1. Corte de Apelaciones de Santiago. Recurso de protección. Negativa de madre a autorizar transfusión sanguínea a menor de edad, por motivos religiosos. Colisión entre derecho a la vida con derecho a la libertad de religión y/o culto. Oponerse a procedimientos necesarios o excluir un tipo de tratamiento atenta contra el interés superior del niño y de su vida.

2. Corte de Apelaciones de La Serena. Recurso de protección. Negativa de paciente a recibir transfusión sanguínea por ser Testigo de Jehová. Derecho a la vida como presupuesto necesario y lógico para el ejercicio de otros derechos subjetivos. Inexistencia de jerarquía no derechos absolutos. Libertad de conciencia invocada por la paciente. Forma de solucionar los casos en que los encuentran imposibilitados de manifestar su consentimiento informado respecto de la práctica de alguna intervención médica. Antecedentes permiten establecer que paciente modificó su voluntad primitiva respecto a la transfusión sanguínea. Test de necesidad impone la exigencia de recurrir a toda otra terapia médica alternativa a fin de preservar incólume la libertad de creencia de la paciente.

3. Corte de Apelaciones de Valparaíso. Recurso de protección. Negativa a autorizar transfusión de sangre a persona testigo de Jehová. Pacientes pueden rechazar procedimientos que resultan invasivos en su cuerpo en cuanto no infrinja el ordenamiento jurídico constituyendo una práctica eutanásica. Recurrente está facultada para negarse a que se le practique transfusión de sangre en virtud de su libertad de conciencia. Solicitud de la recurrente para que se ordene judicialmente la transfusión sanguínea importa un acto arbitrario. Vulneración del derecho a la integridad psíquica de la paciente y su libertad de conciencia.


Estimados usuarios:

Para visualizar estas sentencias debe tener iniciada su sesión en Westlaw, en caso de solicitársele clave OnePass, por favor, comunicarse con nuestra área de servicio al cliente al 22510 5000.


1. Corte de Apelaciones de Santiago.

Recurso de protección. Negativa de madre a autorizar transfusión sanguínea a menor de edad, por motivos religiosos. Colisión entre derecho a la vida con derecho a la libertad de religión y/o culto. Oponerse a procedimientos necesarios o excluir un tipo de tratamiento atenta contra el interés superior del niño y de su vida.

Fecha Sentencia: 02/08/2021

Cita online: CL/JUR/67389/2021

Ver texto completo

Hechos:

Hospital recurre de protección en favor del niño de 13 años y en contra la madre del protegido, por negarse a autorizar transfusión sanguínea al menor de edad por motivos religiosos. Analizado lo expuesto, la Corte de Apelaciones acoge la acción de protección deducida.

Considerandos relevantes.

Séptimo: Que, como es posible de advertir, se encuentran en colusión el derecho a la vida con el derecho a la libertad de religión y/o culto, previstas en el artículo 19 N° 1 y 6, respectivamente, de la Constitución Política de la República.

En efecto, señala la primera disposición que la Constitución asegura a todas las personas «El derecho a la vida y a la integridad física y psíquica de la persona»; en tanto que, la segunda norma garantiza a todas las personas «La libertad de conciencia, la manifestación de todas las creencias y el ejercicio libre de todos los cultos que no se opongan a la moral, a las buenas costumbres o al orden público».

Octavo: Que, la primera garantía constitucional, por medio de la cual se asegura la vida y la integridad física y psíquica de las personas, es prácticamente de carácter absoluto; ya que hay algunas sentencias en que se le reconoce la primacía de su libertad de culto, a personas adultas, que han optado ellas mismas, en el pleno ejercicio de sus facultades, por no realizar tal tratamiento.

En el caso de marras, no se debe perder de vista que el adolescente a favor de quien se recurre sólo puede manifestar su voluntad a través de los actos de su representante legal, en este caso, la madre recurrida.

Noveno: Que, la representación legal que la madre tiene respecto de su hijo, por sufrir la patología descrita por el médico tratante que genera un cuadro de anemia aguda que requiere de transfusión sanguínea para salvarle la vida, no le permite optar por una terapia que permita la recuperación del menor y excluir otra por las razones que sea.

Ella y el grupo familiar a cargo deben someterse a todas las prescripciones, tratamientos y acciones médicas que los facultativos a cargo de la atención del niño consideren que son necesarios para salvaguardar la vida de su hijo. No hacerlo, oponerse a ello, o simplemente excluir un tipo de tratamiento es atentar contra el interés superior del niño y de su vida.

