Compartir:

1. Corte de Apelaciones de Santiago. Procedimiento arbitral. En todo contrato se entenderán incorporadas las leyes vigentes al tiempo de su celebración. Además de las normas del Código de Comercio para el contrato de seguro deber estarse a lo expresamente regulado por las partes en la respectiva póliza. Buena fe. Deber del asegurado de proporcionar una información veraz y completa acerca del riesgo que desea asegurar y deber de la aseguradora de ofrecer coberturas que esté en condiciones de cumplir. Causa de fallecimiento del asegurado dice relación con una afección hepática crónica con anterioridad a la firma del contrato y no fue declarada por el asegurado.

2. Corte de Apelaciones de Santiago. Recurso de protección. Negativa de compañía de seguros de otorgar cobertura a hospitalización de alto costo. Actora omitió información relevante al momento de contratar, declaración de salud adoleció de omisiones e inexactitudes. Omisión por parte de la recurrente puso en situación que lo denunciado y que pretendía quedara dentro de los términos del contrato, quedara sin cobertura. Inexistencia de arbitrariedad o ilegalidad alguna.

3.Corte de Apelaciones de Santiago. Cumplimiento de contrato de seguro de incendio. Ejecución del contrato de seguro de acuerdo con el principio de la buena fe. Obligación del asegurado de declarar sinceramente las características del objeto asegurado. Demandante que no declara sinceramente el destino del bien inmueble objeto del contrato. Excepción de contrato no cumplido, acogida. Voto disidente: Carga de la prueba corresponde a la demandada. Informe del liquidador no es suficiente para acreditar que el inmueble tiene la calidad de comercial. Aseguradora demandada no cumple su carga de preguntar adecuadamente acerca de los riesgos.


Estimados usuarios:

Para visualizar estas sentencias debe tener iniciada su sesión en Westlaw, en caso de solicitársele clave OnePass, por favor, comunicarse con nuestra área de servicio al cliente al 22510 5000.


1. Corte de Apelaciones de Santiago.

Procedimiento arbitral. En todo contrato se entenderán incorporadas las leyes vigentes al tiempo de su celebración. Además de las normas del Código de Comercio para el contrato de seguro deber estarse a lo expresamente regulado por las partes en la respectiva póliza. Buena fe. Deber del asegurado de proporcionar una información veraz y completa acerca del riesgo que desea asegurar y deber de la aseguradora de ofrecer coberturas que esté en condiciones de cumplir. Causa de fallecimiento del asegurado dice relación con una afección hepática crónica con anterioridad a la firma del contrato y no fue declarada por el asegurado.

Fecha Sentencia: 04/01/2022

Cita online: CL/JUR/18/2022

Ver texto completo

Hechos:

Procedimiento arbitral. La Corte de Apelaciones rechaza el recurso de casación en la forma y confirma la sentencia dictada por el Juez árbitro.

Considerandos relevantes.

Noveno: Que, debe prevenirse que, de conformidad a la Ley sobre efecto retroactivo de las leyes, de 7 de octubre de 1861, en su artículo 22, en todo contrato se entenderán incorporadas las leyes vigentes al tiempo de su celebración. Así las cosas, atendida la época en que se produjo tanto la contratación de las respectivas pólizas, como el fallecimiento del asegurado, se deberá estar a lo estatuido en el antiguo título VIII del Libro Segundo del Código de Comercio, que contenía la regulación del contrato de seguro.

Décimo: Que, la doctrina de la época, sustentada principalmente por el profesor Osvaldo Contreras Strauch, señalaba en cuanto a la naturaleza de las normas que regulan el contrato de seguro, que «las normas chilenas que regulan el contrato de seguro son por naturaleza dispositivas, es decir, supletorias de la voluntad de las partes» (En Contreras, Osvaldo. El contrato de seguro. Editorial Jurídica La Ley, 2002. p. 20). De aquello, entonces, resulta que además de las prescripciones que contemplaba el Código de Comercio para el contrato de seguro, se debe estar a lo expresamente regulado por las partes en la respectiva póliza.

Undécimo: Que, el antiguo artículo 556 del Código de Comercio, el cual dispone el conjunto de obligaciones a las que se encuentra sujeto el asegurado, señala en su numeral 1° el «declarar sinceramente todas las circunstancias necesarias para identificar la cosa asegurada y apreciar la extensión de los riegos».

Dicha obligación del asegurado, no es más que una manifestación de un principio rector en materia de contratación de seguros, esto es, el de la máxima buena fe, que mantiene algunos matices con el principio de buena fe regulada en el artículo 1546 del Código Civil. La máxima buena fe se traduce en una doble faz: por una parte, en el deber del asegurado de proporcionar una información veraz y completa acerca del riesgo que desea asegurar, y por la otra, el deber de la aseguradora de ofrecer coberturas que esté en condiciones de cumplir.

