1. Corte Suprema. Recurso de protección. Facultad de la COMPIN de someter al paciente a nuevos exámenes o evaluación clínica para esclarecer su condición actual de salud. Necesidad de contar con nuevos antecedentes para objetivar el diagnóstico.

2. Corte Suprema. Recurso de protección. Facultad de la COMPIN para ratificar o denegar modificación de licencia médica. Resolución que deniega o ratifica licencia médica es un acto administrativo que se encuentra legalmente reglado. Incumplimiento del deber de motivar la resolución que confirma rechazo de licencia médica.

3. Corte Suprema. Recurso de protección. Resolución que carece de elementos que corroboren la suficiencia del reposo médico ya otorgado. Deber de someter al paciente a nuevos exámenes o evaluación médica para determinar la su condición actual de salud.


Estimados usuarios:

Para visualizar estas sentencias debe tener iniciada su sesión en Westlaw, en caso de solicitársele clave OnePass, por favor, comunicarse con nuestra área de servicio al cliente al 22510 5000.


Corte Suprema.

Recurso de protección. Rechazo de licencias médicas. Facultad de la COMPIN de someter al paciente a nuevos exámenes o evaluación clínica para esclarecer su condición actual de salud. Necesidad de contar con nuevos antecedentes para objetivar el diagnóstico. Rechazo de licencias médicas como ejercicio de una facultad formal simplemente potestativa.

Fecha: 27/05/2019

Ver Cita Online: CL/JUR/3338/2019

Ver texto completo

Hechos:

La Superintendencia de Seguridad Social se alza en contra de la sentencia de la Corte de Apelaciones que acogió el recurso de protección interpuesto en su contra, por estimar arbitrario e ilegal el rechazo de diversas licencias médicas presentadas por el actor. La Corte Suprema confirma, con declaración, la resolución impugnada.

Considerandos relevantes:

SEXTO: Que, por lo demás, parece insoslayable reflexionar que de acuerdo a la normativa precedentemente reseñada, es factible sostener que la Compin, con miras a acatar el mandato legal consistente en resolver las apelaciones promovidas por los afiliados contra los decretos del régimen de salud, puede recabar los antecedentes que habiliten adoptar una providencia fundada frente a los requerimientos de los usuarios del sistema, cometido omitido injustificadamente en el actual litigio.

SÉPTIMO: Que, en consecuencia, la conducta del organismo no se ajustó a la preceptiva que gobierna la cuestión, tanto por no especificar los fundamentos de su determinación, como al no decretar nuevos exámenes o disponer una evaluación médica con el propósito de esclarecer la condición actual de salud del recurrente.

En atención a lo expuesto, tanto la ausencia de justificación, como la circunstancia de no haber sometido al paciente a nuevos exámenes, controles o una evaluación clínica por los servicios administrativos competentes, son componentes que debieron detallarse con mayor rigurosidad antes de resolver el asunto en sede administrativa, diligencias imprescindibles para objetivar el diagnóstico y no dejarlo sujeto a la mera discrecionalidad de los entes recurridos, con la subsecuente falta de pago de las licencias médicas correspondientes.

OCTAVO: Que es así como se torna del todo arbitrario desestimar un permiso médico concedido por facultativos sin ningún ingrediente adicional suministrado por las entidades criticadas, simplemente sobre la base de la ponderación de los antecedentes tenidos a la vista, sin un elemento de juicio complementario de contraste para disipar, frente a la paciente y terceros interesados, cualquier duda, en especial, sometiéndola a evaluaciones médicas accesorias.

En semejantes coyunturas, ante colofones tan definitivos para las personas, cabe exigir un mínimo de diligencia a la autoridad, sobre quien pesa su actuar de oficio y respeto por los axiomas de no discriminación, objetividad y exhaustividad en su proceder.

