1. Corte Suprema. Impugnación de paternidad. Toda persona puede impugnar la paternidad determinada por reconocimiento. Suficiencia probatoria para acreditar el interés propio de la demandante al tener que costear en mayor medida las necesidades de su hijo. Existencia de interés actual. Voto disidente: Normas que permiten a terceros impugnar un estado civil debe ser restrictiva.

2. Corte de Apelaciones de Santiago. Impugnación y reclamación de paternidad. Posesión notoria de estado es un medio para transformar un vínculo sociológico en vínculo jurídico. Suficiencia probatoria para configurar la posesión notoria del estado civil de hijo. Posesión notoria es un medio de prueba del establecimiento de la filiación. Preferencia de posesión notoria sobre prueba biológica. Confirmación de filiación establecida vía reconocimiento voluntario.

3. Corte Suprema. Impugnación de maternidad y paternidad y reclamación de filiación. Concepto de filiación. Principios que conforman el estatuto filiativo. Derecho de identidad. Primacía de la verdad real o biológica por sobre la formal. Excepción de la posesión notoria del estado civil de hijo. Posesión notoria del estado civil, definición y elementos. Posesión notoria del estado civil conforma una prueba que permite establecer la filiación. Definición y características a las acciones de reclamación de la filiación y de impugnación del vínculo filiativo. Posesión notoria del estado civil de hijo como fundamento de las acciones filiativas.


Estimados usuarios:

Para visualizar estas sentencias debe tener iniciada su sesión en Westlaw, en caso de solicitársele clave OnePass, por favor, comunicarse con nuestra área de servicio al cliente al 22510 5000.


1. Corte Suprema.

Impugnación de paternidad. Toda persona puede impugnar la paternidad determinada por reconocimiento. Suficiencia probatoria para acreditar el interés propio de la demandante al tener que costear en mayor medida las necesidades de su hijo. Existencia de interés actual. Voto disidente: Normas que permiten a terceros impugnar un estado civil debe ser restrictiva.

Fecha Sentencia: 16/03/2020

Cita Online: CL/JUR/20343/2020

Ver texto completo

Hechos:

Demandada interpone recurso de casación en el fondo contra la sentencia de la Corte de Apelaciones, que confirmó el fallo de primer grado que hizo lugar la demanda de impugnación de paternidad. La Corte Suprema rechaza, con voto de disidencia, el recurso de casación en el fondo deducido.

Considerandos relevantes.

Tercero: Que, el artículo 216 del Código Civil se refiere a la impugnación de la paternidad determinada por reconocimiento, lo que debe relacionarse con el artículo 186 que dice que la filiación no matrimonial queda establecida legalmente por el reconocimiento del padre, la madre o ambos, o por sentencia firme en el juicio de filiación. El inciso final del artículo 216 que se señala infringido es el siguiente: «También podrá impugnar la paternidad determinada por reconocimiento toda persona que pruebe un interés actual en ello, en el plazo de un año desde que tuvo ese interés y pudo hacer valer su derecho.» Esta es la disposición en que se fundó la demanda de impugnación de autos.

Lo que al respecto plantea el recurso de casación en el fondo, es que el error jurídico de interpretación del artículo en mención se da en tanto se considera como «interés actual», un interés que en realidad es del hijo de la demandante, a cuyo nombre no actúa, y en lo que le atañe personalmente el interés no es de carácter económico, concreto, tangible, sino uno de carácter moral por el daño que pudiera experimentar el hijo del matrimonio de la actora con el demandado, el que como señala la doctrina en la materia y en el fallo que cita el recurso, no puede sino ser pecuniario.

Cuarto: Que a juicio de esta Corte, no existe infracción de ley que concierna al artículo 216, inciso final, del Código Civil, a raíz de una errónea interpretación que ha prescindido del elemento lógico del inciso segundo del artículo 19 del mismo texto legal y del elemento sistemático contenido en el artículo 22 de igual compendio. Ello, por cuanto a toda persona le es permitida la impugnación de la paternidad determinada por el reconocimiento, con tal que acredite tener un interés actual en el asunto. La demandada recurrente sostiene que este interés debe ser pecuniario o económico, y también la sentencia impugnada. El punto radica en si la demandante tiene un interés de esa naturaleza para impugnar la paternidad de su cónyuge respecto del hijo no matrimonial reconocido (con anterioridad al matrimonio, pero sin que ella lo hubiese sabido hasta mayo de 2017).

