1. Corte de Apelaciones de Santiago. Recurso de protección. Aumento del precio plan de salud por incorporación de una nueva carga. Procedimiento empleado para ajustar el contrato de salud se ha ceñido estrictamente a la legalidad. Improcedencia de reprochar a la Isapre el multiplicar el precio base del plan de salud por el denominado «factor de riesgo». Inexistencia de arbitrariedad o ilegalidad alguna. Voto disidente: Contratos de salud no pueden ser objeto de alzas por aplicación de las tablas de factores de edad y sexo, pues carecen de validez jurídica. Improcedencia que Isapres aumenten precio de plan de salud por incorporación de una nueva carga legal por un evento natural, nacimiento de un hijo. Vulneración del derecho de propiedad y de la igualdad ante la ley.

2. Corte de Apelaciones de San Miguel. Recurso de protección. Aumento del precio plan de salud por incorporación de una nueva carga. Contratos de salud no pueden ser objeto de alzas por aplicación de las tablas de factores de edad y sexo, pues carecen de validez jurídica. Improcedencia que Isapres aumenten precio de plan de salud por incorporación de una nueva carga legal por un evento natural, nacimiento de un hijo. Vulneración del derecho de propiedad, de la igualdad ante la ley y de la libre elección del sistema de salud.

3. Corte de Apelaciones de Concepción. Recurso de protección. Alza de plan de salud por incorporar como beneficiario a hijo de la recurrente. Aumento desproporcionado de precio carente de justificación resulta arbitrario e ilegal. Vulneración del derecho de propiedad. Aumento de costos afecta derecho a optar por el sistema de salud.


Estimados usuarios:

Para visualizar estas sentencias debe tener iniciada su sesión en Westlaw, en caso de solicitársele clave OnePass, por favor, comunicarse con nuestra área de servicio al cliente al 22510 5000.


1. Corte de Apelaciones de Santiago.

Recurso de protección. Aumento del precio plan de salud por incorporación de una nueva carga.  Procedimiento empleado para ajustar el contrato de salud se ha ceñido estrictamente a la legalidad. Improcedencia de reprochar a la Isapre el multiplicar el precio base del plan de salud por el denominado «factor de riesgo». Inexistencia de arbitrariedad o ilegalidad alguna. Voto disidente: Contratos de salud no pueden ser objeto de alzas por aplicación de las tablas de factores de edad y sexo, pues carecen de validez jurídica. Improcedencia que Isapres aumenten precio de plan de salud por incorporación de una nueva carga legal por un evento natural, nacimiento de un hijo. Vulneración del derecho de propiedad y de la igualdad ante la ley.

Fecha Sentencia: 02/09/2021

Cita online: CL/JUR/72348/2021

Ver texto completo

Hechos:

Afiliada a Isapre interpone recurso de protección en contra de dicha institución, señala como arbitraria e ilegal la decisión de aumentar el precio de su plan de salud por la incorporación de su hijo que está por nacer. La Corte de Apelaciones rechaza, con voto de disidencia, la acción constitucional deducida.

Considerandos relevantes.

Sexto: Como puede apreciarse, es incuestionable que la legislación actualmente vigente que considera por cierto la derogación dispuesta por el Tribunal Constitucional en la sentencia recaída en la causa Rol N° 1710 2010 contempla que, para determinar el precio que el afiliado deberá pagar por el plan de salud, se aplique, al precio base de éste, el o los factores que correspondan a cada beneficiario, de acuerdo a la respectiva tabla. Por consiguiente, no cabe sino concluir que la Isapre no ha incurrido en ilegalidad al proceder del modo que lo hizo, pues el procedimiento empleado para ajustar el contrato de salud que la liga con la actora se ha ceñido estrictamente a la legalidad, en la medida que los factores que inciden en la determinación del precio del plan contratado, como consecuencia de la incorporación de una nueva carga, son aquellos que la legislación aplicable al caso contempla de manera expresa.

Séptimo: Ahora bien, habiéndose concluido que la actuación de la recurrida se ajusta a la ley, lo cierto es que la eventual arbitrariedad que pueda apreciarse en el hecho de haberse multiplicado el precio base del plan de salud por el denominado «factor de riesgo», no es un reproche que sea susceptible de ser dirigido a la Isapre, sino, en estricto rigor, a la ley que permite proceder de este modo.

En el escenario descrito, esta Corte y esta acción no resultan ser el órgano ni el procedimiento idóneo, de acuerdo con la normativa constitucional que regula la materia, para obtener una declaración como la que se pretende por la recurrente. Si la ley permite proceder de un modo determinado y al hacerlo se considera se lesiona arbitrariamente un derecho fundamental reconocido y protegido por la Constitución, el problema se circunscribe, en último término, a una eventual inconstitucionalidad de esa ley, mas no a un defecto de la institución o persona que se limita a darle estricta aplicación.

