1. Corte Suprema. Violaciones a los derechos humanos. Improcedencia de aplicar la media prescripción tratándose de crímenes de lesa humanidad. Imprescriptibilidad de la acción penal y de la acción civil tratándose de crímenes de lesa humanidad. Aplicación del Derecho Internacional de los Derechos Humanos.

2. Corte de Apelaciones de Concepción. Responsabilidad penal se extingue por la prescripción de la pena. Sentenciador debe atender a la pena en concreto. Prescripción de pena de falta no se suspende ni interrumpe.

3. Corte de Apelaciones de Concepción. Sobreseimiento definitivo por prescripción de la acción penal. Interposición de la querella suspende el curso de la prescripción de la acción penal. Artículo que confiere a la formalización de la investigación efecto de suspender la prescripción no es una norma de clausura.


Estimados usuarios:

Para visualizar estas sentencias debe tener iniciada su sesión en Westlaw, en caso de solicitársele clave OnePass, por favor, comunicarse con nuestra área de servicio al cliente al 22510 5000.


1. Corte Suprema.

Secuestro calificado. Violaciones a los derechos humanos. Improcedencia de aplicar la media prescripción tratándose de crímenes de lesa humanidad. Imprescriptibilidad de la acción penal y de la acción civil tratándose de crímenes de lesa humanidad. Improcedencia de aplicar las normas de prescripción del Código Civil. Aplicación del Derecho Internacional de los Derechos Humanos.

Fecha: 11/12/2018

Ver Cita Online: CL/JUR/6854/2018

Ver texto completo

Hechos:

Los condenados por el delito de secuestro calificado y el Fisco interponen recursos de casación en la forma y en el fondo en contra de la sentencia de la Corte de Apelaciones que revocó parcialmente el fallo penal de primer grado, absolviendo a algunos de los acusados y confirmando, en lo demás; respecto de la fracción civil del fallo, este fue confirmado. La Corte Suprema rechaza, con voto de disidencia, los recursos de casación deducidos.

Considerandos relevantes:

VIGÉSIMO NOVENO: Que en lo concerniente a esta infracción, esta Corte comparte el criterio sustentado en el fallo en el sentido que el artículo 103 del Código Penal no sólo está contemplado en el mismo título que la prescripción, sino que se desarrolla luego de aquélla, lo que revela la estrecha vinculación entre ambos institutos.

Como en el caso se trata de un delito de lesa humanidad, lo que condujo a proclamar la imprescriptibilidad de la acción persecutoria, cabe sostener que por aplicación de las normas del Derecho Internacional y dado que tanto la media prescripción como la causal de extinción de la responsabilidad penal se fundan en el transcurso del tiempo como elemento justificante para su aplicación, la improcedencia de aplicar la prescripción total alcanza necesariamente a la parcial, pues no se advierte razón para reconocer al tiempo el efecto de reducir la sanción, dado que una y otra institución se fundamentan en el mismo elemento que es rechazado por el ordenamiento penal humanitario internacional, de manera que ninguno de tales institutos resulta procedente en ilícitos como el de la especie.

TRIGÉSIMO: Que por otro lado, la estimación de la prescripción gradual respecto de los responsables de la comisión de delitos de lesa humanidad afecta el principio de proporcionalidad de la pena, pues dada la gravedad de los hechos, perpetrados con la intervención de agentes del Estado, determina que la respuesta al autor de la transgresión debe ser coherente con la afectación del bien jurídico y la culpabilidad con que actuó. (…)

TRIGÉSIMO QUINTO: (…)

Al respecto, cabe considerar que toda la normativa internacional aplicable en la especie por mandato constitucional, que propende a la reparación integral de las víctimas, ciertamente incluye el aspecto patrimonial. En efecto, en autos se está en presencia de lo que la conciencia jurídica denomina delito de “lesa humanidad”, calificación que no sólo trae aparejada la imposibilidad de amnistiar el ilícito, declarar la prescripción de la acción penal que de él emana, sino que además, la inviabilidad de proclamar la extinción por el transcurso del tiempo de la posibilidad de ejercer la acción civil indemnizatoria derivada del delito que se ha tenido por acreditado.

