1. Corte de Apelaciones de Concepción. Adjudicatario de un inmueble enajenado forzosamente a través de subasta pública tiene la calidad de tercero independiente. Vicio del procedimiento al embargar bienes que no eran exclusivamente del deudor. Perjuicios al adjudicatario al adquirir “algo” que no se correspondía con lo explicitado en las bases de remate. Procedencia de la nulidad de la subasta pública.

2. Corte de Apelaciones de Santiago. Indemnización de perjuicios por responsabilidad contractual y extracontractual. Nulidad del remate y de la adjudicación. Responsabilidad extracontractual de demandado. Responsabilidad contractual de Banco que suscribe mutuo. Culpa leve del Banco.

3. Corte de Apelaciones de Santiago. Nulidad absoluta de escritura pública de adjudicación. Nulidad de escritura pública definitiva supone necesariamente vicios en el acta de remate. Nulidad de acta de remate que no se ha solicitado.


Estimados usuarios:

Para visualizar estas sentencias debe tener iniciada su sesión en Westlaw, en caso de solicitársele clave OnePass, por favor, comunicarse con nuestra área de servicio al cliente al 22510 5000.


1. Corte de Apelaciones de Concepción.

Nulidad de remate. Adjudicatario de un inmueble enajenado forzosamente a través de subasta pública tiene la calidad de tercero independiente. Juez el representante legal del vendedor y debe cumplir con las obligaciones que la ley le impone a éste. Vicio del procedimiento al embargar bienes que no eran exclusivamente del deudor. Perjuicios al adjudicatario al adquirir “algo” que no se correspondía con lo explicitado en las bases de remate. Procedencia de la nulidad de la subasta pública.

Fecha: 22/03/2019

Ver Cita Online: CL/JUR/1603/2019

Ver texto completo

Hechos:

El adjudicatario de un inmueble se alza en contra de la resolución que no hizo lugar al incidente de nulidad de la subasta pública del inmueble subastado. La Corte de Apelaciones revoca la resolución impugnada y declara la nulidad de la subasta pública del inmueble en cuestión, debiendo retrotraerse la causa al estado de corregirse el bien embargado y aprobarse nuevas bases de remate en las que se determine con precisión el bien objeto de la subasta pública.

Considerandos relevantes:

TERCERO: Que el adjudicatario de un inmueble enajenado forzosamente a través de subasta pública, sólo tiene la calidad de tercero independiente, pues sus intereses en el procedimiento de ejecución forzosa son autónomos respecto de los de las partes y su intervención es marginal, la que se reduce exclusivamente a dar cumplimiento a las bases de remate para participar en la puja por adquirir el bien rematado.

CUARTO: Que conforme lo dispone el artículo 495 y 497 del Código de Procedimiento Civil, es el juez el representante legal del vendedor (ejecutado) y, por tanto, debe cumplir con todas las obligaciones que la ley le impone a éste, entre ellas la prevista en el artículo 1824 del Código Civil en relación con el artículo 686 del mismo Código, esto es, la entrega mediante la respectiva inscripción en el registro de propiedad en el caso de los bienes raíces, cuestión que no ha ocurrido en la especie.

QUINTO: Que, por otro lado, en el caso de autos resulta evidente que el vicio de procedimiento se originó a partir del embargo y hasta remate del inmueble en cuestión, yerro que consistió en el incumplimiento de la norma prevista el ordinal 2º del artículo 443 del Código del Procedimiento Civil, en cuanto se ordena embargar “bienes del deudor”, exclusivamente; lo que redundó en la enajenación forzosa de bienes que no le pertenecían.

SEXTO: Que de tales vicios causaron perjuicio en contra del adjudicatario, quien adquirió “algo” que no se correspondía con lo explicitado en las bases de remate ni en los anuncios publicados, pues no se trataba de una especie o cuerpo cierto, sino de acciones y derechos sobre la misma; lo que naturalmente importa una disminución del cincuenta por ciento (50%) valor de lo adjudicado.

SÉPTIMO: Que, este perjuicio sólo puede ser reparado con la nulidad de la subasta pública efectuada el 6 de abril de 2018, puesto que no resulta razonable desde ningún punto de vista endosar a un tercero la carga de resolver el conflicto que se generó por un error en el que no tuvo ninguna intervención ni responsabilidad que pudiera reprochársele.


2. Corte de Apelaciones de Santiago.

Indemnización de perjuicios por responsabilidad contractual y extracontractual. Nulidad judicialmente declarada por sentencia que tiene fuerza de cosa juzgada. Nulidad del remate y de la adjudicación. Responsabilidad extracontractual de demandado. Responsabilidad contractual de Banco que suscribe mutuo. Culpa leve del Banco. Indemnización de perjuicios acogido.

Fecha: 11/05/2018

Ver Cita Online: CL/JUR/2176/2018

Ver texto completo

Hechos:

Se deduce recurso de apelación en contra de la sentencia de primera instancia, la cual desestimaba la acción de indemnización de perjuicios. Analizado lo expuesto, la Corte determina revocar lo resuelto por el tribunal de primer grado y, en definitiva, acoge la demanda.

Considerandos relevantes:

SEGUNDO: Que, atendido lo previsto en el artículo 1687 del Código Civil, la nulidad judicialmente declarada por sentencia que tiene fuerza de cosa juzgada, da derecho a las partes a ser restituidas al mismo estado en que se hallarían sino hubiese existido el acto o contrato nulo.

