Título del Proyecto:
Modifica diversos cuerpos legales para establecer la mayoría de edad como un requisito esencial para la celebración del matrimonio

Etapa en que se encuentra:
– Segundo trámite constitucional (Senado)

Fecha de Ingreso:
Jueves 11 de noviembre, 2021


La iniciativa deroga y armoniza normas de diversos cuerpos legales en los que se establecía la posibilidad de contraer matrimonio entre los 16 y 17 años.

La Sala de la Cámara aprobó el proyecto que establece la mayoría de edad como un requisito esencial para la celebración del matrimonio (boletín 14700). La iniciativa, que contó con 118 votos a favor, 8 en contra y 17 abstenciones, fue despachada a segundo trámite, al Senado.

El objetivo de la propuesta es actualizar la normativa chilena a los estándares internacionales de derechos humanos de niños, niñas y adolescentes. En esta línea, modifica la Ley de Matrimonio Civil, estableciendo la nulidad del matrimonio de un menor de edad. Esta no podrá sanearse ni por voluntad de las partes, ni por lapso de tiempo.

Junto a ello, señala que las personas que se casaron siendo menores de edad, podrán solicitar la acción de divorcio unilateralmente o de común acuerdo, sin encontrarse afectas a la acreditación del cese de convivencia. En el proyecto también se deroga la norma establecida en la Ley de Menores sobre el juicio de disenso.

La iniciativa comenzará a regir desde la fecha de su publicación y no altera el valor de los matrimonios celebrados con anterioridad a su vigencia.

A favor

El informe lo rindió la diputada Ana María Bravo (PS), presidenta de la Comisión de Familia, instancia que analizó y aprobó la propuesta por unanimidad.

En el debate intervinieron a favor las y los diputados independientes Hotuiti Teao y Mercedes Bulnes. De Revolución Democrática, Jaime Sáez y Maite Orsini, y del PC, Lorena Pizarro y Karol Cariola.

También anunciaron su apoyo al proyecto los diputados UDI Daniel Lilayu y Felipe Donoso, junto a la diputada Ximena Ossandón (RN).

Las y los parlamentarios señalaron que este proyecto es un “acto civilizatorio”. Destacaron que las niñas, niños y adolescentes tienen el derecho de disfrutar libremente esta etapa de sus vidas. Esto, sobre todo, cuando se conoce de los riesgos de sufrir violencia doméstica, sexual y económica a los que están expuestas, principalmente, las adolescentes.

Criticaron que, entre 2018 y 2020, el promedio de diferencia de edad entre cónyuges era de 20 años, lo que establece claras asimetrías de poder. Además, alertaron que, entre 2010 y 2020, se registraron 1799 matrimonios adolescentes.

Observaciones en contra

Argumentaron en contra de la propuesta los diputados del Comité del Partido Republicano Luis Sánchez, Leonidas Romero, Johannes Kaiser, Cristián Araya y Agustín Romero. Junto a ellos, también intervino el diputado Jorge Rathgeb (RN).

Los parlamentarios criticaron que, para otras materias, las y los adolescentes sí puedan tomar decisiones siendo menores de edad. Esto, evaluaron, refleja incongruencias entre las normas, que no protegen el derecho de los padres a educar a sus hijos.

Además, sostuvieron que el proyecto sería un “ataque a la institución del matrimonio”. Ello, dado que, de esta forma, se dejaría en la indefensión a una mujer con un embarazo adolescente, impidiendo que su hijo tenga el derecho a nacer en una familia.

Ver Boletín N° 14700-18

Fuente: www.camara.cl