Manuel A. Abanto Vásquez
Abogado, Facultad de Derecho de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, LL.M. y Doctor en
Derecho por la Universidad Albert-Ludwig de Friburgo (Alemania) de octubre de 1990 a febrero de 1993.
*Artículo publicado en Revista Doctrina y Jurisprudencia Penal N° 39.


1. Orígenes y desarrollo del tipo penal de “infidelidad patrimonial” en Alemania

El actual tipo germano de “infidelidad patrimonial” o “administración infiel” tiene orígenes antiguos y ha pasado por un proceso de desarrollo que ha culminado tempranamente (o sea antes de que los conocidos principios penales y constitucionales adquiriesen su forma actual) en los años treinta del siglo XX, sintetizándose en una fórmula típica en la que el legislador germano ha buscado abarcar todo tipo de conducta que atacare el patrimonio de otro “desde adentro” (o sea, por parte de quien debería cuidarlo) aprovechándose de las facultades legítimas que tuviere sobre este patrimonio.

La figura no siempre fue considerada como un delito contra el patrimonio en el sentido actual; la “infidelidad” como término genérico ya existía en la tradición germana en distintos contextos y disposiciones legales antes de la versión definitiva cuya consolidación se produjera recién en 1933 después de separarse poco a poco de los delitos de “apoderamiento” (el hurto y, especialmente, la apropiación indebida). Aunque se pueda recurrir a fuentes más antiguas, la forma más clara, aunque exagerada desde nuestra perspectiva actual, de “infidelidad” puede encontrarse ya en el Código Penal Bávaro de 1813, en el cual existían tipos de “infidelidad” de mandatarios (art. 399), la prevaricación del abogado y el adulterio como infracción de la fidelidad fijada contractualmente (art. 401).

Ver texto completo