El día 17 de junio de 2021, fue publicada en el Diario Oficial la Ley N° 21.348, que Faculta al Presidente de la República para asegurar el uso prioritario del agua para el consumo humano, el saneamiento y el uso doméstico de subsistencia, durante la vigencia de un estado de excepción constitucional de catástrofe por calamidad pública.

Antecedentes

Dentro del contexto de la crisis sanitaria causada por el Covid-19, los expertos sanitarios han indicado como una de las principales recomendaciones para prevenir el contagio, el constante lavado de manos, por un tiempo definido de al menos 20 segundos. Esta acción que puede parecer tan sencilla para la mayor parte de la población, especialmente en zonas urbanas, resulta un desafío en aquellos lugares donde el agua no es suficiente de forma regular. Por otra parte, existe una importante cantidad de agua que es extraída y captada para fines que no tienen la misma prioridad que el consumo humano.

En este sentido debe tenerse presente el deber estatal de respetar y promover los derechos humanos, entre ellos, el derecho humano al agua, que está consagrado además en el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales.

Considerando entonces la importancia y desigual acceso a este recurso, se presenta el proyecto de ley que busca instar a la adopción de medidas excepcionales de emergencia, orientando legalmente las atribuciones del Presidente de la República en materia de Estado de Excepción Constitucional de Catástrofe por calamidad pública, con el fin que las medidas administrativas del Presidente de la República garanticen en situaciones de pandemia, crisis sanitaria y desastres naturales, el acceso y disponibilidad en cantidades suficientes de agua a la población afectada.

Contenido de la norma

El nuevo texto legal autoriza al Presidente de la República para que, durante la vigencia de un estado de excepción constitucional de catástrofe por calamidad pública, utilice las facultades extraordinarias que esta declaratoria le otorga, con el objetivo particular de asegurar el uso prioritario de agua para consumo humano, el saneamiento y el uso doméstico de subsistencia en cantidad y calidad adecuadas al contexto de calamidad pública existente.

Asimismo, impone al Mandatario el deber de comunicar detalladamente al Congreso Nacional las medidas especialmente adoptadas en virtud de las facultades extraordinarias que se le conceden.

Finalmente, dispone que, durante la vigencia del estado de excepción constitucional de catástrofe por calamidad pública, a causa de la pandemia por Covid 19, actualmente vigente, la información deberá ser entregada al Congreso Nacional en un plazo de 15 días desde la publicación de la ley.