1. Corte de Apelaciones de Temuco. Recurso de protección. Acción en favor de internos en huelga de hambre. Legitimación activa de Gendarmería para para accionar de protección a favor de quienes se encuentran en huelga de hambre. Huelga de hambre constituye no sólo una conducta potencialmente lesiva del derecho a la vida, sino también una acción conducente a generar condiciones que viabilicen el ejercicio del derecho a una vida digna.  Huelga de hambre si bien puede aparecer subjetivamente justificada, debe ser calificada de arbitraria desde un punto de vista intersubjetivamente controlable. Gendarmería de Chile se encuentra habilitada para, en caso de urgencia, conducir a los recurridos a un establecimiento de salud con miras a asegurar sus derechos fundamentales a la vida y a la integridad física. Gendarmería no pude hacer uso de facultad legal o reglamentaria alguna tendiente a alimentar a las personas que se encuentran en huelga de hambre
  2. Corte de Apelaciones de Temuco. Recurso de protección. Negativa de paciente en huelga de hambre a realizarse cualquier tipo de examen y procedimiento médico. Derecho a la vida debe prevalecer frente al derecho de autodeterminación del recurrido. Organismos de la salud están facultados para actuar en caso de peligro de muerte, aún sin el consentimiento del paciente. Procede adoptar medidas para resguardar la vida y la integridad física del paciente.
  3. Corte de Apelaciones de Concepción. Recurso de protección. Deber de Gendarmería de velar por la vida de quienes están recluidos. Huelga de hambre sostenida por internos constituye un peligro serio e inminente que amenaza su vida e integridad física y psíquica. Procedencia de internación de los huelguista, en caso de urgencia, en un centro hospitalario

Estimados usuarios:

Para visualizar estas sentencias debe tener iniciada su sesión en Westlaw, en caso de solicitársele clave OnePass, por favor, comunicarse con nuestra área de servicio al cliente al 22510 5000.


1. Corte de Apelaciones de Temuco.

Recurso de protección. Acción en favor de internos en huelga de hambre. Legitimación activa de Gendarmería para para accionar de protección a favor de quienes se encuentran en huelga de hambre.  Huelga de hambre constituye no sólo una conducta potencialmente lesiva del derecho a la vida, sino también una acción conducente a generar condiciones que viabilicen el ejercicio del derecho a una vida digna.  Huelga de hambre si bien puede aparecer subjetivamente justificada, debe ser calificada de arbitraria desde un punto de vista intersubjetivamente controlable. Gendarmería de Chile se encuentra habilitada para, en caso de urgencia, conducir a los recurridos a un establecimiento de salud con miras a asegurar sus derechos fundamentales a la vida y a la integridad física. Gendarmería no pude hacer uso de facultad legal o reglamentaria alguna tendiente a alimentar a las personas que se encuentran en huelga de hambre

Fecha Sentencia: 29/08/2022

Cita online: CL/JUR/33052/2022

Ver texto completo

Hechos:

Director Regional de Gendarmería de Chile Región de la Araucanía interpone recurso de protección en favor de internos que se encuentran en huelga de hambre. La Corte de Apelaciones acoge la acción constitucional deducida

Considerandos relevantes.

Segundo: Que cabe señalar primeramente, que Gendarmería de Chile se encuentra legitimada para accionar de protección a favor de quienes se encuentran en huelga de hambre, ya que tal como esta Corte ha sostenido anteriormente: «Que es obligación de Gendarmería, de acuerdo con su Ley Orgánica y su respectivo Reglamento, atender el cuidado y atención de las personas privadas de libertad en los recintos penitenciarios y carcelarios que administra, proporcionar atención médica y alimentación adecuadas a la condición humana y velar por los derechos constitucionales de los internos, en especial por la salud y la vida de aquéllos, lo que hace que quien recurre en la especie, tenga legitimación activa para deducir el recurso». Una decisión en contrario, sin una justificación suficiente, para romper con lo decidido anteriormente, lesionaría tanto el principio de igualdad, que exige que frente a «iguales condiciones, reconocidas como relevantes, han de establecerse iguales consecuencias jurídicas» (Brieskorn, Norbert, Filosofía del Derecho (Traducc. Claudio Gancho, Herder, Barcelona, 1993, p. 115), como el principio de seguridad jurídica, que exige «la creación de un ámbito de certeza, de saber a qué atenerse, que pretende eliminar el miedo y favorecer un clima de confianza en las relaciones sociales» (Gregorio Peces Barba Martínez, con la colaboración de Rafael De Asís Roig, Carlos R. Fernández Liesa y Ángel Llamas Cascón, Curso de derechos fundamentales, Universidad Carlos III de Madrid y Boletín Oficial del Estado, primera rei