La sentencia consideró que tenía la clase de interés que hace procedente la impugnación y a ello se dedica especialmente el motivo Noveno. En efecto, junta el resultado del examen de ADN, conforme al cual el demandado no podría ser el padre del hijo reconocido, con el informe socioeconómico que demuestra el desmedro económico del hijo del matrimonio a raíz de la pensión que el cónyuge demandado paga a aquel hijo (más alta que la que se paga a éste), a lo cual se añade lo vertido en el informe social acompañado por la demandante que, en definitiva se da un escenario de riesgo socioeconómico al depender el hijo Máximo en más de un 70% de la madre para la cobertura de necesidades básicas.

En concepto de esta Corte todo lo anterior incide en el interés propio de la demandante que debe costear en mayor medida las necesidades de su hijo, de suerte que la interpretación del «interés actual» que exige la ley para promover esta acción de impugnación no ha vulnerado los elementos de interpretación invocados en el recurso, pudiendo producirse el efecto que prevé el artículo 211 del Código Civil, por haberse cumplido con el requisito complejo estatuido en el inciso final del artículo 216.

Sexto (Voto disidente): Por último, una reflexión en torno al derecho a la identidad (ya el nombre es un atributo de la personalidad): ha encontrado eco en jurisprudencia de tribunales extranjeros y ha sido definida en sus distintas facetas de modo diverso, como, por ejemplo, «presupuesto de la persona que refiere a sus orígenes como ser humano y a su pertenencia, abarcando su nombre, filiación, nacionalidad, idioma, costumbres, cultura propia y demás elementos componentes de su propio ser», o bien que alude a «las características que permiten individualizar a la persona en sociedad»; o simplemente «El que tiene toda persona sobre la verdad de su propia biografía». (Filiación, Nel Greeven Bobadilla, pág.115, 116, 117 y 118). La Convención de los Derechos del Niño en su artículo 7° lo considera en su fase estática, como «El niño será inscripto inmediatamente después de su nacimiento y tendrá derecho desde que nace a un nombre, a adquirir una nacionalidad y, en la medida de lo posible, a conocer a sus padres y a ser cuidado por ellos».


2. Corte de Apelaciones de Santiago.

Impugnación y reclamación de paternidad. Posesión notoria de estado es un medio para transformar un vínculo sociológico en vínculo jurídico. Suficiencia probatoria para configurar la posesión notoria del estado civil de hijo. Posesión notoria es un medio de prueba del establecimiento de la filiación. Preferencia de posesión notoria sobre prueba biológica. Confirmación de filiación establecida vía reconocimiento voluntario.

Fecha Sentencia: 05/12/2019

Cita Online: CL/JUR/6885/2019

Ver texto completo

Hechos:

Demandante recurre de casación en la forma y de apelación contra la sentencia que rechazó la demanda de impugnación y reclamación de paternidad. Demandante y recurrente, se desistió de su recurso de casación en la forma. La Corte de Apelaciones rechaza el recurso deducido y confirma la resolución impugnada.

Considerandos relevantes.

Segundo: Se aprecia en los hechos establecidos por el tribunal, abordados en el motivo que antecede, la configuración de la posesión notoria de que trata el artículo 200 del Código Civil, sin que pueda ser oído la demandante cuando sostiene que el reconocimiento legal del hijo excluye la posesión notoria, pues en el caso de autos no es posible descartar la concurrencia de la voluntad paterno filial de don Marcelo Soto desde antes del nacimiento del niño, más allá del cumplimiento de una obligación legal, dadas las circunstancias que la demandante describió de la relación existente con el señor Soto, quien creyó sin dudar lo que la madre del menor le dijo, asumiendo su paternidad y creando lazos afectivos con el niño, quien lo reconoce como padre.

Tercero: Al efecto cabe relevar que la posesión notoria de estado es un medio para transformar un vínculo sociológico en vínculo jurídico. En efecto, la posesión notoria es un medio de prueba del establecimiento de la filiación (que es un vínculo de derecho) entre padre e hijo que se comportan como tales en la realidad (vínculo de hecho), aun cuando no exista entre ellos lazos biológicos, mediante la prueba fehaciente de haberse comportado así (nomen tractatus, fama) generando la apariencia de un estado que no se tenía previamente. Supone entonces la consolidación jurídica de una realidad sociológica, lo que descarta su aplicación cuando ya se encuentra establecida una filiación.