Sin perjuicio de lo anterior, que no tiene en lo absoluto el ánimo de soslayar un pronunciamiento sobre el verdadero problema que subyace en el conflicto planteado, se dirá, a mayor abundamiento y no obstante lo que pueda decidirse en otra sede si, en definitiva, se le plantea el asunto, que el plan de salud supone determinadas coberturas dependiendo de las prestaciones de que se trate y que son las mismas para todos quienes lo contraten, de manera tal que, en tanto quien desee adscribir a ese plan se encuentre en una situación diversa a otro beneficiario del mismo, no aparece contrario a la razón o sin sustento que se le cobre un precio distinto.

Tercero (Voto disidente): Que, los contratos de salud no pueden ser objeto de alzas por aplicación de las tablas de factores de edad y sexo, pues carecen de validez jurídica, toda vez que la base del sistema de reajustabilidad conforme a dichos criterio estaba regulado en disposiciones derogadas por el Tribunal Constitucional. Así las cosas, habiendo desaparecido las normas jurídicas que habilitaban a las Isapres para recurrir a tablas de factores elaboradas en virtud de instrucciones generales fijadas por la Superintendencia de Salud, éstas han perdido vigor, pues los preceptos que las sustentaban desaparecieron del ordenamiento jurídico.

En consecuencia, por iguales razones, las Isapres están impedidas de alzar sus precios por incorporación de una nueva carga legal por un evento natural, como es el nacimiento de un hijo, atendido a que la derogación eliminó las reglas que son necesarias para, precisamente, elaborar dichas tablas de factores, sin que ello se altera por la suscripción del contrato de salud, desde que no se trata de materias regidas por el derecho privado donde ha de primar siempre la voluntad de las partes.

Cuarto (Voto disidente): Que, por lo antes explicado, el actuar de la Isapre recurrida es ilegal en tanto la facultad contractual y legal quedó sin sustento en la propia ley en virtud de la derogación declarada por el Tribunal Constitucional y dicho proceder es también arbitrario, en tanto no resulta razonable insistir en la aplicación de normas que han perdido eficacia en virtud del pronunciamiento del referido Tribunal.

Podría agregarse que la actuación misma de utilizar una tabla de factores para diferenciar los precios que se cobran a determinadas personas, en virtud de un contrato de salud, constituye en sí una arbitrariedad, esto es, en esencia un acto discriminatorio, pues hace una diferenciación indebida en razón de tratarse de la incorporación a un plan de salud de un recién nacido.

Quinto (Voto disidente): Que en cuanto a las garantías constitucionales conculcadas desde luego se transgrede en forma directa la garantía del artículo 19 N° 24 de la Carta Fundamental, relativo al derecho de propiedad o dominio, porque merced a la incorporación de un nuevo beneficiario en un plan de salud ya celebrado y vigente, la Isapre ha pretendido que se pague un precio más alto que el que debería corresponder, en base a una discriminación por edad, afectando con ello también la garantía del N° 2 del citado texto Constitucional.


2. Corte de Apelaciones de San Miguel.

Recurso de protección. Aumento del precio plan de salud por incorporación de una nueva carga. Contratos de salud no pueden ser objeto de alzas por aplicación de las tablas de factores de edad y sexo, pues carecen de validez jurídica. Improcedencia que Isapres aumenten precio de plan de salud por incorporación de una nueva carga legal por un evento natural, nacimiento de un hijo. Vulneración del derecho de propiedad, de la igualdad ante la ley y de la libre elección del sistema de salud.

Fecha Sentencia: 10/03/2021

Cita Online: CL/JUR/47795/2021

Ver texto completo

Hechos:

Afiliada a Isapre interpone recurso de protección en contra de dicha institución, por estimar arbitraria e ilegal la decisión de aumentar el precio de su plan de salud por la incorporación de su hijo recién nacido. La Corte de Apelaciones acoge la acción constitucional deducida.

Considerandos relevantes.

Décimo: Que los contratos de salud no pueden ser objeto de alzas por aplicación de las tablas de factores de edad y sexo, pues carecen de validez jurídica, toda vez que la base del sistema de reajustabilidad por aplicación de tablas de factores estaba regulada en disposiciones derogadas por el Tribunal Constitucional. En consecuencia, habiendo desaparecido las normas jurídicas que habilitaban a las Isapres para aplicar tablas de factores elaboradas en virtud de instrucciones generales fijadas por la Superintendencia de Salud, éstas han perdido vigor, pues las normas que las sustentaban desaparecieron del ordenamiento jurídico.

El Tribunal Constitucional derogó por ser inconstitucionales los numerales 1, 2, 3 y 4 del inciso tercero del artículo 38 ter de la Ley N° 18.933, permaneciendo, sin embargo, vigente la norma según la cual las Isapres serán libres para determinar los factores de cada tabla que empleen, sin que puedan variar para los beneficiarios mientras se encuentren adscritos a un determinado plan de salud y sin que pueda alterarse la tabla para quienes se incorporen a él.

No obstante, lo anterior, aunque las tablas de riesgo no estén derogadas, se estimará que no pueden ser aplicadas por las Isapres, porque no existe el procedimiento para aplicarlas, toda vez que quedaron derogadas las normas que se referían al marco de aplicación. Por ello, la pretendida alza del costo del valor de un plan de salud por la incorporación de un hijo recién nacido como nueva carga legal, es una facultad que ha quedado sin base de sustento legal.

