Con fecha 1 de agosto de 2020, fue publicada en el Diario Oficial la Ley N° 21.252, que establece un financiamiento con aporte fiscal para la protección de los ingresos de la clase media en los casos que indica; dentro del contexto del estado de emergencia que afecta al país con motivo de la pandemia del Covid-19, con el propósito de entregar una ayuda económica a las personas que pertenecen a la clase media.

Objeto

El objetivo de la norma consiste en establecer un mecanismo transitorio de financiamiento para la protección de los ingresos de la clase media que se traduce, por una parte en un aporte fiscal, que se puede solicitar una sola vez, no restituible y cuyo monto se determina según una escala de ingresos; y, por otro, en el otorgamiento de un beneficio, que solo debe restituirse si el beneficiario obtiene ingresos en los años siguientes.

El aporte directo se entregará -por una sola vez- por un monto de $500 mil a todos los trabajadores y trabajadoras que tenían ingresos formales brutos entre $400.000 y $1.500.000 mensuales y que han sufrido caídas en sus ingresos de al menos un 30%.

Beneficiarios y Requisitos

Tendrán acceso a lo contemplado en esta ley, tanto para el Aporte Fiscal (establecido en el artículo 4°), como para el beneficio (artículo 5°), las personas naturales que cumplan los siguientes requisitos copulativos:

– Trabajadores con contrato suspendido o cesantes, beneficiarios del seguro de cesantía.

– Trabajadores con su contrato suspendido o cesantes que no sean beneficiarios del seguro de cesantía (por no calificar o no estar afiliados – trabajadores con contratos pre 2002).

– Trabajadores que han acordado reducciones salariales mayores al 30%.

– Personas naturales organizados como empresas individuales (cuenta propia) que han visto caer sus ingresos en 30% o más.

– Trabajadores a honorarios.

También se favorecerá, con montos decrecientes, a aquellos trabajadores con ingresos entre $1,5 y $2 millones de mensuales, que hayan tenido caídas de ingresos de 30% o más.

Mecanismo de financiamiento y liquidez: “Beneficio»

Un segundo punto de la norma establece este beneficio, que consistirá en un monto en dinero mensual, que podrá ser solicitado por un máximo de tres meses, continuos o discontinuos, durante un período de cinco meses a contar del 8 de agosto de 2020. En ningún caso el beneficio mensual excederá de un monto máximo mensual de $650.000.

El beneficio se podrá solicitar mensualmente al Servicio de Impuestos Internos, a contar del octavo día de cada mes, mediante medios electrónicos, indicando la forma o medio de pago por la que se opta entre aquellas disponibles y los demás antecedentes que determine dicho Servicio mediante una o más resoluciones.

Forma de devolución

El beneficio se devolverá al Fisco a través del Servicio de Tesorerías, en cuatro cuotas anuales y sucesivas, sin multas ni intereses.

La primera cuota anual será de un 10% del monto correspondiente y cada una de las tres cuotas anuales restantes, de un 30% del mismo.

Podrán solicitar el préstamo solidario las personas que tienen una renta mensual promedio durante 2019 igual o superior a $400 mil y que sus ingresos hayan disminuido en, al menos, un 30%. Se financiará hasta un 70% de la caída de sus ingresos.

Modificaciones

La norma en comento modifica la Ley N° 21.242, que establece un beneficio para los trabajadores independientes que indica.

Vigencia

El artículo primero transitorio de la presente ley, establece que entrará en vigencia desde su publicación en el Diario Oficial.