1. Corte de Apelaciones de La Serena. Negativa de otorgar licencia de conducir. Negativa se funda la no vigencia de cédula de identidad para extranjeros. Cédula de identidad mantiene su vigencia, siempre y cuando el extranjero acredite que cuenta con un certificado de residencia en trámite vigente o hasta que la autoridad migratoria resuelva la respectiva solicitud. Acto arbitrario al estar cédula de identidad de recurrente se encontraba vigente. Vulneración del derecho igualdad ante la Ley.

2. Corte Suprema. Recurso de protección. Impugnación de suspensión de la autorización concedida a la Municipalidad de Calera de Tango para otorgar licencias de conducir, por el plazo de 30 días corridos. Incumplimiento del deber de motivar el acto administrativo. Vulneración de la igualdad ante la ley.

3. Corte Suprema. Recurso de protección. Otorgamiento de Licencia de Conducir Clase B, con las restricciones de manejar sólo vehículos automáticos y por el plazo de seis meses. Director del Tránsito no realizó evaluación técnica que determine si la condición física del actor es apta e idónea para desempeñar la conducción de un vehículo motorizado. Incumplimiento del deber de motivar la decisión otorgar licencia de conducir con restricciones.


Estimados usuarios:

Para visualizar estas sentencias debe tener iniciada su sesión en Westlaw, en caso de solicitársele clave OnePass, por favor, comunicarse con nuestra área de servicio al cliente al 22510 5000.


1. Corte de Apelaciones de La Serena.

Negativa de otorgar licencia de conducir. Negativa se funda la no vigencia de cédula de identidad para extranjeros. Cédula de identidad mantiene su vigencia, siempre y cuando el extranjero acredite que cuenta con un certificado de residencia en trámite vigente o hasta que la autoridad migratoria resuelva la respectiva solicitud. Acto arbitrario al estar cédula de identidad de recurrente se encontraba vigente. Vulneración del derecho igualdad ante la Ley.

Fecha Sentencia: 03/08/2022

Cita online: CL/JUR/30092/2022

Ver texto completo

Hechos:

Se deduce recurso de protección en contra de Municipalidad por la negativa de entregar licencia de conducir por tener recurrente vencida su cédula de identidad. Analizados los antecedentes se acoge la acción de protección deducida.

Considerandos relevantes.

Sexto: Que, de los hechos antes descritos, se desprende que el actor, al momento de concurrir a la Municipalidad recurrida se encontraba con su cédula de identidad plenamente vigente, por expresa prórroga legal y luego, al dictarse la negativa, la recurrida pierda de vista que el actor mantenía vigente y en tramitación su solicitud de residencia definitiva.

Es este último aspecto el hecho que el recurrente cuenta con permanencia definitiva en trámite el que permite afirmar que, en el caso de marras, debe recibir aplicación la norma contemplada en el artículo 43 inciso final de la Ley N° 21.325, la cual dispone en forma expresa que «se entenderá que la cédula de identidad mantiene su vigencia, siempre y cuando el extranjero acredite que cuenta con un certificado de residencia en trámite vigente o hasta que la autoridad migratoria resuelva la respectiva solicitud», disposición que necesariamente debe primar, para el caso que se juzga, por sobre la norma invocada por la recurrida, tanto por tratarse de una ley de carácter especial, como por ser muy posterior a la disposición del numeral 3 del artículo 13 de la Ley N° 18.290, razones de especialidad y temporalidad que justifican entender a esta Corte que el recurrente, tanto al tiempo de iniciar la solicitud como al recibir la negativa, contaba con su documento de identidad en plena vigencia, por expresa disposición legal.

De esta forma, el artículo 13 de la Ley 18.290, a saber, «Los postulantes a licencia de conductor deberán reunir los siguientes requisitos generales: 3. Poseer cédula nacional de identidad o de extranjería vigentes, con letras o dígitos verificadores…» se encontraba completamente satisfecho.