Décimo sexto: Que, a la luz de lo expresamente pactado por las partes, resulta ser un hecho que la causa de fallecimiento del asegurado decía relación con una afección hepática crónica, que ya había sido detectada en el año 2008, según da cuenta el documento de foja 214 del expediente arbitral, la impresión diagnóstica de la facultativa era que el asegurado presentaba una «enfermedad colestásica crónica ductopenica, con fibrosis en puente y luego actividad hepática. Hemosiderosis hepática grado 2», situación que no fue declarada por el asegurado, lo que constituye una omisión por parte del asegurado en cuanto a declarar su condición de salud, y que en las 3 oportunidades en que tuvo que hacerlo, declaró desconocer dicha situación.

Décimo séptimo: Que, en consecuencia, debe necesariamente concluirse que la sentencia fue ajustada a derecho y a base de los antecedentes debidamente aparejados por las partes del juicio, lo que fuerza entonces a desestimar el recurso de apelación deducido en contra de la sentencia arbitral de primera instancia.


2. Corte de Apelaciones de Santiago.

Recurso de protección. Negativa de compañía de seguros de otorgar cobertura a hospitalización de alto costo. Actora omitió información relevante al momento de contratar, declaración de salud adoleció de omisiones e inexactitudes. Omisión por parte de la recurrente puso en situación que lo denunciado y que pretendía quedara dentro de los términos del contrato, quedara sin cobertura. Inexistencia de arbitrariedad o ilegalidad alguna.

Fecha Sentencia: 08/07/2021

Cita Online: CL/JUR/61938/2021

Ver texto completo

Hechos:

Particular interpone recurso de protección en contra de compañía de seguros, señala como arbitraria e ilegal la decisión de no otorgar cobertura a hospitalización de alto costo. La Corte de Apelaciones rechaza la acción constitucional deducida.

Considerandos relevantes.

Sexto: Que, entrando al fondo, señala que rechazó la cobertura en cuestión, puesto que el siniestro que se pretendía cobrar tenía origen, según pudo verificar, en el hecho que la asegurada había celebrado el contrato de seguro con prescindencia absoluta de buena fe, toda vez que ocultó y omitió información relevante para la determinación de su riesgo y la evaluación de las condiciones de contratación.

Séptimo: Que, lo anterior se desprende de los antecedentes a la contratación, puesto que, para poder contratar el seguro, se le requirió a la recurrente respuesta a la declaración de salud, pidiendo expresamente que contestara la siguiente pregunta:

«¿Usted o alguien de su grupo de asegurados padece o ha padecido alguna de las enfermedades, situaciones o condiciones de salud que se detallan en el Listado Genérico, está embarazada, o actualmente se encuentra sometido a un diagnóstico en estudio para alguna patología?», a continuación, la declaración contiene una enumeración de diferentes patologías.»

Al responder la posible asegurada, omitió declarar que a la fecha de la propuesta de salud se había realizado tres intervenciones quirúrgicas, dos de ellas en sus mamas, como también omitió el diagnóstico de mastalgia y contractura capsular grado 3 de su mama derecha, así como de secreción amarillenta de la mama derecha, que fue el motivo de la realización de una serie de exámenes.

Octavo: Que, la anterior afirmación, si bien no es controvertida por la actora, sí sostiene que omitió la especificación de sus antecedentes médicos porque le consultó a la vendedora y ésta le habría manifestado que una operación de implantes no era necesario informarla.

Noveno: Que, en ese orden de ideas, se debe tener presente que dentro de las obligaciones que asumía el asegurado al contratar, se encontraba la de «declarar sinceramente todas las circunstancias que solicite el Asegurador para identificar el riesgo Asegurado y apreciar su extensión».

Décimo: Que, en directa relación con lo señalado precedentemente, la actora contaba con antecedentes de salud previos a la suscripción del contrato de seguro, a saber:

implantes mamarios en el año 2010, con mastalgia y cirugía al efecto no declarados en la propuesta de seguros.

exámenes realizados en el año 2015 mostraban nódulo a mama derecha hacia la cola mamaria en zona central y anterior a la prótesis, se identifican dos imágenes nodulares, la primera de bordes irregulares.

resonancia magnética mamaria de fecha 22 de marzo de 2017, que impresiona pequeños nódulos mamarios quísticos y otros con características benignas, que deben ser evaluados en forma dirigida.

Vale dejar constancia que el contrato de seguro de salud se suscribió con fecha 19 de diciembre de 2019.

Undécimo: Que la realidad es que se había visto aquejada por diferentes afecciones a sus mamas, que si tenían su origen en implantes mamarios, iban mucho más allá de esa situación puntual, ya que tres intervenciones quirúrgicas, la existencia de una dislipidemia, de micro calcificaciones, nódulos y secreciones de su mama derecha, todas anteriores a la contratación del seguro, no son afecciones o patologías que pudieren omitirse, ni excusarse en lo que le indicó la vendedora del seguro, que no era necesario mencionarlos.

La declaración era de ella y debió ser consistente con la realidad de su estado de salud.