Séptimo: Que en este escenario la huelga de hambre, aparece no sólo como un potencial atentado contra el derecho a la vida, sino también como un extremo y desesperado recurso tendente a obtener de terceros, habitualmente del Estado, un actuar que permita o remueva los obstáculos conducentes a una subsistencia biológica digna, que merezca la pena conservar, una subsistencia biológica que permita la ejecución de los propios planes de vida. En este sentido la huelga de hambre es también una acción conducente a generar condiciones que viabilicen el ejercicio del derecho a una vida digna. La estrecha conexión entre el derecho a la vida en el sentido del derecho a una vida digna y el principio constitucional de libertad, más arriba evidenciado, permite apreciar el problema de la huelga de hambre también desde la perspectiva de dicho principio. Al respecto Jorge Precht y Juan Jorge Faúndes expresan: «En este sentido, la huelga de hambre es una forma de protesta social pacífica y extrema al mismo tiempo, en la que se tensionan valores centrales del individuo, como la vida y la libertad, porque vida y libertad se contienen en la esencia de la dignidad humana» (Jorge Precht y Juan Jorge Faúndes, «Legitimidad de la huelga de hambre. Un debate sobre el derecho a la vida y la dignidad humana», aprobada para publicación en la Revista Chilena de Derecho de la Pontificia Universidad Católica de Chile). De este modo, la huelga de hambre constituye no sólo una conducta potencialmente lesiva del derecho fundamental a la vida, en el sentido de subsistencia biológica, sino también herramienta tendente al ejercicio del derecho a una vida digna y una manifestación del ejercicio del principio constitucional de libertad.mpresión, Madrid, 1999p. 246).

Undécimo: Que, respecto de la solicitud signada con la letra b) en el considerando primero, es efectivo que la conducta de los recurridos impide a Gendarmería el cumplimiento de los cometidos que le han sido fijados por su ley orgánica respecto de los mismos. Sin embargo, ello no conduce de manera necesaria a calificar de arbitraria la huelga de hambre en que se encuentran involucrados. Una tal calificación exige contrastar el significado de la expresión «arbitrariedad» con las motivaciones y el contexto del caso concreto. En cuanto al concepto, la jurisprudencia y la doctrina nacionales coinciden en el significado del término arbitrariedad empleado en el artículo 20 de la Constitución chilena. Así, esta misma Corte ha explicado que un acto es arbitrario cuando es «producto del mero capricho del que incurre en» el mismo (causa rol 2294 2008, de 29 de diciembre de 2008) o cuando es «contrario a la razón y al buen juicio» (causa rol 1304 2010, de 9 de octubre de 2010, considerando 16). En el mismo sentido, la Corte de Apelaciones de Santiago ha explicado que un acto es arbitrario cuando consiste en «proceder caprichoso, contrario a la justicia, o a las leyes, inocuo, antojadizo, infundado o en último término, despótico o tiránico» (causa rol 5610 2005, de 9 de agosto de 2006, considerando 4°).De acuerdo con la doctrina, por su parte, la arbitrariedad significa injusto, irracional, desproporcionado, caprichoso, o movido por el favoritismo o la odiosidad (Cea Egaña, Derecho constitucional chileno, tomo II, Ediciones Universidad Católica de Chile, Santiago de Chile, 2004, p. 633), y ausencia de fundamento racional o una manifestación del simple capricho del agente (Verdugo, Pfeffer y Nogueira, Derecho constitucional, tomo I, Jurídica de Chile, Santiago de Chile, 2002, p. 339). Pues bien, desde una perspectiva subjetiva, esto es, de los internos que se encuentran en huelga de hambre, parece posible sostener que su actuar no es caprichoso, contrario a la razón o al buen juicio, injusto o desproporcionado. Admitiendo la buena fe como principio de acción, cada uno de ellos entiende que el sistema de persecución penal o el sistema judicial se han comportado de manera ilícita o indebida con sus respectivos casos. Por tanto, desde una perspectiva subjetiva, su actuar no puede ser calificado de arbitrario, aun cuando impiden a Gendarmería cumplir con sus deberes legales. Con todo, desde un punto de vista intersubjetivamente controlable la conclusión no puede ser la misma. Cada uno de los internos ha sido objeto de un proceso penal acusatorio (o mixto) y desde esa perspectiva están siendo o han sido enjuiciados con todas las garantías, con pleno respeto del derecho a la defensa jurídica, al juez independiente, imparcial y predeterminado por ley, a la presunción de inocencia, a no declarar contra sí mismo, y al haz de derechos implícitos en cada uno de los derechos fundamentales recién señalados, en el contexto de un Estado de Derecho democrático en el que existe efectivo y recíproco control de los poderes públicos. En otras palabras, el conjunto de derechos y mecanismos procesales que actualmente configuran al proceso penal y el contexto político en el que se imparte justicia en Chile permiten presumir que sus causas han sido tramitadas de conformidad con las exigencias de lo que se denomina el proceso justo (Alemania), el debido proceso legal (Estados Unidos), el derecho al proceso con todas las garantías (España) o simplemente el proceso racional y justo (Chile). En consecuencia, no parece posible admitir que la huelga de hambre en curso pueda conducir a alcanzar el reconocimiento de un derecho juzgado, conculcado o no admitido, que es, según se precisó en el considerando noveno, un elemento central de la huelga de hambre. Esta presunción no aparece desvirtuada en esta causa por antecedente alguno que permita arribar a una conclusión diversa. En consecuencia, resulta posible concluir que la huelga de hambre, si bien puede aparecer subjetivamente justificada, debe ser calificada de arbitraria desde un punto de vista intersubjetivamente controlable.