Quinto: En el caso de autos, frente a una posesión notoria («debidamente acreditada») el juez prefiere ésta a la prueba biológica, y con ello confirma la filiación ya establecida (vía reconocimiento voluntario), sin que se trate del establecimiento de la filiación del hijo vía posesión notoria, pues entenderlo de ese modo privaría al hijo de su derecho para impugnar esa filiación vía repudiación del reconocimiento, desde que sólo el reconocimiento voluntario permite al hijo impugnar esa filiación repudiando el reconocimiento. La sentencia judicial de reconocimiento vía posesión notoria no permite luego impugnar esa filiación para reclamar otra.

Sexto: En consecuencia, acreditada la posesión notoria de hijo de G.S., respecto la misma ha de preferirse por el juez tal como se ha hecho en el caso que se examina pues no consta, ni nada apunta a concluir que sea inconveniente para el niño mantener la filiación que tiene desde su nacimiento, y por el contrario su interés superior da cuenta que resulta altamente conveniente que así sea, confirmándose así la filiación establecida.


3. Corte Suprema.

Impugnación de maternidad y paternidad y reclamación de filiación. Concepto de filiación. Principios que conforman el estatuto filiativo. Derecho de identidad. Primacía de la verdad real o biológica por sobre la formal. Excepción de la posesión notoria del estado civil de hijo. Posesión notoria del estado civil, definición y elementos. Posesión notoria del estado civil conforma una prueba que permite establecer la filiación.  Definición y características a las acciones de reclamación de la filiación y de impugnación del vínculo filiativo. Posesión notoria del estado civil de hijo como fundamento de las acciones filiativas.

Fecha Sentencia: 26/08/2019

Cita Online: CL/JUR/4913/2019

Ver texto completo

Hechos:

Demandante interpone recurso de casación en el fondo contra la sentencia de la Corte de Apelaciones, que confirmó el fallo de primer grado que desestimó la demanda de impugnación de maternidad y de paternidad, como la de reclamación de filiación. La Corte Suprema acoge el recurso de casación en el fondo deducido y dicta sentencia de reemplazo.

Considerandos relevantes.

Tercero: Que la filiación, según la doctrina sobre la materia, «es el vínculo jurídico existente entre el padre o la madre y el hijo; se refiere tanto a la relación de paternidad o maternidad, respectivamente, » y se la caracteriza como un «fenómeno jurídico que se fundamenta en el hecho fisiológico de la procreación, con la salvedad de la filiación adoptiva creada por el legislador y artificial, en el sentido que no supone un vínculo de sangre » (Troncoso L., Hernán, Derecho de Familia, Actualizado con la Ley 19.585, Concepción: Universidad de Concepción, Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales, Departamento de Derecho Privado, Año 2000, Págs. 219 220). También, que es la «Relación, con alcance jurídico, entre padres e hijos. Como hecho natural, se da siempre pues constituye una consecuencia de la procreación. Como hecho jurídico, estado de filiación, es decir, situación jurídica constatada, es la posición que una persona ocupa dentro de una familia en su calidad de hijo » (Del Arco Torres, Miguel Ángel, Diccionario Básico Jurídico, 7a edición, Año 2009, Granada: Comares, Pág. 255).

Pues bien, la relación o estado que origina se conecta o influye en otros efectos jurídicos, v. gr., algunos atributos de la personalidad (estado civil, nombre, nacionalidad y domicilio del hijo), y se encuentra reglada en el Libro I del Código Civil, artículos 179 a 273, que conforma el estatuto filiativo, que se basa en los siguientes principios: la igualdad de todos los hijos, su interés superior y el derecho a la identidad.

Quinto: Que la reforma introducida por la Ley N° 19.585 hace primar la verdad real o biológica por sobre la formal, por lo tanto, es presidido por el denominado principio de veracidad cuyo criterio rector es el derecho a la identidad; se sustenta en la noción de la libre investigación de la paternidad o maternidad y en la de acceso de toda persona a una investigación judicial con una amplia admisibilidad probatoria; y consagra la imprescriptibilidad e irrenunciabilidad de la acción de reclamación de filiación. Sin embargo, en lo que concierne a la primacía que consagra, contempla excepciones, en lo que interesa, la institución de la posesión notoria del estado civil de hijo, que, debidamente acreditada, prefiere a las pruebas periciales de carácter biológico.