Duodécimo: Que, por lo anterior, el informe del liquidador consigna: «Se concluye que el evento es causa de enfermedad en estudio conocida antes del inicio de vigencia de la Póliza la cual no fue declarada. Se rechaza siniestro por Reticencia o inexactitud en la Declaración Personal de Salud de la Propuesta de Seguro.».

Décimo Tercero: Que, así las cosas, todas las afecciones que padeció e intervenciones a las que tuvo que ser sometida lo fueron con posterioridad a la contratación del seguro, el 19 de diciembre de 2019, por lo que quedaron fuera de aquél, cuya póliza N° 10695 inició su vigencia el 1 de enero de 2020, siendo el evento hospitalario denunciado de fecha el 7 de abril de 2020.

Décimo Cuarto: Que, finalmente todas las alegaciones del recurrente en el sentido que antes de contratar con la recurrida un seguro de salud no tenía un diagnóstico preciso de cáncer, no son determinantes para los efectos de resolver, ya que lo que se le reprocha es haber omitido información relevante al momento de contratar, puesto que su declaración de salud adoleció de omisiones e inexactitudes.

Décimo Quinto: Que, dado todo lo señalado precedentemente, no se configura la vulneración de la garantía denunciada como infringida, el derecho de propiedad, puesto que si omitió información relevante de su estado de salud, para los efectos de ser evaluada al momento de contratar, precisamente un seguro de salud, mal se puede imputar ahora a la recurrida un actuar arbitrario, ésta sólo en base a sus propios antecedentes médicos comprobados y no declarados, rechazó el siniestro; fue la actora la que se puso en situación que lo denunciado, y que pretendía quedara dentro de los términos del contrato, quedara sin cobertura.


3. Corte de Apelaciones de Santiago.

Cumplimiento de contrato de seguro de incendio. Ejecución del contrato de seguro de acuerdo con el principio de la buena fe. Obligación del asegurado de declarar sinceramente las características del objeto asegurado. Demandante que no declara sinceramente el destino del bien inmueble objeto del contrato. Excepción de contrato no cumplido, acogida. Voto disidente: Carga de la prueba corresponde a la demandada. Informe del liquidador no es suficiente para acreditar que el inmueble tiene la calidad de comercial. Aseguradora demandada no cumple su carga de preguntar adecuadamente acerca de los riesgos.

Fecha Sentencia: 28/05/2021

Cita Online: CL/JUR/57540/2021

Ver texto completo

Hechos:

Demandante deduce recurso de apelación en contra de la sentencia de primera instancia, que acogió la excepción de contrato no cumplido y rechazó la acción de cumplimiento forzado de contrato de seguro de incendio. Analizado lo expuesto, La Corte de Apelaciones confirma la sentencia apelada, con voto en contra.

Considerandos relevantes.

Séptimo: Que, de esta manera, la asegurada no puede, al momento de contratar un seguro, ocultar un hecho o característica esencial que pueda influir en el ánimo del asegurador, al decidir si le conviene aceptar o denegar el riesgo que se le propone. De tal manera, que al haber declarado que el bien objeto del inmueble era con destino habitacional cuando en realidad era con destino comercial, la hace incurrir en un incumplimiento flagrante de la obligación contenida en el artículo 524 N° 1 del Código de Comercio, al no declarar sinceramente el destino del bien inmueble objeto del contrato de seguro, vulnerando con ello el principio de máxima buena fe que rige en estas materias.

Octavo: Que, así las cosas, la pretendida aplicación que busca la actora del artículo 515 inciso 3° del Código de Comercio, para sostener que la demandada no puede probar lo contrario a lo estipulado en la póliza, importaría tolerar la omisión cometida por la asegurada de declarar de manera sincera las circunstancias que rodean al bien objeto del seguro, tergiversando el contenido de dicho precepto normativo.

Décimo (Voto disidente): Por el contrario, en este acápite la demandada también levanta la tesis de que habría agravamiento del riesgo o incumplimiento al tratarse de un inmueble abandonado. Pero, además del decisivo defecto probatorio ya referido, en este punto debe considerarse adicionalmente que es la propia aseguradora quien no cumplió su carga de preguntar adecuadamente acerca de los riesgos. Tal es lo que dispone con claridad el artículo 525 del Código de Comercio y es sostenido por la doctrina moderna, en línea con la modernización de los principios rectores del contrato de seguro operada en virtud de la Ley N° 20667, del año 2013. Por el contrario, en autos se observa un escueto formulario que no indaga, para efectos del seguro de incendio, sobre si el inmueble está o no deshabitado o si se están realizando trabajos de acondicionamiento o de otro tipo en su interior. Por lo tanto, no se puede atribuir al asegurado omisión alguna a este respecto, pues no recaía sobre él ningún deber; sino que la omisión corresponde al asegurador, merced a su carga legal de preguntar debida y oportunamente sobre el riesgo asegurado, cuyo incumplimiento tiene el efecto de obligarle a absorber todo riesgo del que no haya tenido los recaudos suficientes para conocer en la indagación.

Compartir: