1. Corte de Apelaciones de Valparaíso. Desacato y lesiones menos graves en contexto de violencia intrafamiliar. Requisitos de procedencia del delito de desacato. Condenado intencionalmente ejecuta la acción de acercarse a su cónyuge que la resolución le prohibía. Hecho de que el legislador ordene colocar en conocimiento del Ministerio Público la infracción no tiene otra finalidad que aquel investigue el presupuesto del ilícito en análisis con el objeto de formalizar. Bien jurídico protegido es la recta administración de justicia.

2. Corte de Apelaciones de Concepción. Desacato. Bien jurídico protegido es el imperio de las resoluciones judiciales. Procedencia del delito de desacato respecto de medidas cautelares en procesos por violencia familiar. No es exacto ni preciso decir que la infracción de resoluciones que tienen el carácter de provisionales sólo pueda acarrear consecuencias procesales y no penales. Tipo penal sanciona al que quebrante «lo ordenado cumplir».

3. Corte de Apelaciones de Valparaíso. Delito de desacato. Acusado quebranta resolución que le prohíbe acercarse al domicilio de afectada. Se configura dolo directo si el acusado está en pleno conocimiento de la prohibición. Tribunal puede en cualquier etapa del procedimiento decretar medidas cautelares necesarias para proteger a la víctima de manera eficaz y oportuna. Ley sobre violencia intrafamiliar prevalece frente a normas del Código Procesal Penal en caso de existir colisión entre ellas..


Estimados usuarios:

Para visualizar estas sentencias debe tener iniciada su sesión en Westlaw, en caso de solicitársele clave OnePass, por favor, comunicarse con nuestra área de servicio al cliente al 22510 5000.


1. Corte de Apelaciones de Valparaíso.

Desacato y lesiones menos graves en contexto de violencia intrafamiliar. Requisitos de procedencia del delito de desacato. Condenado intencionalmente ejecuta la acción de acercarse a su cónyuge que la resolución le prohibía. Hecho de que el legislador ordene colocar en conocimiento del Ministerio Público la infracción no tiene otra finalidad que aquel investigue el presupuesto del ilícito en análisis con el objeto de formalizar. Bien jurídico protegido es la recta administración de justicia.

Fecha Sentencia: 14/02/2020

Cita Online: CL/JUR/11022/2020

Ver texto completo

Hechos:

Defensa del sentenciado recurre de nulidad en contra de la sentencia dictada por el Tribunal de Juicio Oral en lo Penal, que lo condenó como autor del delito consumado de desacato y lesiones menos graves, en contexto de violencia intrafamiliar. Analizado lo expuesto, la Corte de Apelaciones rechaza el recurso de nulidad interpuesto, con voto en contra.

Considerandos relevantes.

TERCERO: Que para para estar en presencia del delito de desacato, previsto y sancionado en el artículo 240 inciso segundo del Código de Procedimiento Civil, en relación con el artículo 10 de la Ley 20.066 sobre Violencia Intrafamiliar es necesario que concurran tres supuestos para su configuración, en relación con el incumplimiento de la medida de protección de alejamiento dispuesta en resguardo de la víctima, cónyuge del condenada; en efecto, se requiere: a) que exista una resolución judicial que imponga la medida cautelar o accesoria al denunciado, imputado o condenado; b) que esa resolución se encuentre vigente y haya sido debidamente puesta conocimiento de la persona a quien se le imputa la realización del tipo penal, y c) que el imputado realice una conducta destinada a infringir la orden judicial; esto es, que intencionalmente ejecute la acción que la resolución le prohíbe.

CUARTO: Que en el caso a tratar, con ocasión de la comisión del hecho establecido por los Jueces de la instancia, existía resolución judicial que prohibía al condenado acercarse a su cónyuge, decretada en la causa Rit 689 2017, del Juzgado de Garantía de San Antonio.,

Asimismo, aquella medida fue notificada y puesta en conocimiento del condenado, cónyuge de la víctima, cuestión que no fue alegada.

QUINTO: Respecto del tercer supuesto del ilícito de desacato, cabe tener presente que su punibilidad como también respecto de cualquier otro delito supone que la conducta sancionada, a la luz del ordenamiento jurídico vigente y atendido lo imperativo de la imposición prohibitiva del Tribunal, el condenado actuó en contravención con la orden judicial que era conocida por él; es decir, con pleno conocimiento de la misma y con la intención de llevar a cabo la conducta prohibida, esto es, queriendo realizar el tal acto de acercamiento, objetivamente probado con los dichos del testigo de cargo y demás probanzas.

SEXTO: Que respecto de las alegaciones del recurrente se dirá, en primer término, que el hecho que el legislador ordene colocar en conocimiento del Ente persecutor la infracción de transgredir la prohibición de acercamiento, no tiene otra finalidad que aquel investigue el presupuesto del ilícito en análisis con el objeto de formalizar o bien estudie el accionar del sujeto activo y con los elementos reunidos formalice y , finalmente , aplicar otra de las facultades establecidas en la ley en caso que sus supuestos no concurran, el artículo 240 del Código de Procedimiento Civil, en su parte que corresponde no hace ninguna distinción en relación al tipo de resolución que se quebrante; en consecuencia claramente se aplica el aforismo jurídico «….donde el legislador no distingue no es lícito distinguir al intérprete». Seguidamente, yerra el recurrente al estimar que la trasgresión a la medida cautelar decretada en la causa RIT 689 2017 trae aparejado otros efectos pero no el desacato, ello en atención a que el bien jurídico protegido en este último es la recta administración de justicia. En el caso de marras, la relación personal entre agresor cónyuge quien transgrede la majestad de la ley y, la víctima conducta que, socialmente tiene sus efectos significativos que es obstaculizar la administración de justicia, cuyo es el caso.


2. Corte de Apelaciones de Concepción.

Desacato. Bien jurídico protegido es el imperio de las resoluciones judiciales. Procedencia del delito de desacato respecto de medidas cautelares en procesos por violencia familiar. No es exacto ni preciso decir que la infracción de resoluciones que tienen el carácter de provisionales sólo pueda acarrear consecuencias procesales y no penales. Tipo penal sanciona al que quebrante «lo ordenado cumplir».

Fecha Sentencia: 09/12/2019

Cita Online: CL/JUR/7011/2019

Ver texto completo

Hechos:

Tribunal de Juicio Oral en lo Penal dicta sentencia condenatoria por el delito de desacato, previsto en el artículo 240 del Código de Procedimiento Civil, en relación con el artículo 9 de la Ley N° 20.066. Defensa de condenado recurre de nulidad. La Corte de Apelaciones rechaza el recurso deducido.

Considerandos relevantes.

Cuarto: Que en favor de la tipicidad del desacato por quebrantamiento de resolución judicial, cuando se trata de resoluciones penales o civiles que determinan medidas cautelares en procesos por violencia doméstica, milita ante todo el elemento gramatical de interpretación de la ley. En efecto, no una, sino varias disposiciones de la Ley número 20.066 (artículos 10, 15 y 18), al igual que la Ley número 19.998, sobre Tribunales de Familia (artículos 92 y 94), discurren indistintamente de medidas accesorias y cautelares para reforzar penalmente su cumplimiento mediante una remisión normativa al delito del artículo 240 del Código de Procedimiento Civil. En este sentido, el sujeto obligado provisionalmente a no acercarse a una víctima que, empero, incumple la orden judicial, podría cometer el delito, toda vez que el bien jurídico protegido en el referido delito es el imperio de las resoluciones judiciales.

Quinto: En cuanto a lo sostenido por la defensora respecto de la supuesta falta de tipicidad de la conducta de infracción a la medida cautelar de prohibición de acercamiento infringida por el sentenciado, la calidad de típico del hecho ilícito se obtiene de la sola comparación de lo obrado por el agente, con el texto del tipo del artículo 240 del Código de Procedimiento Civil, que en parte alguna limita su aplicación según su tenor a las resoluciones judiciales que tengan el carácter de permanentes. En efecto, no es exacto ni preciso decir que la infracción de resoluciones que tienen el carácter de provisionales sólo pueda acarrear consecuencias procesales y no penales. Es así que el artículo 240 del Código de Procedimiento Civil, se ubica en el título relativo al cumplimiento de las resoluciones judiciales, en general, sin hacer la distinción de si tienen o no el carácter de permanente o provisorias. De allí, entonces que por ejemplo que una medida cautelar y provisoria como lo es, el embargo civil puede generar consecuencia en el campo penal para el trasgresor. Así, no será la naturaleza permanente o transitoria, sino el específico tenor de la resolución de que se trate y la particular manera en que se actúe al respecto por el sujeto imperado, lo que nos dirá si la conducta es o no típica. En el caso sublite la prohibición de acercamiento impone un deber de omisión, en resguardo de la seguridad de la víctima, y no puede, entonces, sostenerse que nada se haya infringido porque nada se había cumplido. Ante todo, el tipo penal sanciona al que quebrante «lo ordenado cumplir»; no sólo lo cumplido. Es decir, incluye al que impide el debido cumplimiento. Y, enseguida, lo ordenado cumplir, en el caso en revisión, era una omisión, esto es la prohibición de acercarse a la víctima. Luego, estaba cumplido lo ordenado, en tanto no mediara la acción contraria que, si posteriormente se ejecutó, se convirtió necesariamente en una acción típica. Por tanto ningún ejercicio hermenéutico o interpretativo puede hacer conferir sentido a la remisión legal, si se suprime la tipicidad de la infracción, ya que desde luego no tiene objeto que se dé cuenta al Ministerio Público de conductas a priori reconocidas como atípicas. Es, pues, no sólo el elemento gramatical, sino además el propio método sistemático de interpretación legal, el que impone la tipicidad de la conducta imputada de que se trata.