Duodécimo: Que respecto de la solicitud signada con la letra c) en el considerando primero, y que consiste en autorizar a Gendarmería de Chile adoptar medidas para internar en caso de urgencia a los huelguistas, en un Centro Hospitalario, para que se les brinde completa atención en el resguardo de su salud y autorizarla también para hacer uso de las demás facultades legales y reglamentarias en cuanto a la alimentación de aquellos, en forma tal de asegurarle su vida e integridad física, es necesario distinguir. La arbitrariedad declarada en el considerando anterior permite concluir que Gendarmería de Chile se encuentra habilitada para, en caso de urgencia, conducir a los recurridos a un establecimiento de salud con miras a asegurar sus derechos fundamentales a la vida y a la integridad física. Con todo, el ejercicio de esta facultad deberá realizarse con pleno respeto de la dignidad de los internos, lo que excluye especialmente el uso de la fuerza física o de cualquier otro método coactivo que atente contra el principio constitucional de libertad más arriba mencionado. La arbitrariedad declarada no permite, sin embargo, autorizar a Gendarmería para hacer uso de facultad legal o reglamentaria alguna tendiente a alimentar a las personas que se encuentran en huelga de hambre. Esto se debe a que dichas facultades deben ceder frente al derecho fundamental a una vida digna que se encuentra implícito en el derecho fundamental a la vida directamente estatuido en el artículo 19, número 1, inciso primero, de la Constitución, y el principio constitucional de libertad, que son los principales sostenes constitucionales del derecho a la huelga de hambre. Los procedimientos y oportunidad para alimentar a los internos deberán ser determinados en cada caso por los profesionales de la salud, de acuerdo con los protocolos médicos existentes al efecto.


2. Corte de Apelaciones de Temuco.

Recurso de protección. Negativa de paciente en huelga de hambre a realizarse cualquier tipo de examen y procedimiento médico. Derecho a la vida debe prevalecer frente al derecho de autodeterminación del recurrido. Organismos de la salud están facultados para actuar en caso de peligro de muerte, aún sin el consentimiento del paciente. Procede adoptar medidas para resguardar la vida y la integridad física del paciente.

Fecha Sentencia: 25/11/2020

Cita online: CL/JUR/148343/2020

Ver texto completo

Hechos:

Hospital interpone recurso de protección en favor de dos pacientes en huelga de hambre. Analizado lo expuesto, la Corte de Apelaciones acoge el recurso de protección deducido

Considerandos relevantes.

Cuarto: Que, conforme a los antecedentes aportados y no obstante el derecho de autodeterminación presente en la persona del recurrido, la extendida huelga de hambre ha puesto en riesgo sin lugar a dudas, la vida del recurrido y ello implica, que si no se toman las medidas de salud del caso, podría producirse su fallecimiento, lo que implica una omisión del respeto a la vida como derecho fundamental que no puede ser permitido, más aun teniendo en consideración que actualmente, que nos encontramos afectados por una pandemia mundial, que claramente aumenta los riesgos para la salud y vitalidad del recurrido.