Claramente el derecho previsto en el numeral 6° del artículo 19 de la Constitución Política de la República, cede en beneficio del derecho a la vida.


2. Corte de Apelaciones de La Serena.

Recurso de protección. Negativa de paciente a recibir transfusión sanguínea por ser Testigo de Jehová. Derecho a la vida como presupuesto necesario y lógico para el ejercicio de otros derechos subjetivos. Inexistencia de jerarquía no derechos absolutos. Libertad de conciencia invocada por la paciente. Forma de solucionar los casos en que los encuentran imposibilitados de manifestar su consentimiento informado respecto de la práctica de alguna intervención médica. Antecedentes permiten establecer que paciente modificó su voluntad primitiva respecto a la transfusión sanguínea. Test de necesidad impone la exigencia de recurrir a toda otra terapia médica alternativa a fin de preservar incólume la libertad de creencia de la paciente.

Fecha Sentencia: 02/09/2020

Cita Online: CL/JUR/127930/2020

Ver texto completo

Hechos:

Hospital Provincial de Ovalle interpone recurso de protección a favor de paciente, se solicita resolver sobre la pertinencia o no de someter a la paciente a una transfusión sanguínea, atendida su negativa a dicho tratamiento en virtud sus creencias religiosas y la necesidad imperiosa de practicar el mismo, en razón de su grave estado de salud. La Corte de Apelaciones acoge la acción constitucional deducid.

Considerandos relevantes.

SEPTIMO: Que, como cuestión preliminar, cabe consignar como postulado esencial la concepción del derecho a la vida como presupuesto necesario y lógico para el ejercicio de otros derechos subjetivos, pero no por ello más importante que aquellos. De lo anterior, se colige que, en cuanto al resto de las garantías fundamentales, no existe jerarquía ni tampoco existen derechos absolutos, consideración que en la especie corresponde efectuar tanto respecto del derecho a la vida cuya protección promueve el recurrente Hospital Provincial de Ovalle como también respecto de la libertad de conciencia que invocare en su oportunidad la paciente.

NOVENO: Que, para solucionar aquellos casos en los cuales pacientes se encuentran imposibilitados de manifestar su consentimiento informado respecto de la práctica de alguna intervención médica, la doctrina comparada, particularmente el autor Ronald Dworkin, ha indicado que corresponde distinguir entre los «intereses de experiencia o volitivos» y los «intereses críticos» del individuo. Los primeros, se vinculan con el placer o dolor que, en general, las personas obtienen al realizar las distintas actividades de la vida, intereses que si bien son importantes, estarían supeditados a los intereses críticos, que son aquellos cuya satisfacción hace que las vidas sean genuinamente mejores, y cuyo no reconocimiento sería erróneo y las empeoraría. De ahí que, sobre la base del principio de autonomía moral, Dworkin reconoce la identidad de un paciente al descubrir y definir sus intereses críticos, de manera que resulta necesario especialmente para los jueces indagar en ellos al momento de establecer si un tratamiento médico se opone o no a sus mejores intereses.

En este escenario, y como es dable apreciar a partir de los hechos asentados en el considerando que antecede, se advierte que si bien la paciente en un principio manifestó su oposición a la práctica de transfusiones sanguíneas, con posterioridad, en forma libre y voluntaria, decidió someterse a la transfusión de glóbulos rojos.

La circunstancia anterior no resulta baladí, desde el momento en que permite indagar a estos sentenciadores respecto de los intereses críticos de la paciente, denotando la modificación de su voluntad primitiva, modificación que se condice con su evolución clínica desfavorable y que permite sostener razonablemente a este tribunal que, habido el estado de salud actual de la paciente riesgo vital , aquella hubiese autorizado ser objeto de una transfusión sanguínea.

A lo anterior cabe abonar lo referido en el considerando séptimo del presente fallo, en orden a la concepción de la vida como presupuesto esencial del ejercicio de todas las demás garantías constitucionales, y en particular, de la libertad de conciencia de la cual es titular la paciente.

DECIMO: Que, sin perjuicio de lo referido anteriormente, el test de necesidad que supone la técnica de la ponderación impone la exigencia de recurrir a toda otra terapia medica alternativa a fin de preservar incólume la libertad de creencia de la paciente, y solo en el evento de no lograrse el resultado deseado mediante la aplicación de aquellos tratamientos, es que corresponderá someter a la protegida a una transfusión sanguínea, a fin de evitar un mal mayor como sería la privación absoluta y definitiva de su libertad religiosa asociada indefectiblemente a su muerte.