 3. Corte de Apelaciones de Valparaíso.

Delito de desacato. Acusado quebranta resolución que le prohíbe acercarse al domicilio de afectada. Se configura dolo directo si el acusado está en pleno conocimiento de la prohibición. Tribunal puede en cualquier etapa del procedimiento decretar medidas cautelares necesarias para proteger a la víctima de manera eficaz y oportuna. Ley sobre violencia intrafamiliar prevalece frente a normas del Código Procesal Penal en caso de existir colisión entre ellas

Fecha Sentencia: 05/11/2019

Cita Online: CL/JUR/6313/2019

Ver texto completo

Hechos:

Defensa del sentenciado recurre de nulidad en contra de la sentencia definitiva, que lo condenó como autor de un delito de desacato, en grado de consumado. Analizado lo expuesto, la Corte de Apelaciones rechaza el recurso de nulidad interpuesto.

Considerandos relevantes.

Sexto: Que el fallo en su considerando undécimo que, en la especie, el tribunal ha considerado que se ha configurado un delito consumado de desacato, desde que se acreditó por el ministerio público que el acusado, contraviniendo la resolución judicial que pesaba en su contra se acercó al domicilio de la beneficiada la cual estaba vigente y en conocimiento del enjuiciado, concurriendo así los requisitos necesarios para así concluirlo.

En efecto, con la prueba de cargo valorada en el motivo anterior quedó sobradamente establecido que el acusado estaba al interior del domicilio de su madre, siendo sorprendido in situ por los carabineros en el dormitorio de ese lugar, dándose así la conducta típica exigida por el inciso 2° del artículo 240 del Código de Procedimiento Civil, esto es, la de quebrantar lo ordenado cumplir por un tribunal.

En este mismo sentido apuntó la documental ofrecida por el ministerio público y no refutada por la defensa, la que dio cuenta de la medida cautelar prevista por las letras a) y b) del artículo 9 de la Ley N° 20.066, establecida en contra del acusado por resolución del Juzgado de Garantía de Valparaíso, de fecha 14 de marzo de 2019, la que estaba vigente a la fecha de los hechos, según consta del certificado extendido al efecto por el Jefe de Unidad de Administración de Causas de dicho tribunal, incorporado como documental. Por consiguiente, con la conducta desplegada por el encausado, éste quebrantó la resolución judicial previa que le había ordenado abandonar el hogar común que compartía con la víctima y que, además, le prohibía acercarse a ésta, o a su domicilio o a cualquier lugar en que ésta se encontrara; estando, además, acreditado que dicha orden judicial se encontraba vigente a la fecha de los sucesos y en conocimiento del encartado, quien fue notificado personalmente de la misma y de las consecuencias que traería su infracción, por haber sido dictada en la audiencia de control de detención en causa RIT 2783 2019 del Juzgado de Garantía de esta ciudad, disponiéndose que el imputado Córdova Moya quedaba sujeto a las mismas «Durante el tiempo en que se extienda la presente causa», según consta del Oficio Medidas Cautelares:1045 590 2019, incorporado por el persecutor.