Quinto: Que, el ejercicio del derecho de autodeterminación del recurrido no es absoluto y debe equilibrarse con el respecto al derecho a la vida, y en la pugna debe necesariamente prevalecer éste último, ya que sin él no puede accederse al goce de los demás derechos; en tal sentido, debe tenerse en cuenta que la conducta del recurrido representa acciones del tipo suicida, en el sentido generalmente entendido de que representa una acción de carácter arriesgado que puede causar grave perjuicio a la persona. Dicha conducta no se encuentra entonces permitida legalmente, pues si bien el artículo 14 de la Ley N° 20.584 consagra el derecho del paciente a otorgar o denegar cualquier procedimiento o tratamiento voluntario de carácter médico; jamás las negativas a someterse a tales acciones de salud podrán tener como objetivo acelerar la muerte, la realización de prácticas eutanásicas o el auxilio al suicidio.

Facultándose, en tales casos a los organismos de la salud, a actuar aún sin el consentimiento del paciente, cuando se encuentre en riesgo vital.

Sexto: Que, en ese sentido, y teniendo en cuenta que el bien jurídico protegido que se intenta resguardar en este caso, es la vida y la integridad física, y, aunque se trate por parte del recurrido de una conducta que se encuentra dentro de las atribuciones que les permite la autonomía de su voluntad, tampoco es menos cierto que dicho actuar, es completamente atentatorio contra dichos bienes jurídicos protegidos por nuestra Carta Magna.

La conducta del recurrido puede desencadenar consecuencias nefastas para su salud e inclusive derivar en un desenlace fatal, por lo que se hace necesario e inminente adoptar medidas tendientes a salvaguardar tanto la integridad física como su vida.


3. Corte de Apelaciones de Concepción.

Recurso de protección. Deber de Gendarmería de velar por la vida de quienes están recluidos. Huelga de hambre sostenida por internos constituye un peligro serio e inminente que amenaza su vida e integridad física y psíquica. Procedencia de internación de los huelguista, en caso de urgencia, en un centro hospitalario

Fecha Sentencia: 28/09/2020

Cita Online: CL/JUR/86974/2020

Ver texto completo

Hechos:

Director Regional de Gendarmería de Chile Región del Biobío interpone recurso de protección en favor de dos personas privadas de libertad, en calidad de imputadas, que efectúan una huelga de hambre en el Centro de Cumplimiento Penitenciario del Biobío. La Corte de Apelaciones acoge la acción constitucional deducida

Considerandos relevantes.

Sexto: Gendarmería de Chile no sólo debe desarrollar sus funciones ajustada a lo que establece la Constitución Política de la República, sino que además se comprende la obligación de velar por el resguardo de los derechos constitucionales que asisten a las personas privadas de libertad. Es en este sentido que Gendarmería tiene el deber de velar por la vida de quienes están recluidos, cumpliéndose así el mandato constitucional.

Séptimo: Que de los informes y antecedentes acompañados por el recurrente, lo informado por los jueces de garantía, se verifica que efectivamente los internos mediante una huelga de hambre sostenida amenazan gravemente la garantía constitucional invocada por el recurrente, existiendo un peligro serio e inminente que amenaza su vida e integridad física y psíquica, conductas que revisten los caracteres de ilegales y arbitrarias, correspondiendo a este tribunal adoptar las correspondientes medidas de resguardo.

Octavo: la conducta de estos dos huelguitas puede desencadenar en consecuencias perniciosas para su salud e inclusive derivar en un desenlace fatal, lo que conduce necesaria y urgentemente adoptar medidas tendientes a salvaguardar tanto la integridad física como su vida, por lo que estos sentenciadores, en virtud de lo señalado, adoptarán las medidas adecuadas para que se restablezca el orden natural de las cosas.

Noveno: Que de acuerdo a lo reflexionado, se acogerá el recurso para que la recurrente adopte las medidas conducentes a la internación en caso de urgencia a los huelguistas en un centro hospitalario, a objeto de que se les brinde una total y completa atención médica en el resguardo de su salud hasta su completo restablecimiento, sin perjuicio de que haga uso de las demás facultades que le confiere a ese servicio su ley orgánica, de manera de asegurarles su vida e integridad física.