La Corte declaró inadmisible el recurso de queja que acusaba a la instancia de cometer graves faltas al contravenir su propia jurisprudencia al dictar la sentencia del pasado 25 de septiembre, la cual señaló que la actividad realizada por las sociedades cuyo giro son las inversiones pasivas, no constituye ni configura el hecho gravado que contempla el artículo 23 del Decreto Ley N° 3063 de 1979. Lo  anterior por cuanto la Corte Suprema había fallado sistematicamente a favor de los municipios en sus litigos con sociedades de inversión.

El fallo impugnado es crucial para todas las “sociedades de inversión” que hasta hoy se mantenían en pugna con diversos municipios del país, al sentar un importante precedente que las excluye del pago de una patente municipal, mientras no realicen efectivamente actividades que encuadren dentro del hecho gravado de la Ley de Rentas Municipales.

Ver “Sociedades de inversión pasivas no deberán pagar patente municipal”

Ver texto completo del fallo