Séptimo: Que, del mérito de lo expuesto, se desprende que la recurrida ha obrado en forma ilegal al negarse a otorgar la licencia de conducir aduciendo una interpretación normativa errónea, que conculca el derecho a la igualdad ante la ley del actor, al dejarlo necesariamente en una situación desfavorable en relación a otras personas, nacionales y extranjeras, que sí han podido acceder a sus licencias de conducir en forma oportuna, cumpliendo con los requisitos necesarios para ello, por lo cual el recurso deberá ser acogido en la forma que se dirá en lo resolutivo.

No debemos perder de vista, además, que, si bien la recurrida alude a que el otorgamiento de la documentación negada al actor constituye el ejercicio de una facultad privativa de ésta, lo cierto es que la misma debe ser ejecutada en iguales términos para personas que se encuentran en iguales condiciones. De lo contrario se afectaría el principio de igualdad. Pero asimismo, debe ser debidamente fundada, esto es, invocar argumentos de rigor y explicitar las razones de la decisión. Al respecto, se advierte de la documental anexada que la negativa de la entidad recurrida se basa en interpretaciones que sólo quedan en el terreno de tal, sin que justifiquen un obrar que, a todas luces, provoca un trato desigual a este ciudadano extranjero y residente en Chile. Finalmente, respecto de la explicación dada por la recurrida y referida a la imposibilidad de otorgar la licencia de conducir por asuntos informáticos, basta decir que aquello no puede estimarse como un elemento suficiente y justificativo de la negativa otorgada.


2. Corte Suprema

Recurso de protección. Impugnación de suspensión de la autorización concedida a la Municipalidad de Calera de Tango para otorgar licencias de conducir, por el plazo de 30 días corridos. Incumplimiento del deber de motivar el acto administrativo. Vulneración de la igualdad ante la ley.

Fecha Sentencia: 25/01/2022

Cita online: CL/JUR/2458/2022

Ver texto completo

Hechos:

La Corte Suprema revoca el fallo de la Corte de Apelaciones y, hace lugar a la acción constitucional deducida, deja sin efecto la resolución de la Secretaría Regional Ministerial de Transporte y Telecomunicaciones de la Región Metropolitana, mediante la cual se dispuso la suspensión de la autorización concedida a la Municipalidad de Calera de Tango para otorgar licencias de conducir, por el plazo de 30 días corrido.

Considerandos relevantes.

Quinto: Que semejante exigencia supone, como es evidente, que las razones arguidas por la autoridad hallen sustento en la realidad, vale decir, que se condigan con los antecedentes fácticos del caso en concreto, pues, de lo contrario, solo se estaría dando cumplimiento de manera formal y meramente formularia al cumplimiento de la obligación en comento.

Sexto: Que los elementos de juicio expuestos en lo que precede, dejan en evidencia los problemas de motivación que afectan al acto recurrido, proceder que no se condice con las exigencias previstas para una resolución como la que ha sido impugnada, pues la fundamentación del acto administrativo es un elemento de su esencia, cuya existencia siempre está bajo el control de la judicatura, tanto más si se considera que la actuación de la Administración exige la exposición clara y concreta de motivos que den sustento y racionalidad a sus actos, en lugar de otorgarle una mera apariencia de seriedad, regularidad y razonabilidad.

Séptimo: Que, en consecuencia, por carecer el acto censurado de todo fundamento que permita entender y que entregue soporte a la decisión contenida en él, forzoso es concluir que el acto impugnado es ilegal, pues en su emisión no se cumplieron las exigencias previstas en los artículos 11 y 41 de la Ley N° 19.880, desde que carece de fundamentos de hecho que expliquen, la decisión allí adoptada, pese a que por su intermedio se afectan los derechos del órgano municipal.

Octavo: Que establecido lo anterior cabe consignar, asimismo, que el acto impugnado no solo constituye un acto ilegal, sino que además resulta arbitrario, puesto que la referida ausencia de motivos que justifiquen la determinación en él contenido demuestra que ha obedecido al mero capricho de la autoridad que la expidió.

