades de la empresa, ya que en la especie se ha acreditado que el empleador puso término a la relación laboral por las causales de los numerales 3° y 7° del artículo 160 del Estatuto del Trabajo…» y culmina «resultaría contrario a la naturaleza de la institución respectiva, que busca que dicho descuento pueda hacerse cuando el empleador se ve en la obligación por necesidades de su empresa, de ponerle término a la relación laboral, procediendo al pago de las indemnizaciones pertinentes, es decir, responde a una naturaleza resarsitiva del empleador que actúa conforme a derecho.»
Y, en cuanto a la interpretación del artículo 168 inciso cuarto del Código Laboral, su simple tenor es descriptivo en cuanto que debe entenderse, si no se acredita la causal o causales invocadas por la empleadora, será por necesidades de la empresa, teniendo relevancia, por ejemplo, para el currículo del trabajador. No puede asimilarse dicho parangón con la causal real de cesación del vínculo laboral que obedece al proceso productivo de la empresa y no con circunstancias relativas a un trabajador en particular, cuyo es el caso. Así, está bien resuelto por el Juez del grado que desestimó la excepción de compensación basado en el artículo 13 de la Ley N° 19.728 en relación con el precepto normativo analizado. En consecuencia, se desestimará el arbitrio anulatorio.