NOVENO: Que de esta manera, se advierte que la negativa de las licencias médicas esgrimida por el actor implica de parte de la autoridad el desempeño de una facultad formal simplemente potestativa, con desconocimiento de la certeza y seguridad jurídica a que la ciudadanía tiene derecho, al ejercitar sus prerrogativas, en concreto, si como en este negocio se hallan involucradas garantías primordialmente protegidas por el constituyente, como la vida y la salud de las personas.


2. Corte Suprema.

Recurso de protección. Rechazo de licencia médica. Facultad de la COMPIN para ratificar o denegar modificación de licencia médica. Resolución que deniega o ratifica licencia médica es un acto administrativo que se encuentra legalmente reglado. Incumplimiento del deber de motivar la resolución que confirma rechazo de licencia médica.

Fecha: 16/05/2019

Ver Cita Online: CL/JUR/2710/2019

Ver texto completo

Hechos:

El actor se alza contra la sentencia de la Corte de Apelaciones que no hizo lugar al recurso de protección interpuesto en contra de la COMPIN Región Metropolitana, y de la resolución que confirma el rechazo de su licencia médica. La Corte Suprema revoca el fallo impugnado y hace lugar a la acción constitucional deducida.

Considerandos relevantes:

TERCERO: Que, si bien la Comisión de Medicina Preventiva e Invalidez puede ratificar o denegar la modificación de la licencia médica por estar legalmente autorizada para ello conforme lo estatuye el inciso tercero del artículo 3º de la Ley Nº 20.585, no lo es menos que la referida potestad debe ejercerse, además, con arreglo a la legislación que regula los actos de la Administración, toda vez que la resolución dictada por un jefe superior de un servicio, a través del cual se pone término a una instancia administrativa, es un acto administrativo que se encuentra legalmente reglado.

En este sentido, la Ley Nº 19.880 que establece las Bases de los Procedimientos Administrativos que rigen los actos de los Órganos de la Administración del Estado, en cumplimiento de criterios constitucionales, se ha encargado de desarrollar los principios destinados a asegurar un procedimiento racional y justo, al decidir y ejecutar las actuaciones de los órganos de la Administración del Estado, puntualizando en su artículo 1º, que sus preceptos se aplicarán con carácter supletorio en aquellos casos donde la ley establezca procedimientos administrativos especiales, destacándose por su injerencia a la materia debatida en estos autos, lo dispuesto en su artículo 41 inciso cuarto, que ordena: “Las resoluciones contendrán la decisión, que será fundada”. (…)

SEXTO: Que, en el caso de autos, no es discutible, como se vio, que la Administración cuenta con la habilitación legal para confirmar el rechazo a una licencia médica; sin embargo, en la resolución impugnada por esta vía, es evidente que no se expresaron por la recurrida las motivaciones que la impulsaron a adoptar tal determinación, resultando al menos escueta la sola referencia al peritaje, sin que se les singularice ni que se contenga alguna alusión al contenido de éste o un desarrollo que, previo a su enunciación, permitan a la administrada comprender el argumento que de manera hilada sustente el rechazo a su reposo con base en criterios objetivos que, finalmente, justifiquen la suspensión del reposo, afirmación además contraria a la opinión de los facultativos tratantes, exteriorización de razones que debe ser de tal modo convincente y comprensible, que a cualquiera que la lea le resulte no sólo de fácil entendimiento, sino que además, racionalmente plausible, pese a no compartir lo resuelto.

Debe, por tanto, permitirse a la receptora de la decisión, entender por qué el reposo que venía siendo otorgado continuadamente por 75 días, debe ser tenido como suficiente para la superación del mal que la aqueja y por tanto improcedente el otorgamiento de 15 días adicionales.

SÉPTIMO: Que, entonces, la escasa fundamentación entregada, torna en arbitraria la determinación, que al estar desprovista de argumentos íntegros que la justifiquen, termina sustentándose, consecuentemente, en el sólo capricho o mera voluntad de la autoridad que la adopta.


