Ley N° 21.145, Modifica la ley Nº 19.451, sobre Trasplante y Donación de Órganos, para precisar la voluntad del donante fallecido

(Publicada en el Diario Oficial de 12 de marzo de 2019)

Con la primera modificación a la Ley 19.451, ocurrida en el año 2010, se instaura el sistema de donante universal. Mediante éste, todas las personas pasaron a ser donantes, con excepción de aquellas que manifestaren expresamente su deseo de ser No Donante ante el Registro Civil, con la obtención o renovación de la cédula de identidad o licencia de conducir.

El espíritu de la ley siempre ha sido lograr un aumento en la cantidad de donantes, y dado que con la modificación del 2010 no hubo aumentos considerables, se introdujeron en el año 2013 nuevos cambios, que mantuvieron la figura del donante universal pero modificaron la forma de expresar la voluntad de ser no donante. En este sentido se estableció que dejará de serlo la persona que manifieste expresamente su negativa ante notario público. entregándose a los familiares la facultad de no donar los órganos de su deudo si aparecen antecedentes o “documentos contradictorios” de la intención de donar.

Sin haber logrado incrementar la cantidad de donantes en el país y con el propósito de precisar la voluntad del donante, se publica esta nueva ley, que entre otras modificaciones, incorpora cambios en el listado de personas que deben ser consultadas en forma previa a la extracción de uno o más órganos del fallecido, cuando existan dudas fundadas respecto de la renuncia de la condición de donante o a la vigencia de ellas.

Se establece que en todo caso, siempre se deberá respetar la voluntad de la persona, tanto de la inscrita en el Registro Nacional de No Donantes, como de la no inscrita, que de conformidad a la ley, se considera como donante.

En relación a la revocación de la inscripción en el Registro Nacional de No Donantes, se indica que puede realizarse en cualquier momento, expresando dicha voluntad ante el Servicio de Registro Civil e Identificación.

Finalmente, la normativa señala que dentro del año siguiente a la entrada en vigencia de la ley, las personas que hubiesen manifestado su voluntad de no ser donantes conforme a las normas establecidas en la ley N° 20.413, deberán ratificar dicha manifestación mediante declaración prestada ante el Servicio de Registro Civil e Identificación, un notario público o el funcionario respectivo al momento de solicitar la renovación de la cédula de identidad o licencia de conducir. Transcurrido dicho plazo sin haber manifestado voluntad, se entenderán que son donantes universales de órganos para todos los efectos legales.

Ver texto completo