Que por otro lado, en cuanto a la faz subjetiva del tipo, toda la prueba relacionada es indiciaria de dolo directo de parte del sujeto activo, lo que también se haya suficientemente establecido en el juicio en cuanto aquél era conocedor de la prohibición judicial, dado que estaba debidamente emplazado de aquélla, sumado a que éste sabía que el domicilio al que concurrió, era efectivamente la morada permanente de su madre. Lo anterior, sumado al hecho que su concurrencia al lugar determinó que ésta, una vez el acusado en su interior, solicitara la intervención de carabineros, ya que según estos relataron, ella habría manifestado que éste, el acusado, la habría amenazado de muerte, circunstancia que no hace más que colegir que conocía y quería la verificación de todos y cada uno de los elementos objetivos del tipo penal en comento.

Por consiguiente, habiéndose incumplido deliberadamente las prohibiciones impuestas al acusado como medidas cautelares y estando las mismas vigentes, se configura el injusto del inciso 2° del artículo 240 del Código de Procedimiento Civil, en grado de consumado, por concurrir los requisitos para así considerarlo. Ello, a su vez, en relación con el artículo 15 de la Ley 20.066, que dispone que en cualquier etapa del procedimiento el tribunal con competencia en lo penal cuyo es el caso podrá decretar las medidas cautelares que sean necesarias para proteger a la víctima de manera eficaz y oportuna. Por su parte, el artículo 18 del mismo cuerpo legal, indica que ante el incumplimiento de las medidas referidas se aplicará lo dispuesto en el artículo 10, el que prevé que en caso de incumplimiento de las medidas cautelares o accesorias decretadas, el juez pondrá en conocimiento del Ministerio Público los antecedentes para los efectos de los previsto en el inciso segundo del artículo 240 del Código Procedimiento Civil. En consecuencia, la ley N° 20.066 contempló expresamente la aplicación del delito de desacato para el incumplimiento de la medida cautelar de que se trata.

Séptimo: Que respecto de la primera causal de nulidad invocada por el recurrente se debe tener presente que, el artículo 15 de la Ley 20.066 dispone que en cualquier etapa de la investigación o del procedimiento sobre delitos constitutivos de violencia intrafamiliar y aún antes de la formalización el tribunal con competencia en lo penal como es del caso se podrá decretar las medidas cautelares que sean necesarias para proteger a la víctima de manera eficaz y oportuna. Por su parte el artículo 18 señala que ante el incumplimiento de las medidas antes referidas se aplicará lo dispuesto en el artículo 10, el que decreta que, en caso de incumplimiento de las medidas cautelares o accesorias decretadas, el juez pondrá en conocimiento del Ministerio Público los antecedentes para los efectos de lo previsto en el inciso segundo del artículo 240 del Código de Procedimiento Civil. Disponiendo por su parte la última norma citada, en su inciso segundo, lo siguiente: «El que quebrantare lo ordenado cumplir será sancionado con reclusión menor en su grado medio a máximo».

Que del análisis de las normas contenidas en la Ley 20.066 se aprecia claramente que ella, en atención a las materias que regula, es especial en relación a las normas contenidas en el Código Procesal Penal y, por ende, en el evento de existir una colisión entre ellas, en virtud de dicho principio, sus disposiciones deben primar sobre aquel cuerpo legal, tal como lo consignara nuestra Excma. Corte Suprema conociendo del recurso 8467 2009. Por otra parte, la expresa remisión al artículo 240 del Código de Procedimiento Civil, determina la tipificación de un delito de desacato especial, en el marco de la Ley de Violencia Intrafamiliar, cuyo bien jurídico protegido es el imperio de las resoluciones judiciales dictadas en esta clase de materias, con independencia de las sanciones que puedan imponerse por otros motivos y que estén previstas en leyes diversas.

Que como la Ley N° 20.066 contempló expresamente la aplicación del delito de desacato para el incumplimiento de la medida cautelar de que se trata, no resultan pertinentes las alegaciones de la defensa en el sentido que el artículo 240 del Código de Procedimiento Civil acorde a su redacción y ubicación solamente es aplicable a sentencias definitivas ejecutoriadas o que causen ejecutoria.

Que, en consecuencia, habiendo dado por establecido los sentenciadores, que el requerido desobedeció la prohibición de acercamiento a la víctima ya referida, no cabe duda que el delito de desacato quedó plenamente configurado, bastando al efecto el conocimiento de la existencia de la prohibición y la conducta de acercamiento desplegada hacia la ofendida, todo ello a sabiendas de su existencia.