Juan Pablo Mañalich R.
Doctor en derecho, Universidad de Bonn. Director y profesor titular del Departamento de Ciencias Penales, Universidad de Chile.


Sumario: I. El dolo como criterio de evitabilidad de la realización del tipo. 1. El dolo como título de imputación subjetiva “por defecto”. 2. La función negativa del concepto de intención. II. El dolo como creencia predictiva. 1. Las circunstancias que realiza(ría)n el tipo como objeto de referencia del dolo. 2. La irrelevancia de la justificación epistémica de la creencia predictiva. 3. La irrelevancia de la verdad de la creencia predictiva. III. La adscripción de la creencia predictiva fundante del dolo. 1. Indicadores de dolo. 2. Una aplicación: indicadores de dolo de homicidio. Bibliografía.

Palabras clave: dolo, actitudes proposicionales, conocimiento, indicadores de dolo.

I. El dolo como criterio de evitabilidad de la realización del tipo

1. El dolo como título de imputación subjetiva “por defecto”

El art. 2º del CP introduce la distinción entre las formas de responsabilidad correspondientes al dolo y a la culpa, en términos tales que la configuración de un cuasidelito queda determinada por una doble condición, a saber: la inexistencia de “dolo o malicia”, acompañada de la existencia de “culpa”. Ello sugiere, de entrada, que la mejor lectura de la regulación legal pasa por entender la culpa, o “imprudencia” lato sensu (1), como un presupuesto de la punibilidad que pertenece al mismo nivel que el dolo. Y desde este punto de vista, el dolo cuenta, bajo el derecho chileno, como un presupuesto de la punibilidad que rige “por defecto”: si la ley nada dice, la punibilidad de un hecho con significación delictiva depende de que la realización del respectivo tipo-de-delito sea imputable a título de dolo.

Que bajo el CP el dolo opere como el criterio de responsabilidad subjetiva que rige “por defecto”, admite ser explicado por la consideración siguiente: una persona que advierte que su comportamiento habría de exhibir, con un grado de probabilidad “relevante para la decisión”, las propiedades que objetivamente lo llevarían a realizar el respectivo tipo-de-delito es una persona que actualmente –esto es: al momento del hecho– está en posición de evitar intencionalmente la realización del tipo (2), en la medida en que ella sea físicamente capaz de ello. Esto significa, más precisamente, que el dolo puede ser entendido como un criterio de evitabilidad actual de la realización del tipo. (3)

La mejor descripción de la función que desempeña el concepto de dolo, definido en los términos recién reseñados, la ofrecen las concepciones que centran la distinción entre el dolo y la imprudencia apelando a una diferencia en el contenido de la representación atribuible al potencial autor para que la realización del tipo le sea subjetivamente imputable4. Desde este punto de vista, para que el respectivo delito tenga carácter doloso es necesario que su autor haya tenido la creencia, revestida de un grado de probabilidad decisoriamente relevante, de que su comportamiento habría de exhibir las propiedades que objetivamente lo convertirían en una instancia de realización (antijurídica) del tipo en cuestión.


 

(1) En lo que sigue, el término “imprudencia” es empleado laxamente, como designación del genérico criterio de imputación subjetiva de cuya satisfacción depende la constitución del injusto (“subjetivo”) de un delito culposo o “cuasidelito”, en el sentido del art. 2º del CP, y no como designación de aquel específico criterio de imputación subjetiva (en el sentido de los arts. 490 y 492 del CP), susceptible de ser diferenciado de los conceptos de negligencia, abandono e ignorancia.  Al respecto, Mañalich Raffo, Juan Pablo, “La imprudencia como estructura de imputación”, en Revista de Ciencias Penales, vol. XLII, Nº 3 (2015), pp. 13 y s., con nota 1.

(2) Ello, con cargo al presupuesto adicional de que la persona en cuestión no se represente circunstancias que, de darse efectivamente, determinarían que su comportamiento quede cubierto por una causa de justificación. Esto, porque la creencia (acertada o errónea) de que se ven satisfechos los presupuestos fácticos de una causa de justificación obsta, en efecto, a una imputación a título de dolo. Fundamental al respecto, Hruschka, Joachim, Imputación y derecho penal (Cizur Menor, 2005), pp. 127 y ss., 134 y ss., 140 y s., demostrando la impropiedad terminológica de la identificación de esta tesis con la así llamada “teoría limitada de la culpabilidad”.

(3) Véase Kindhäuser, Urs, “El tipo subjetivo en la construcción de delito”, en InDret 3/2008, pp. 16 y ss., 21 y ss.

Ver texto completo del artículo

Fuente: Revista de Ciencias Penales, Edición Anual 2020.