Noveno: Que el acto censurado en autos vulnera, en consecuencia, el derecho de igualdad ante la ley contemplado en el artículo 19 N° 2 de la Constitución Política de la República, toda vez que establece un tratamiento distinto al municipio afectado, que ha visto alterado su regular funcionamiento, sin que se hayan hecho valer elementos de juicio que expliquen de manera suficiente semejante decisión, razón por la que el recurso de protección debe ser acogido.


3. Corte Suprema

Recurso de protección. Otorgamiento de Licencia de Conducir Clase B, con las restricciones de manejar sólo vehículos automáticos y por el plazo de seis meses. Director del Tránsito no realizó evaluación técnica que determine si la condición física del actor es apta e idónea para desempeñar la conducción de un vehículo motorizado. Incumplimiento del deber de motivar la decisión otorgar licencia de conducir con restricciones.

Fecha Sentencia: 31/12/2020

Cita Online: CL/JUR/186130/2020

Ver texto completo

Hechos:

La Corte Suprema confirma la sentencia impugnada, con declaración de acoger la acción constitucional deducida, sólo en cuanto la Dirección del Tránsito de la Municipalidad de Calama deberá someter al actor a una nueva evaluación psicosensométrica que se ajuste a la normativa dictada sobre la materia

Considerandos relevantes.

Quinto: Que, teniendo presente las normas antes transcritas, del mérito de los antecedentes señalados por las partes es posible colegir que la resolución adoptada por el Director del Tránsito de Calama se sustenta únicamente en las dificultades motoras que presenta el actor en su brazo izquierdo, condición que lo caracteriza, que resulta apreciable a simple vista y que ha sido cuantificada por la autoridad competente en un 50% de discapacidad. Sin embargo, no consta que la autoridad comunal recurrida, debiendo hacerlo, haya examinado cómo ese grado de discapacidad física puede incidir en el desempeño del actor en la conducción de un vehículo motorizado, que justifique las restricciones impuestas al momento de concederle la Licencia no profesional Clase B.

En efecto, el actor fue evaluado dentro de rango en los exámenes psicométrico y sensométrico, en tanto que en entrevista médica, el Dr. se limitó a observar la dificultad motora que el actor presenta en su brazo izquierdo, sin que el referido profesional haya evaluado cómo esa condición incidía en la conducción de un vehículo motorizado, que era precisamente el objeto de su intervención en el procedimiento, limitándose tan solo a describir al actor físicamente, lo que resulta insuficiente para determinar su aptitud física en relación con la habilidad que se requiere para conducir un vehículo motorizado.

Similar omisión se incurrió en el examen práctico, aprobado por el actor, pesquisando el evaluador únicamente cuatro faltas leves y una grave que no se condice con su dificultad motora, sino con no señalizar en viraje o hacerlo mal, no respetar distancia, ajuste espejo y asiento, no respetar demarcaciones y no observar el tráfico, para luego señalar en las observaciones «sólo automático… presenta problemas notorios de movilidad en su brazo izquierdo para realizar maniobras de viraje y pasar cambios del vehículo». La anotada observación, sólo importa una descripción física del actor, más no una real valoración de su aptitud para desempeñar la conducción de un vehículo motorizado, ya sea automático o mecánico, pues nada se señaló en cuanto a cómo su particular condición determinaría una disminución de su capacidad física para esa determinada actividad, explicando las diferencias de ello dependiendo si se trata de un vehículo mecánico o automático, cuanto más si no se observaron faltas en la evaluación a ese respecto, la que precisamente se realizó en un vehículo mecánico.

Sexto: Que, en consecuencia, el actuar de la recurrida no se ajustó a la normativa que regula la materia, al no haberse realizado una evaluación técnica que determinaran si la condición física del actor es apta e idónea para desempeñar la conducción de un vehículo motorizado, ya sea automático o mecánico, explicitando los fundamentos de la misma, motivación que resulta indispensable para objetivar la decisión y no dejarlo entregado a la simple discreción de la Administración, con la subsecuente restricción de los derechos de la recurrente.