3. Corte Suprema.

Recurso de protección. Rechazo de licencias médicas. Resolución que carece de elementos que corroboren la suficiencia del reposo médico ya otorgado. Facultad de la SUSESO y COMPIN para recabar antecedentes necesarios para resolver los requerimientos de los usuarios. Deber de someter al paciente a nuevos exámenes o evaluación médica para determinar la su condición actual de salud. Ejercicio de facultad formal simplemente potestativa.

Fecha: 24/01/2019

Ver Cita Online: CL/JUR/2159/2019

Ver texto completo

Hechos:

Las recurridas se alzan en contra de la sentencia de la Corte de Apelaciones que acogió recurso de protección interpuesto, por estimar arbitraria e ilegal la resolución que rechaza licencias médicas. La Corte Suprema confirma, con declaración, la resolución impugnada.

Considerandos relevantes:

SEXTO: Que, como se observa, la decisión adoptada por la Superintendencia no se apoya en ningún elemento de convicción que la avale, más allá de la referencia a “el informe médico”, como tampoco hace mención a otros factores objetivos que corroboren el dictamen a que arribó, en cuanto a la suficiencia del reposo médico ya otorgado, carencias que la privan de contenido, sin que sea dable discernir que aquélla se basta a sí misma si no ofrece los elementos de juicio necesarios que permitan comprenderla y entender la razón por la cual el compareciente no necesitaba más días de recuperación que los ya otorgados.

SÉPTIMO: Que, por lo demás, parece insoslayable reflexionar que de acuerdo a la normativa precedentemente reseñada, es factible sostener que la Compin directamente o a instancia de la Superintendencia, con miras a acatar el mandato legal consistente en resolver las apelaciones promovidas por los afiliados contra los decretos del régimen de salud, puede recabar los antecedentes que habiliten adoptar una providencia fundada frente a los requerimientos de los usuarios del sistema, cometido omitido injustificadamente en el actual litigio.

OCTAVO: Que, en consecuencia, la conducta de los organismos no se ajustó a la preceptiva que gobierna la cuestión, tanto por no especificar los fundamentos de su determinación, como al no decretar nuevos exámenes o disponer una evaluación médica con el propósito de esclarecer la condición actual de salud del recurrente.

En atención a lo expuesto, tanto la ausencia de justificación, como la circunstancia de no haber sometido al paciente a nuevos exámenes, controles o una evaluación clínica por los servicios administrativos competentes, son componentes que debieron detallarse con mayor rigurosidad antes de resolver el asunto en sede administrativa, diligencias imprescindibles para objetivar el diagnóstico y no dejarlo sujeto a la mera discrecionalidad de los entes recurridos, con la subsecuente falta de pago de las licencias médicas correspondientes.

NOVENO: Que es así como se torna del todo arbitrario desestimar un permiso médico concedido por facultativos sin ningún ingrediente adicional suministrado por las entidades criticadas, simplemente sobre la base de la ponderación de los antecedentes tenidos a la vista, sin un elemento de juicio complementario de contraste para disipar, frente a la paciente y terceros interesados, cualquier duda, en especial, sometiéndola a evaluaciones médicas accesorias.

En semejantes coyunturas, ante colofones tan definitivos para las personas, cabe exigir un mínimo de diligencia a la autoridad, sobre quien pesa su actuar de oficio y respeto por los axiomas de no discriminación, objetividad y exhaustividad en su proceder.

DÉCIMO: Que de esta manera, se advierte que la negativa de las licencias médicas esgrimida por la actora implica de parte de la autoridad el desempeño de una facultad formal simplemente potestativa, con desconocimiento de la certeza y seguridad jurídica a que la ciudadanía tiene derecho, al ejercitar sus prerrogativas, en concreto, si como en este negocio se hallan involucradas garantías primordialmente protegidas por el constituyente, como la vida y la salud de las personas.