Duodécimo: Que de acuerdo con todo lo anteriormente expuesto no cabe sino concluir que el actuar de la Isapre recurrida es, por una parte, ilegal, en tanto la facultad contractual y legal quedó sin sustento en la propia ley en virtud de la derogación declarada por el Tribunal Constitucional. Por otra, es arbitrario, en tanto no resulta razonable insistir en normas válidas pero que han perdido eficacia en virtud del pronunciamiento del Tribunal Constitucional;

Asimismo, el alza del plan de salud de la recurrente por parte de la institución recurrida, fundada en el artículo 199 del Decreto con Fuerza de Ley N° 1, vulnera el N° 2 del artículo 19 de la Constitución, por cuanto discrimina a los menores de dos años de edad, atendida la circunstancia que, al ser incorporados como nuevos beneficiarios del plan de salud de su madre, se considera la contingencia de los riesgos de salud de un modo desproporcionado en sí mismo y carente de justificación, en cuanto a la modalidad de incremento de los cobros por riesgos relativos a contingencias mortales o de alto impacto en la calidad de vida de los menores de edad.

También se estima vulnerado el derecho a escoger el sistema de salud de elección de los cotizantes, previsto en el artículo 19 N° 9 de la Constitución, por cuanto el aumento de los costos se realiza considerando variables no objetivas y discriminatorias, que permiten a la Isapre, mediante el precio del plan, escoger unilateralmente a sus cotizantes, sobre la base de una discrecionalidad contractual incompatible con su condición de contrato de orden público, respecto de un derecho constitucional como es la protección de la salud, siendo evidente que este sistema de reajustabilidad tiende a dejar sin la alternativa de elegir el sistema de salud al que se desea pertenecer.

También el acto materia del recurso vulnera el derecho de propiedad de la recurrente, reconocido en el artículo 19 N° 24 de la Constitución, en cuanto a que los efectos económicos de no considerar las variables propias de seguridad social del derecho a la salud, dentro del contrato, implica pagar por parte de la requirente un costo variable que no puede precisarse, pero que supera con largueza aquel costo legítimo y razonable propio de estimar un nuevo beneficiario dentro del plan de salud, viéndose dicha actora obligada a desembolsar injustificadamente una suma superior a la que normalmente entera por su plan de salud.

Debe considerarse, asimismo, en cuanto a la infracción de dicha garantía, que por la incorporación de una nueva beneficiaria la Isapre ha pretendido se pague el precio que corresponde a una discriminación por edad que ha dejado de ser ley, lo cual debe sufragar ciertamente el afiliado disminuyendo en esa proporción su patrimonio.

Décimo Tercero: Que, por lo anteriormente señalado, se acogerá el recurso de protección interpuesto, en los términos que se indicarán en lo resolutivo del fallo.


3. Corte de Apelaciones de Concepción.

Recurso de protección. Alza de plan de salud por incorporar como beneficiario a hijo de la recurrente. Aumento desproporcionado de precio carente de justificación resulta arbitrario e ilegal. Vulneración del derecho de propiedad. Aumento de costos afecta derecho a optar por el sistema de salud.

Fecha Sentencia: 04/01/2021

Cita Online: CL/JUR/3482/2021

Ver texto completo

Hechos:

Se recurre de protección en contra de institución de salud previsional, por pretender aplicar un precio improcedente por la inclusión en el contrato de salud de su hija, como carga de la parte recurrente. Analizado lo expuesto, la Corte de Apelaciones acoge el recurso de protección interpuesto.

Considerandos relevantes.

Sexto: Que, así las cosas, la actuación de la recurrida resulta arbitraria e ilegal pues la estimación del precio del contrato de salud por el solo hecho de incorporar únicamente como beneficiario a su hijo, se ha traducido en un aumento de precio desproporcionado al incrementar de manera considerable su monto anterior y, además, carente de explicaciones respecto de las eventuales prestaciones con motivo de los riesgos futuros y relativos a graves enfermedades ya cubiertos por el legislador, toda vez que la Ley N° 19.966 que establece un régimen de garantías en Salud abarca, aminora o atenúa los riesgos de un número importante de dolencias o enfermedades.

Octavo: Que, en consecuencia, el alza del costo base del plan de salud por la incorporación de un hijo como nueva carga incrementando el valor de la cotización mensual del plan de salud suscrito por el recurrente, vulnera la garantía que la Constitución Política de la República establece en el número 24 de su artículo 19, en tanto, el afiliado se verá obligado a desembolsar en forma inexplicable una suma sustancialmente superior a la que mes a mes enteraba por su plan de salud, afectando, de igual modo, la garantía prevista en el inciso final del N° 9 del citado artículo 19, pues el aumento de costos que supone el referido mayor precio compromete su derecho a optar por el sistema de salud que prefiera; por lo que el recurso de protección será acogido según se dirá.