UNDECIMO: Que, por todo lo anteriormente expuesto es que corresponde acoger la presente acción, en los términos que se indicarán en lo resolutivo.


3. Corte de Apelaciones de Valparaíso.

Recurso de protección. Negativa a autorizar transfusión de sangre a persona testigo de Jehová. Pacientes pueden rechazar procedimientos que resultan invasivos en su cuerpo en cuanto no infrinja el ordenamiento jurídico constituyendo una práctica eutanásica. Recurrente está facultada para negarse a que se le practique transfusión de sangre en virtud de su libertad de conciencia. Solicitud de la recurrente para que se ordene judicialmente la transfusión sanguínea importa un acto arbitrario. Vulneración del derecho a la integridad psíquica de la paciente y su libertad de conciencia.

Fecha Sentencia: 27/05/2020

Cita Online: CL/JUR/35032/2020

Ver texto completo

Hechos:

Se deduce acción de protección a favor una persona, Testigo de Jehová, en contra de responsable de haber impedido la transfusión de sangre necesaria para salvar la vida de la recurrente. Analizado lo expuesto, la Corte de Apelaciones rechaza la acción de protección intentada.

Considerandos relevantes.

Séptimo: Que, de acuerdo a los antecedentes que constan en el proceso, la recurrente en este casi la paciente y la recurrida expresó su negativa a que se le practicase transfusión de sangre, sustentando su decisión en el derecho fundamental de libertad de conciencia. Es preciso señalar que en el presente caso, se observa que la decisión también encuentra sustento en el derecho a preservar su integridad física, es por tal circunstancia que se inscribe dentro de su capacidad de determinación rechazar procedimientos que resultan invasivos en su cuerpo, respecto del cual tiene plena libertad en cuanto no infrinja el ordenamiento jurídico. En efecto, el artículo 14 de la Ley N° 20.584, la cual regula los derechos y deberes que tienen las personas en relación con acciones vinculadas a su atención en salud, reconoce en sus dos primeros incisos el derecho al rechazo de todo tipo de procedimientos o tratamientos (faz negativa del principio del consentimiento informado que dicha le consagra): «Toda persona tiene derecho a otorgar o denegar su voluntad para someterse a cualquier procedimiento o tratamiento vinculado a su atención de salud, con las limitaciones establecidas en el artículo 16 (pacientes terminales). Este derecho debe ser ejercido en forma libre, voluntaria, expresa e informada, para lo cual será necesario que el profesional tratante entregue información adecuada, suficiente y comprensible, según lo establecido en el artículo 10. En ningún caso el rechazo a tratamientos podrá tener como objetivo la aceleración artificial de la muerte, la realización de prácticas eutanásicas o el auxilio al suicidio»

Octavo: Que la paciente, es una persona adulta de setenta y cuatro años de edad, titular de los derechos fundamentales antes aludidos, que otorgó su Declaración Previa de Voluntad para la Atención Médica y dando poder al recurrido, en pleno uso de sus facultades mentales, sin coacción ni engaño y sin que nadie haya influido indebidamente en su decisión, como suscribe la ministro de fe de su declaración jurada, por tanto «conoce claramente las eventuales consecuencias de su decisión, capacidad que permite concluir que está plenamente facultada para decidir en la forma que lo hizo, aun cuando la circunstancia de hacer prevalecer su derecho fundamental a la libertad de conciencia pudiese afectar otro derecho que en primer lugar a ella le corresponde decidir» considerando décimo de la sentencia antes aludida .

Noveno: Que, frente a lo que se discurre, su negativa en realizarse una transfusión sanguínea, no trasunta en obtener de la recurrente se le realice una práctica eutanásica, se la ayude a suicidarse o se colabore con un propósito asociado con un proceso de muerte. Por otro lado, su rechazo no es caprichoso, sino el reflejo de sus creencias, que importa respetar en función de su derecho a la libertad de conciencia y también a su dignidad.

Décimo: Que, en base a lo que se viene reflexionando, la solicitud de la recurrente en orden a que se ordene judicialmente la transfusión sanguínea importa un acto arbitrario que carece de fundamento, porque importa afectar la integridad psíquica de la paciente y su libertad de conciencia, protegidos por el artículo 19 N° 1 y 6 de la Constitución Política de la República, lo que conduce a desestimar el arbitrio.