Así entonces tratándose de un delito de lesa humanidad cuya acción penal persecutoria es imprescriptible, no resulta coherente entender que la acción civil indemnizatoria esté sujeta a las normas sobre prescripción establecidas en la ley civil interna, ya que ello contraría la voluntad expresa manifestada por la normativa internacional sobre Derechos Humanos integrante del ordenamiento jurídico nacional por disposición del artículo 5° de la Carta Fundamental que consagra el derecho de las víctimas y otros legítimos titulares a obtener la debida reparación de los perjuicios sufridos a consecuencia del acto ilícito, por lo que resulta contrario a derecho declarar prescrita la acción intentada por la actora contra el Estado de Chile. (…)

El artículo 6° de la misma Carta Fundamental, al igual que la disposición antes referida, forma parte de las “Bases de la Institucionalidad” por lo que es marco y cimiento del ejercicio de la jurisdicción y ordena que “Los órganos del Estado deben someter su acción a la Constitución y a las normas dictadas conforme a ella”, indicando el deber categórico que se le impone al tribunal nacional a descartar la aplicación de las normas que no se conformen o sean contrarias a la Constitución. El mismo artículo 6° enseña que “los preceptos de esta Constitución obligan tanto a los titulares o integrantes de dichos órganos como a toda persona, institución o grupo”, y concluye señalando que “la infracción de esta norma generará las responsabilidades y sanciones que determine la ley”.

De este modo, no resultan atingentes las normas del derecho interno previstas en el Código Civil sobre prescripción de las acciones civiles comunes de indemnización de perjuicios, invocadas por el Fisco de Chile, al estar en contradicción con las normas del Derecho Internacional de los Derechos Humanos, que protegen el derecho de las víctimas y familiares a recibir la reparación correspondiente, estatuto normativo internacional que ha sido reconocido por Chile.


2. Corte de Apelaciones de Concepción.

Hurto simple. Responsabilidad penal se extingue por la prescripción de la pena. Sentenciador debe atender a la pena en concreto. Prescripción de pena de falta no se suspende ni interrumpe. Procedencia de prescripción de la pena y consecuente sobreseimiento definitivo.

Fecha: 14/12/2018

Ver Cita Online: CL/JUR/6952/2018

Ver texto completo

Hechos:

Se deduce recurso de apelación en contra de la sentencia de primera instancia que no dio lugar a la solicitud de prescripción de la pena. Analizado lo expuesto, la Corte revoca el fallo en alzada, dando lugar a la prescripción.

Considerandos relevantes:

QUINTO. Que el artículo 93 del Código Penal señala en su numerando 7 que la responsabilidad penal se extingue por la prescripción de la pena, y, por su parte el artículo 97 señala que las penas impuestas por sentencia ejecutoria por falta prescriben en seis meses y, finalmente, el artículo 250 del Código Procesal Penal, establece que el juez de garantía decretará el sobreseimiento definitivo letra d) Cuando se hubiere extinguido la responsabilidad penal del imputado por algunos de los motivos establecidos en la ley.

SEXTO. Que en mérito de las normas transcritas en el motivo anterior, y a que se debe atender a la pena aplicada en concreto, la juez de garantía debió acoger la solicitud de la defensa y declarar la prescripción de la pena y por consiguiente, el sobreseimiento definitivo, y fundamentalmente atendido el tenor literal de artículo 97 del Código Penal y como lo ha sostenido la Excelentísima Corte Suprema, desde el año 2014, por ejemplo en causa Rol 23.516 2014, Rol 16.2442015 y recientemente en la sentencia dictada el 14 de mayo de 2018, en causa Rol 84992018, la que en su considerando primero señala “Que, atendido lo dispuesto en los artículos 97 y 98 del Código Penal, cuando se solicita la prescripción de la pena, el tribunal debe estarse a la efectivamente impuesta por la sentencia en el caso concreto a efectos de establecer la concurrencia de los requisitos necesarios para declararla. Ello por cuanto el artículo 97 ya citado dice expresamente: “Las penas impuestas por sentencia ejecutoriada prescriben…”, en tanto que el artículo 98 ordena que el cómputo del plazo se haga desde la fecha de la sentencia de término, de modo que ha de estarse al castigo impuesto en el fallo y no a su extensión en abstracto, conforme señala el respectivo tipo penal.”

SÉPTIMO. Que en mérito de lo expuesto, se debe proceder a declarar dicha prescripción, más aun considerando que se trata de una pena de falta, la cual por ser una especial no se suspende ni tampoco se interrumpe, y que requiere un lapso de 6 meses, lapso de tiempo que se cumple ya que ha transcurrido más de un año desde que la sentencia quedó firme y ejecutoriada, considerando que ello ocurrió el 11 de octubre de 2017.