TERCERO: Que, los demandados (…) y (…), son responsables solidariamente de los daños materiales que causados por éste último, en la propiedad antes señalada, y esto se debió, en primer lugar, al apresuramiento del Banco en adjudicarse el bien raíz y la posterior venta de ese bien raíz a (…), no obstante estar pendiente por parte de los ejecutados el recurso de casación en el fondo, en contra de la sentencia de segunda instancia, y en segundo lugar, por haber pedido y realizado el lanzamiento de los demandantes, en la causa rol 4062-2010 caratulada (…) tramitada en el Vigésimo Quinto Juzgado Civil, en la cual, los demandantes señalaron que el remate de la propiedad había sido declarado nulo por la Excelentísima Corte Suprema, por sentencia de 30 de octubre del año 2010 y no obstante lo anterior, se efectuó el lanzamiento, se tomó posesión de la propiedad y con el objeto de repararla, destruyó gran parte de la misma, dejándola en pésimas condiciones, por carecer del dinero suficiente para terminar las mejoras que pretendió efectuar. Lo anterior consta de las copias autorizadas, debidamente acompañadas y no objetadas que rolan de fojas 169 a 198, desestimando esta Corte de Apelaciones las declaraciones de los testigos presentados por el demandado (…), por estar desvirtuadas por instrumentos públicos que acreditan el conocimiento que tenía el demandado (…), de la declaración de nulidad del remate de la propiedad que él había adquirido al (…).

CUARTO: Que, la responsabilidad de (…) es de naturaleza extracontractual y deriva de los artículos 2314 y 2329 ambos del Código Civil, los que señalan en síntesis: que todo daño que pueda imputarse malicia o negligencia a otra persona, debe ser reparado por ésta.

QUINTO: Que, la responsabilidad del Banco (…), en los daños causados a la propiedad de los demandantes, es de naturaleza contractual, ya que deriva del contrato de mutuo que el Banco (…) celebró con las partes, que constaba en dos pagarés: a) pagare Nº 30008931, suscrito el 22 de noviembre de 2001, por la suma de $ 43.016.953, que los demandados se obligaron a pagar al ejecutante en sesenta cuotas mensuales, iguales y sucesivas, a contar del 23 de diciembre de 2002; y b) pagare Nº 3001927 3, suscrito el 29 de marzo de 2004, por la suma de $10.917.789, que los deudores se obligaron a pagar en seis meses, en sesenta cuotas, a partir del 25 de junio de 2004;

SEXTO: Que, al constituirse en mora los demandantes, el Banco (…), ejerció la acción ejecutiva, en el Décimo Sexto Juzgado Civil de Santiago, en la causa rol C 518 2005, embargó el bien raíz de los demandantes ubicado en la calle (…), adjudicándose dicho inmueble el 10 de julio del año 2009, en los 2/3 de la tasación del bien raíz, pagando la suma de $39.738.387, con cargo al crédito que el ejecutante Banco (…) tenía en contra de los demandantes y ejecutados;

SÉPTIMO: Que, de conformidad con lo anteriormente expuesto, y al haberse decretado la nulidad del remate y de la adjudicación, nació para el Banco (…), la obligación prevista en el artículo 1549 del Código Civil, el que señala: “La obligación de conservar la cosa exige que se emplee en su custodia el debido cuidado”.

OCTAVO: Que, implica que en términos de responsabilidad, el deudor cuide o conserve la cosa, con la diligencia con la que obraría un buen padre de familia, en definitiva, responderá de la culpa leve, por tratarse de un contrato bilateral.

NOVENO: Que, de conformidad con lo anteriormente expuesto, se revocará la sentencia de primera instancia en todas sus partes, y se acogerá la demanda de indemnización de perjuicios, condenando a los demandados Banco (…) y (…) a pagar a los demandantes (…), a la suma de $100.757.851 ( cien millones setecientos cincuenta mil ochocientos cincuenta y un) por concepto de daño emergente, sin reajustes ni intereses por no haber sido pedidos.


3. Corte de Apelaciones de Santiago.

Nulidad absoluta de escritura pública de adjudicación. Nulidad de escritura pública definitiva supone necesariamente vicios en el acta de remate. Nulidad de acta de remate que no se ha solicitado. Nulidad de las escrituras públicas.

Fecha: 25/01/2018

Ver Cita Online: CL/JUR/426/2018

Ver texto completo

Hechos:

Se deduce recurso de apelación en contra de la sentencia de primera instancia que rechaza la demanda de nulidad absoluta. Analizado lo expuesto, la Corte confirma el fallo en alzada.

Considerandos relevantes:

SEGUNDO) Que es posible apreciar, en la demanda se confunde la nulidad del acto jurídico consistente en el título traslaticio de dominio en este caso, la compraventa celebrada por el juez en representación del deudor, como vendedor, y los adjudicatorios como compradores, y que se perfecciona mediante el acta de remate conforme al Art.495 del Código de Procedimiento Civil, en relación con el inciso 2º del Art. 1801 del Código Civil, con la nulidad de la escritura pública definitiva que debe extenderse dentro de tercero día, y que prevé la citada disposición procesal civil; y que solo tiene por fin practicar la inscripción en el Registro de Propiedades correspondiente a fin de que se efectúe la tradición del inmueble, como previene el Art. 497 del citado estatuto de enjuiciamiento del ramo.

Luego, no puede impetrarse la nulidad de esta última como se pide en la demanda invocando presuntos vicios de nulidad substantiva que, de haberse incurrido en ellos, necesariamente debieron cometerse en el acta de remate, cuya nulidad no se ha solicitado;

TERCERO) Que por otro lado, cabe indicar como señaló el demandado en la dúplica, que la nulidad de las escrituras públicas solo tiene lugar en los casos que contempla el Art. 403 en relación con el Art. 426 del Código Orgánico de Tribunales. Sin embargo, no es esa la acción ejercida en autos, por cuanto, como se dijo, tuvo un fundamento distinto que se contrapone con la parte petitoria de la demanda, y que con todo, no concurren en la especie, como adecuadamente razona el juez a quo.