Sexto: Que dicha institución está definida en el inciso 2° del artículo 200 del Código Civil, en los siguientes términos: «Consiste en que su padre, madre o ambos le hayan tratado como hijo, proveyendo a su educación y establecimiento de un modo competente, y presentándolo en ese carácter a sus deudos y amigos; y que éstos y el vecindario de su domicilio, en general, le hayan reputado y reconocido como tal» Conforme lo disponen los incisos primero y segundo del mismo, se compone de tres elementos: el nombre, el trato y la fama, que deben haberse configurado, a lo menos, durante cinco años continuos; y debe ser acreditada mediante un conjunto de testimonios y antecedentes o circunstancias fidedignas que la establezcan en forma irrefragable; hecho, sirve a la judicatura para tener por suficientemente acreditada la filiación, que podría catalogarse como una de tipo social, cuyo fundamento, según se advierte, está dado por los lazos de afecto, dado que «ejercer de padre, querer serlo y haberlo sido por más de 5 años puede ser más relevante que la verdad genética. Además, el padre social ha desarrollado lazos afectivos con el menor, que le dan a éste estabilidad psicológica». (Gómez de la Torre V., Maricruz, El sistema filiativo chileno, 1° Edición, Año 2007, Editorial Jurídica de Chile, Pág. 88)

Considerando los términos de la mencionada norma y los de los artículos 201 y 309 del Código Civil, tanto la doctrina como la jurisprudencia afirma que la posesión notoria del estado civil conforma una prueba que permite establecer la filiación. Sin embargo, las probanzas que debe rendir el litigante que la invoca deben estar dirigidas a acreditar los elementos que la componen, esto es, sus circunstancias fácticas, a saber, nombre, trato y fama; y demostradas, la consecuencia jurídica ineludible es que se está en presencia de dicha institución.

Séptimo: Que la acción de reclamación de la filiación se puede definir como «aquella en cuya virtud quien no tiene determinada su filiación, demanda que sea declarada judicialmente», esto es, se solicita que se declare que es hijo de su padre o madre, o viceversa, y la de impugnación del vínculo filiativo como «aquella que persigue dejar sin efecto la filiación que ha quedado determinada respecto del padre, madre o hijo» (René Abeliuk M., La filiación y sus efectos, 1° Edición, Año 2003, Editorial Jurídica de Chile, Págs. 157 y 172); y se caracterizan porque no son cedibles ni pueden ser objeto de conciliación o transacción, ni someterse a compromiso, siendo la primera imprescriptible e irrenunciable, la segunda solo irrenunciable; y están regladas en los artículos 204 a 221 del Código Civil, en cuanto precisan quienes pueden deducirlas y contra quienes y, según sea el caso, cómo y en la oportunidad en que deben ser interpuestas. Pero, tratándose del hijo como legitimado activo, según se advierte de la lectura de dichas disposiciones, no indican cuál o cuáles deben ser sus fundamentos, por lo tanto, no se divisa razón por la que solo podrían basarse en la realidad biológica y no en la social, esto es, en la posesión notoria del estado civil de hijo, tampoco en que ésta únicamente se puede invocar como excepción para enervar una acción de impugnación de la filiación, más aun considerando lo ya señalado a propósito del derecho a la identidad, que constituye uno de los fundamentos del estatuto filiativo.

Con todo, corresponde tener presente que esta Corte ha señalado que «…De este modo, se hacen evidentes las infracciones de ley alegadas.., pues… los sentenciadores desestimaron la posibilidad de reclamar la maternidad invocando la posesión notoria, en circunstancias que esta es plenamente compatible con la interposición de una acción de reclamación de la filiación, la que resulta suficiente para justificar el hecho de la maternidad si se cumple con los requisitos constitutivos consagrados en el artículo 200 del Código Civil, lo que ocurrió, pues, como se advierte de la lectura de la sentencia de primera instancia, se comprobó la filiación del actor mediante la configuración de un medio probatorio expresamente reconocido y permitido por el legislador, el cual, tiene un especial valor, suficiente para acreditar el hecho de la maternidad, máxime si en autos no se produjo prueba biológica que pueda enfrentarse a la posesión notoria de la calidad de hijo, teniendo en consideración que el actor no figura con filiación determinada… «, y que «.de aceptarse dicho razonamiento, no podría prosperar ninguna demanda de reclamación de filiación no matrimonial sustentada en la posesión notoria de la calidad de hijo, consecuencia del todo ajena al espíritu del legislador al establecer el actual estatuto de filiación, en particular, del derecho a la identidad tantas veces referido, reconocido en la normativa nacional e internacional… «(sentencia de 5 de enero de 2017 dictada en los autos número de rol 59.106 2016)