3. Corte de Apelaciones de Concepción.

Conducción en estado de ebriedad. Sobreseimiento definitivo por prescripción de la acción penal. Interposición de la querella suspende el curso de la prescripción de la acción penal. Artículo que confiere a la formalización de la investigación efecto de suspender la prescripción no es una norma de clausura.

Fecha: 29/06/2018

Ver Cita Online: CL/JUR/3560/2018

Ver texto completo

Hechos:

El Ministerio Público apela de la resolución dictada en la audiencia por el juzgado de garantía, que declaró extinguida la responsabilidad penal del imputado por prescripción de la acción penal derivada de los hechos que se le imputan, constitutivos de una falta penal, y decreta el sobreseimiento definitivo en la causa. Analizado lo expuesto, la Corte de Apelaciones revoca la resolución y en su lugar declara que debe continuarse el procedimiento simplificado en contra del imputado.

Considerandos relevantes:

SÉPTIMO. Que ninguna duda cabe, conforme a lo señalado precedentemente, que el procedimiento se dirigió en contra del imputado (…), con la querella presentada en su contra el 20 de febrero de 2018, en que lo sindicaba como autor de los delitos en ella señalados.

Consiguientemente, conforme a lo dispuesto en el artículo 96 del Código Penal, el 20 de febrero de 2018 con la querella presentada se suspendió el curso de la prescripción de la acción penal que había empezado a correr el 7 de octubre de 2017, sin que el curso posterior de la querella tenga injerencia alguna en la suspensión.

Al respecto en la causa 35.146 2016 la Excma. Corte Suprema señaló “…la víctima puede deducir una querella criminal, que de conformidad con lo dispuesto en el artículo 172 del Código Procesal Penal, es uno de los medios idóneos para iniciar la investigación de un hecho que revistiere caracteres de delito y que para ser admitida a tramitación debe contar con la identificación de quien la deduce, una relación circunstanciada del hecho con apariencia delictiva a pesquisar, la individualización del querellado, con indicación de su profesión u oficio, o una designación clara de su persona, si se ignoraren tales circunstancias, y la expresión de las diligencias cuya práctica se solicitare al ente persecutor.

“….es posible concluir que la querella, además de constituir una de las formas de dar inicio al procedimiento, evidencia en quien la formula asumiendo el rol de querellante la clara intención de cooperar en la actividad desarrollada por el Ministerio Público para la investigación del hecho delictivo y sus partícipes; todo lo cual ha permitido a esta Corte concluir que la querella, como trámite inicial del proceso, produce el efecto de suspender el curso de la acción penal en los términos indicados por el precitado artículo 96 del código punitivo, como se sostuvo previamente en el Rol N° 24.990 14, de ocho de enero de dos mil quince, de esta Corte.

Tal conclusión es posible, por una parte, porque el artículo 233 letra a) del Código Procesal Penal, que confiere a la formalización de la investigación el efecto de suspender la prescripción, no es un norma de clausura, que otorgue en forma exclusiva esa consecuencia a la comunicación al imputado de los hechos que a su respecto se indagan y por la otra porque, como se indicó previamente, la prescripción no es una institución procesal, sino que es de orden sustantivo, regulada en el Código Penal, cuerpo normativo a cuyas disposiciones ha de ajustarse el examen de este instituto, y que fija como época de suspensión de su decurso el momento en que “el procedimiento se dirige contra el delincuente”, frase a la que, en definitiva, hay que dotar de sentido para resolver la cuestión debatida. En este punto, y siendo inconcuso que el proceso se dirige contra el delincuente al momento de la formalización de la investigación, igualmente lo es cuando se impetra en su contra una querella criminal que cumple con todas las menciones exigidas por la ley, y por ende da comienzo al procedimiento, dirigido en contra del querellado”.

En el mismo sentido, Excma. Corte Suprema en causas Roles 24.990 2014, 9341 2015, 4064 2009 y 6139 2010 y en causas Roles 966 2017 y 760 2016 de esta Corte de Apelaciones.

OCTAVO. Que, en razón de todo lo dicho, debe rechazarse la petición de la defensa de declarar prescrita la acción y dictar sobreseimiento definitivo, por cuanto no ha transcurrido el plazo de prescripción de la acción penal de los delitos imputados al querellado.